logo
Noticias
/ EFE / EFE
Noticias 10/09/2021

A colombianos les gusta comer ministro al horno: Duque por renuncia de ministra TIC

El presidente se manifestó molesto por la salida de la funcionaria.

El primer mandatario se mostró molesto por la renuncia de Abudinen, que está en medio de un escándalo por un contrato con Centros Poblados. A colombianos les gusta comer ministro al horno: Duque por renuncia de ministra TIC.

El pasado jueves en la mañana se comenzó a conocer sobre la posible renuncia de la ministra de las TIC, Karen Abudinen. Estas sospechas se materializaron en la noche del mismo día, cuando presentó su renuncia en medio del partido de Colombia contra Chile.

La ministra tenía una presión encima por cuenta del escándalo que involucra 70.000 millones de pesos que el Ministerio dio como adelanto a un contratista.

El contrato, con la Unión Temporal Centros Poblados, buscaba la instalación de más de 7.000 puntos digitales en zonas rurales del país.

La Unión Temporal Centros Poblados habría presentado pólizas falsas en la contratación, lo que llevó a la caducidad del contrato.

La ministra, específicamente, está siendo señalada por el grado de responsabilidad que pudo haber tenido en el proceso de contratación.

A colombianos les gusta comer ministro al horno: Duque por renuncia de ministra TIC

Con este ambiente complicado, la ministra da un paso a un lado del Ministerio que está envuelto en el escándalo. Ante la expectativa por quién podría llegar a esta instancia, el presidente dio una entrevista en el medio Antioqueño, El Colombiano.

Allí dejó ver su clara molestia por la dimisión de Abudinen. “El plato favorito de los colombianos es comer ministro al horno“, dijo Duque.

Además, el mandatario alegó que los colombianos “creen que los problemas en Colombia se resuelven es con que alguien ponga la cabeza“.

La ministra renunció en un ambiente claramente conveniente, ya que pocos escucharon su declaración oficial, debido a que la atención estaba concentrada en el partido de la Selección Colombia.

El presidente dejó ver su clara molestia, aunque no se refirió específicamente a ningún ministro ni personalidad política.