Regalos del corazón

Por: Camila Chaín. @camilachain/ Directora de Contenidos del Sistema W Radio Colombia y Mujeres W

Por Camila Chaín

‘Si te portas bien, el Niño Dios te trae regalos’. Eso le dijeron todos los papás a sus hijos durante el año. Así, los pequeños se esmeraron por hacer las tareas, recoger la ropa sucia, tratar bien a sus hermanos, hacerle caso a las mamás, no decir malas palabras y muchas otras directrices que están dentro de lo denominado por todos como ‘buen comportamiento’.
 
Hoy, después de haber vivido la Navidad, me pregunto si eso se cumplió y cómo se le explica a un niño que, a pesar de haberse portado bien, el Niño Dios no trajo el pedido. Eso fue lo que vivieron miles y miles de infantes en todos los rincones del mundo, por cuenta de las dificultades económicas y la impotencia de los adultos por no poder cumplir sus sueños.
 
Sí, por eso y por la ilusión que les hemos creado alrededor de lo material. Hace unos días veía un video de esos que se vuelven virales, hecho por una empresa privada, en el que se muestra a varios niños haciendo su carta al Niño Dios y en la que pedían juguetes, aparatos tecnológicos y mucho más. Luego, les dijeron que hicieran una carta a sus padres, pedían calidad de tiempo y mucho más amor. Finalmente, al decirles que solo podrían entregar una de las dos cartas, prefirieron la de sus padres, eso porque nos pasamos la vida comprándoles juguetes para que ellos sientan ese amor que les tenemos, pero que no les entregamos por falta de tiempo, mientras ellos sueñan con jugar un partido de fútbol con papá, o disfrutar de una tarde en la peluquería con mamá.

Hemos crecido en una sociedad de consumo que cada día nos devora más y terminamos siendo víctimas de nuestro propio invento cuando les enseñamos a pedir lo que se puede comprar con dinero y no a exigir lo que deberían recibir desde el fondo de nuestro corazón.
 
Ojalá que año tras año, aprendamos a identificar qué es lo que realmente quieren nuestros niños, darles el amor que se merecen y, si es posible, ya después de ser lo que ellos esperan de nosotros, compartir con ellos la ilusión de ese juguete prometido.
 
¡Feliz fin de semana! 

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.S.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo