La siesta

Por Camila Chaín

Mis compañeros de trabajo siempre me han preguntado por una colchoneta que tengo guardada al lado del archivador de mi oficina y yo he tratado de explicarles que su uso es muy importante para mí. La compré porque nací en Barranquilla, ciudad en la que a las doce del mediodía se cierran los bancos, los almacenes quedan solos y todas las personas se dirigen a sus casas a almorzar.

Todo vuelve a la normalidad a las dos, pero después de comer ocurre algo sagrado, no negociable, e indispensable para que el resto de la tarde sea feliz: se hace la siesta. En su mayoría, la gente se cambia la ropa, se pone algo cómodo y se acuesta en su cama después de poner la alarma. Descansa profundamente y luego despierta y se arregla como al comienzo de la jornada laboral.

Eso es posible gracias a las distancias que suelen ser más cortas y lo que aprendimos de las generaciones pasadas. Hace muchos años que me mudé a Bogotá, pero ha sido realmente difícil adaptarme a los cortos almuerzos, al ritmo acelerado de la ciudad y por eso, cada que puedo, extiendo la colchoneta, uso mi bolso de almohada y duermo cinco minutos.

No es tan cómodo como la cama, no hay silencio, ni poca luz, pero es la manera en la que siento que sigo ligada a mis costumbres y que le ayudan a mi cuerpo a estar más relajado para enfrentar el estrés de siempre. Por estos días estoy visitando a mi gente, por eso no hay nada mejor que volver a la siesta, no saben cuánto la disfruto y sé que muchos de los que están leyendo esta columna me entienden.

¡Feliz fin de semana!

Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.S.

Encuentre más columnas de Opinión aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo