El cuello de tortuga está de vuelta (¡y es más sexy que nunca!)

Por Nelson Rueda

Un par de años atrás, usar cuello de tortuga y parecer monaguillo –o parte del elenco de Star Trek– no te ayudaba precisamente a escalar en la pirámide social. Probablemente, los mejores elogios de esta prenda vendrían únicamente de tu familia. Aunque unos aseguran que es prácticamente como llevar un cinturón de castidad, las pasarelas para invierno de este año le apuntan al regreso del cuello de tortuga.

Usar cuello de tortuga aporta diferentes capas en el atuendo en general. Usarlo con una chaqueta de cuero puede darle un efecto más arriesgado, mientras que usarlo con un blazer o un saco extragrande puede acentuar el estilo Audrey Hepburn/Yves Saint Laurent. Lo más importante cuando se crean diferentes capas es que el material sea delgado para que se pueda usar con diferentes prendas sin   que se vea calurosamente abultado. Si el material es grueso y con cuello holgado, se pueden variar los ajustados jeans por unos pantalones sudadera para darle un toque más urbano. Mientras más holgado el cuello, más holgado el look. Aunque no lo crean, el cuello de tortuga es uno de los ítems mas variables y útiles a la hora de usarlos.

Sacar este atuendo adelante es mucho más complicado de lo que parece. Sin embargo, si algo aprendimos de las pasarelas –y de hotline bling– es que se puede ser sexy mientras se usa un cuello de tortuga. Uno de los grandes atributos de este tipo de cuello es que le da más definición a tu cara, la hace ver más delgada y define la mandíbula. Sin embargo, si tienes un cuello corto y amplio o doble cuello es mejor evitar este tipo de prenda, que acorta la distancia entre el cuello y la cabeza. ¡Todo es cuestión de ilusión óptica!

Para aquellas a las que el efecto de un suéter holgado en cuello de tortuga las hace ver abultadas en todo sentido, les recomiendo usar tacones para agregar altura. Aunque otro truco puede ser amarrando el cabello alto para crear elongación en el cuello, dejar el cabello suelto dentro del cuello de tortuga puede funcionar con suéteres cuello tortuga extragrande.

Finalmente, es importante recordar que esta tendencia de los setenta consiste en la de acentuar la elongación del cuello y dar una postura más refinada. Por ende, si nunca se han probado un cuello de tortuga es hora de dar el salto; y si lo vienen haciendo desde hace rato, varíen con texturas y accesorios que eleven el atuendo en general. El guardarropa de invierno estaría incompleto sin un buen suéter cuello de tortuga con el cual –bien utilizado– podrás sacar un par de halagos diarios.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

MÁS OPINIÓN AQUÍ

PUB/SG

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo