4

Twitter: @udsnoexisten

Por Nicolás Samper

Ahí tendrá que responder Millonarios. Cuatro partidos en casa que se requieren para clasificarse entre los ocho mejores, dan 12 puntos y teniendo en cuenta los números mágicos de clasificación, los 32 puntos parecen ser una necesidad imperiosa. De visitante por fin pudo. De hecho, y es bien llamativo, Millonarios ha sacado puntos de las canchas en las que más le cuesta jugar a domicilio: Barranquilla y Envigado. Pero mientras se piensa que hay que mejorar cuando se sale de Bogotá, primero arreglar lo que ocurre de puertas para adentro.

¿Qué adversarios enfrentarán los muchachos de Miguel Russo en El Campín? Parecen sencillos en teoría –y sabemos que a punta de teoría solamente cualquiera se puede confiar y equivocar–: Huila, que hace rato, desde que ‘el Pecoso’ se fue de esos lares, no agarra una campaña buena y como visitante los de Jorge Vivaldo no son una lumbrera. Tuluá, que anda desarmadísimo, chapaleando para encontrar un empate y sumando menos puntos de los que podría merecer por su juego. Tigres, que sorprende hoy por hoy: no porque sea el dream team, pero su campaña lo ha llevado a pensar en que si se esfuerza hasta pelea clasificación. Justamente la diferencia entre Millonarios y Tigres –un histórico vs. recién ascendido– es de simplemente tres puntos. El último de los rivales en Bogotá será Patriotas, sumamente irregular y que este fin de semana sacó un resultado poco conveniente frente a Equidad.

Así, sobre la mesa, la cosa no parece tan difícil. Pero si nos sacamos la lupa de la solapa y revisamos lo que le ocurre a Millonarios es bueno imaginar que varios son los factores que Russo tendrá que mirar para darle algo de estabilidad a un equipo que no tiene estabilizador de voltaje: es capaz de pasar de altísimos picos a bajones energéticos preocupantes. Estos son, a saber:

  • Pedro Franco: ¿qué se hizo el defensa seguro, que iba hacia arriba sin miedo, que salía con la pelota dominada y que hasta a veces se daba el lujo de hacer uno que otro golazo? ¿Dónde está el seguro marcador del Millonarios campeón de 2012? Hoy, y duele decirlo, Franco es el punto más bajo de la defensa. Es como si parte de su magia que lo llevó hasta a ser parte de la selección Colombia se hubiera escapado entre los avatares turcos y su fallida experiencia argentina.
  • Nos pisamos la banda: por derecha pasa algo extraño. Jair Palacios juega bien, ataca con criterio, pero ya ha pasado que con Mosquera y Núñez parece que se quitaran espacios, cosa que no ocurre por izquierda, donde Machado es rey y alterna posiciones de ataque con el que esté por su sector. De hecho Núñez –el mejor de Millonarios en Envigado– ha tenido que hacerse más hacia el centro y allí el argentino no es peligroso.
  • Duque: no hay otro volante que pueda igualar lo que está haciendo John y eso parece increíble: Harrison Henao, Juan Guillermo Domínguez y compañía no se igualan al joven mediocampista. A pesar del triunfo en Envigado se nota muchísimo su ausencia.

Son cuatro partidos en casa. De Millonarios depende su futuro. De nadie

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo