Seguimiento social al debido proceso de Antonio Morales, presunto Violador

Por: Mar Candela, ideóloga Feminismo Artesanal.

Por Mar Candela Castilla

Andrés Reina.

Foto:

Siempre será mi deber ético no permitir que pase de agache una denuncia de violación, se trate de quien se trate, sin importar nombre y apellido del denunciado, para nadie es un secreto que la gran mayoría de personas consideran que las denunciantes son “presuntas locas” entre millones de imaginarios o “mujeres que se portan mal y se buscan su suerte”.

Debido a este prejuicio social el desarrollo de los casos son eternos y las victimas desgastadas desisten en su búsqueda de justicia, está es la razón por la cual no puedo darme el” lujo “de ignorar alguna denuncia de violación. Y ninguna mujer que comprenda la realidad de las mujeres en Colombia debería dárselo

Cuando me animé a hablar en las redes sociales de feminismo artesanal sobre este caso fui señalada de “condenar al señor Antonio Morales” sin el debido proceso, quiero dejar claro que soy defensora de la justicia y sé perfectamente que visibilizar ante la opinión publica un caso o denuncia no es un dictamen, nadie más que un juez puede afirmar si el señor Antonio Morales es culpable o no.

Cada denuncia pública de abusos, maltrato o cualquier vulneración a las mujeres tendrá siempre el eco de mi voz , así lo he hecho siempre, recordemos caso Bolillo Gomez, o Andrés Jaramillo, el eco nacional que tuvieron quedará para la historia nacional, el eco no puede ser por amarillismo ni a servicio de oportunistas con intereses personales, el eco se realiza para dejar sentado el precedente que ningún caso de violencia hacia las mujeres seguirá siendo ignorado por la opinión nacional y para fomentar una transformación autentica social donde se comprenda que nada justifica la violencia hacia las mujeres, presté mi voz para hacer eco a esta denuncia como lo hice con las anteriores y lo seguiré haciendo con el único interés de que se cree la conciencia del seguimiento social a los debidos procesos y que ninguna mujer por presiones sociales o de cualquier índole desista de la búsqueda de la verdad y justicia en su caso.

Me declaro culpable de mi subjetividad, siempre daré mi voto de confianza a las voces de todas las mujeres que denuncian en un país donde denunciar violencia sexual o violencia de género es un acto heroico. A conciencia y por determinación siempre haré uso de mi subjetividad para equilibrar la balanza en este país donde la “victima siempre es culpable” y los violadores justificados y excusados por una sociedad donde consideran que la mujer que ha sido víctima de violencias, violación en incluso asesinato “algo debió haber hecho”, aquí consideran que sí existe algún motivo que valide la violación , es por eso que siempre prestare mi voz para hacer eco a toda denuncia que quede claro que mi eco no es una condena , mi eco es una invitación a que se dé a conocer el proceso y la sentencia públicamente.

No espero la comprensión de todas las personas, solo exijo respeto, he sido agredida verbalmente por hacer eco a este caso e incluso de alguna manera me he sentido intimidada con eso de “No seas títere del Uribismo”.

Yo presto mi voz a las denuncias de las mujeres por convicción y no tengo nada que ver con intereses de la política partidista.

Se sabe que muchos violadores cuentan con nombre, poder y prestigio y por ello creen contar con algún permiso para violentar e incluso violar mujeres, siempre le dicen a sus víctimas cosas como: “No puedes conmigo y lo sabes, nadie te va creer”. Con eso en ningún momento insinuó que el señor Antonio Morales sea de esos victimarios y mucho menos lo estoy condenando porque ni siquiera lo conozco a él ni he sido testigo de hecho alguno.

Lo que estoy diciendo es que debido a esa realidad. Realidad de tantas y tantas mujeres me niego a poner en duda una denuncia hecha por una mujer para eso está toda la sociedad y estado patriarcal y machista que odia a las mujeres libres, para eso está todo el sistema cultural heredado que nos denomina mentirosas y manipuladoras per se.

Mis principios éticos los cuales se sustentan en la búsqueda de alcanzar una Colombia donde las mujeres podamos ejercer nuestro derecho a una vida libre de violencias y una vida justa como objetivo social y político fundamenta para la humanidad me impiden dejar pasar de agache alguna denuncia.

No obstante sé que existen algunas mujeres que por las razones que sea difaman e injurian con denuncias de violencia sexual a estas mujeres les dejo claro que no seré menos implacable con sus actos que con los violadores, porque gracias a su inconciencia miles de mujeres son ignoradas y sus casos nunca llegan a la verdad, pues si una miente valida la presunción de mentira que cargamos las mujeres.

Toda mujer que daña el buen nombre de un hombre con falsas denuncias debe responder penalmente y, si alguna vez presto mi voz a la denuncia equivocada tendré la capacidad de difundir la inocencia del acusado, exigiré justicia y que se exponga públicamente el nombre de la difamadora.

Desde donde yo lo veo siempre será justo que el acusado haga uso de la presunción de inocencia , que así mismo la denunciante no cargue con la etiqueta de “presunta mentirosa” ,que la sociedad no sea indiferente a estas denuncias y que siempre los procesos sean acompañados socialmente hasta que se esclarezcan los hechos.

Algo que me siento segura de decir espero no equivocarme es que esto no se trata de un ataque de enemigos políticos del acusado, es decir del Uribismo como él lo ha dicho en twitter, esto se trata de una sola mujer que lleva meses “gritando en público” que ha sido violada.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

MÁS OPINIÓN AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo