logo
Noticias
 /
Noticias 11/09/2021

No irán a la cárcel: suspenden audiencias de militares investigados por tráfico de armas

Un abogado dice que tiene pruebas suficientes de la inocencia de uno de los implicados.

Bogotá, Barranquilla y Medellín fueron testigos de las capturas de los acusados. No irán a la cárcel: suspenden audiencias de militares investigados por tráfico de armas.

Óscar Alexander Amado, director de bienestar y familia del Ejército y otros tres militares fueron involucrados esta semana en un caso por tráfico ilegal de armas.

Las audiencias virtuales se extendieron por dos días con las personas capturadas desde Medellín, Barranquilla y Bogotá.

La jueza del caso tomó la decisión de darle más tiempo a la defensa de los implicados para recoger pruebas a su favor.

El ente acusador habría solicitado que se les diera más tiempo para recoger pruebas contra la solicitud de enviar a la cárcel a los implicados.

A pesar de esta decisión, los implicados seguirían detenidos en sus respectivos cantones en las tres ciudades mencionadas. El coronel Amado seguirá detenido, respectivamente, en el Cantón Norte de Bogotá.

No irán a la cárcel: suspenden audiencias de militares investigados por tráfico de armas

Johan Esteban Pamplona, defensor del sargento viceprimero Pablo Aleiser, aseguró que tiene pruebas para demostrar la inocencia de su cliente.

Además, comentó que la Fiscalía no tiene cómo probar que el suboficial Aleiser participó en la supuesta red de tráfico ilegal de armas.

“Con una investigación que carece de todos los postulados del tipo penal, la Fiscalía no tendrá nunca cómo probar la existencia y tampoco que el sargento estuvo en tiempo, modo y lugar en esa conducta e hizo lo que Fiscalía está diciendo que mi cliente hizo que fue alquilar unas bodegas para guardar un armamento”, dijo el abogado.

En el caso del sargento Caro, con una carrera de 22 años en el Ejército, se le imputaron cargos de distribución con participación en el tráfico de armamento de uso privativo de las fuerzas armadas.

Actualmente el proceso que implica a los cuatro militares podría terminar otorgándoles 12 años de cárcel.