El retroceso

Por Andrés Ospina

El domingo La Santamaría fue otra vez teatro de sacrificios bovinos, y sus alrededores escenario de confrontaciones. Amparada en proteger “expresiones artísticas y culturales” y defender minorías, nuestra Corte Constitucional optó por regresarnos a miserias superadas.

Con frecuencia la justicia respalda crueldades. Convendría a tan eminentes jurisconsultos redefinir ‘minoría’ y ‘cultura’. Por lo primero entendemos, creo yo, a grupos reducidos, vulnerables o amenazados. No a conglomerados con aficiones peculiares. De lo contrario, a los neonazis que por deporte linchan homosexuales, a los zoofílicos que se ayuntan con asnos y a los caníbales –a quienes de agremiarse y en concordancia con esta postura elevaríamos a gastrónomos– cabría blindarlos bajo tal categoría. Torturar cristianos, por ejemplo, de seguro constituyó una experiencia exquisita y muy cultural para Nerón, Calígula y los suyos. Y de no ser por sus detractores, hoy continuaríamos considerándola tradición.

Un descargo protaurino apela a la eventual desaparición del toro de lidia por la prohibición. A ello contraargumentaríamos que nada nos autoriza a hacer eugenesia a nuestro capricho. Otros aluden a la tauromaquia como ritual estético y simbólico en el que la fortaleza bestial y la sagacidad humana combaten igualitariamente… De ser así, en aquellas escasas oportunidades cuando el torero resulta ajusticiado, a su rival le lloverían aclamaciones e indultos, le estaría permitido desorejar al contendor y dispondría de asistencia médica en caso de lesiones. Por demás… si tal equidad existiera, víctimas y matadores fallecerían en proporciones similares. Los restantes, no sin cierta razón, llaman inconsistente al opositor cuyo menú incluye bistec.

Más allá de argumentos conocidos en contra o a favor, la paradoja radica en que algunos autoproclamados oponentes de la barbarie incurrieron en esta durante la pasada faena, con el pretexto de combatirla. Hubo heridos y desmanes. Inadmisible valerse de semejantes bajezas para soportar una causa, por válida y urgente que sea. Tan hipócrita respaldar procesos de paz y en simultánea avivar a un maltratador de indefensos, como violentar a sus simpatizantes, sin importar cuán errados estén.

Los juristas ven en la humanidad al único colectivo cobijado por un sistema jurídico creado por y para ella, y al resto del reino animal como ajeno al mismo. Tal enfoque enmascara un larvado antropocentrismo, tendencia que de persistir podría autodestruirnos. Para muchos, repetimos, no hay justificación estética o histórica alguna que soporte la infamia. Mientras no nos visualicemos como parte de un entorno vivo sistémico y desconozcamos nuestra condición de primeros obligados a rechazar toda muestra de crueldad, por ancestral que esta sea, nuestro futuro como especie seguirá comprometido, y lo peor: por decisión de entes incompetentes o de corazones fríos. Y eso es lo que nuestros legisladores están sembrándonos. Por ello fue triste ver a tantos padres que aquel día se acompañaron de sus hijos para presenciar en familia el show de la infamia.

De ahí la relevancia de examinar los riesgos y vacíos conceptuales que lo anterior entraña. El ordenamiento jurídico nacional reconoce a otros animales como seres sintientes, y castiga su maltrato. Pero al mismo tiempo confiere estatus de minoría y avala a quienes ovacionan al verdugo de un toro y se regodean en su dolor y su agonía. ¿No hay ya bastante absurdez implícita? ¿Qué sentido tiene andar predicando pacifismos, cuando en paralelo insistimos en hacer de la muerte de desamparados un espectáculo público aplaudido por la oficialidad?

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo