Ser infiel es un arte (?)

Por: Schneur ZALMAN Ben-Chaim, Koach personal y empresarial. Conferencista, autor, radio host y panelista en LunaBLU de BLURadio @ZALMAN5K

Por Schneur ZALMAN Ben-Chaim

Hace algunas semanas, recibí la llamada de un mexicano que, estando preso en una cárcel colombiana, quería compartir su opinión sobre la infidelidad y sus consecuencias en #ElConfesionario, sección del programa radial del que soy parte. Debido a su infidelidad había perdido a su esposa, pero aun así, cerró con una frase que resultó muy impactante para todos en la mesa de trabajo: Ser infiel es un arte.

La infidelidad es una práctica que requiere de demasiadas estrategias, artimañas y una cadena de mentiras que debe crecer y crecer como una bola de nieve para poder mantener oculto ese romance clandestino. Muchas personas (sí, tanto hombres como mujeres, ya que esto no es cuestión de género) pueden llegar a ser infieles por la adrenalina que les genera vivir algo prohibido; otros, sencillamente, para tratar de llenar vacíos que con su pareja oficialno logran completar, o también están aquellos que buscan sentirse jóvenes nuevamente y creen que con tener muchas parejas pueden devolver el tiempo.

Pero la infidelidad es tan solo un detonante, es un síntoma de algo que está mucho mas allá, arraigado en la persona. Sin importar si busca adrenalina, sentirse joven nuevamente o tratar de compensar lo que con su pareja no tiene, la persona que es infiel, mas allá de estar engañando a su pareja, se esta engañando a sí misma, ya que no tiene el valor de asumir lo que quiere, desea y le gusta de manera clara y directa.

Cuando alguien ha decidido embarcarse en una infidelidad, y empezar a vivir una doble vida, lo único que esta haciendo es tomar el camino más difícil para lo que esta deseando y sintiendo, tratando de tapar el sol entre sábanas en vez de atreverse a decir la verdad sobre lo que desea, siente y le gusta. Y si no somos capaces de decirle a nuestra pareja esa verdad, definitivamente estamos en la relación equivocada.

La infidelidad verdadera no es para con la pareja, ¡es para con uno mismo!

Mentirles a otros es decirle al mundo que no sabemos lo que queremos, que nos da vergüenza asumirlo, o peor aún, que creemos no merecerlo. Es ese precisamente el mensaje que estamos enviando a la vida cuando de infidelidad se trata. La infidelidad siempre deja dolor y pérdidas para todas las partes involucradas, y si podemos ser felices ahora tomando las riendas de nuestra vida y afrontando lo que realmente queremos, ¿para qué embarcarnos en un mar de mentiras contra nosotros mismos y contra los demás?

Tal vez muchas personas quieran compensar sus inseguridades y miedos tratando de buscar aceptación a través de sus infidelidades, sentirse poderosas e importantes por engañar a otros, pero llega el tiempo en en el que queda claro que el único que ha sido engañado es aquel que ha dicho la mentira.

Y precisamente por tratar de vanagloriarse, de enorgullecerse de sus logros románticoso de sus dotes de seducción, muchos pueden considerar que ser infiel es un arte, pero hay que recordar que no cualquier mamarracho puede ser llamado arte.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

MÁS OPINIÓN AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo