Palabras perdidas

Por: Sergio Rubiano

Por Sergio Rubiano

En un anterior texto se mencionaba que el lenguaje es una suerte de máquina que necesita ser aceitada para poder funcionar, que algunas palabras nacen y otras van desapareciendo según las nuevas tendencias y las nacientes generaciones. Sin embargo, en medio de estas transformaciones, también es valioso tener en cuenta algunos términos que poco se emplean y que vale la pena destacar, pues al estar en el diccionario de la Real Academia reclaman una existencia que aún hace parte de nuestra lengua y, por ende, la enriquecen.

Esta es solo una invitación a no olvidar términos y expresiones que, a pesar de no aparecer constantemente en nuestro léxico, se pueden usar. De cierta manera el español es un ‘monstruo’ fértil que pare constantemente palabras que tienen un ciclo, una vida, pero no por eso debemos ignorar o pasar por alto algunas que aún ennoblecen nuestra comunicación. A continuación, una pequeña lista de algunas palabras que poco usamos o cuya presencia desconocíamos:

1. Pispás: Santiamén.

2. Capetonada: Vómito violento que ataca a los europeos que pasan la zona tórrida.

3. Desguañangar: Desvencijar, descuajaringar.

4. Adminículo: 1) Aquello que sirve de ayuda o auxilio para una cosa o intento.
2) Cada uno de los objetos que se llevan a prevención para servirse de ellos en caso de necesidad.

5. Chiquilicuatro: Zascandil, mequetrefe.

6. Pasagonzalo: Golpe pequeño dado con la mano, y particularmente en las narices.

7. Hebdómada: 1) Espacio de siete años.
2) Semana.

8. Jingoísmo: Patriotería exaltada que propugna la agresión contra otras naciones.

9. Chafaldita: Pulla ligera e inofensiva.

10. Gallofear: Pedir limosna, viviendo vaga y ociosamente, sin aplicarse a trabajo ni ejercicio alguno.

Encuentre más de Opinión aquí
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo