logo
Noticias
EFE / EFEEFE / EFE
Noticias 09/09/2021

Policías señalados por asesinatos de hace un año en Bogotá no han sido separados de sus cargos

La actuación de la justicia no es más que vergonzosa. La Fiscalía ni siquiera ha pedido cárcel para estos uniformados.

Policías señalados por asesinatos de hace un año en Bogotá no han sido separados de sus cargos. Este jueves 9 de septiembre, a un año de las horas que paralizaron la capital del país en medio de la violencia desatada tras un caso de violencia policial reflejado en la muerte de Javier Ordóñez y de otras 13 vidas, las calles de la ciudad cobraron memoria en medio de distintas manifestaciones.

Suba, la Plaza de Bolívar, CAI Villa Luz, Puente de la Dignidad, Monumento a los Héroes, fueron algunos de los escenarios desde donde los ciudadanos exigieron justicia, una justicia que en este año no ha sido más que tirana e inoperante.

Policías señalados por asesinatos de hace un año en Bogotá no han sido separados de sus cargos

La misma alcaldesa de Bogotá, Claudia López, reconoció la lentitud en el proceso y, a través de cartas, solicitó al fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa, y a la procuradora General de la Nación, Margarita Cabello Blanco, que se adelanten con celeridad las acciones que sean necesarias y pertinentes para culminar las actuaciones penales y disciplinarias sobre los hechos violentos que se presentaron el 9 y 10 de septiembre de 2020.

Según la mandataria, en el desarrollo de las 68 investigaciones que se adelantan, según información suministrada por la Inspección General de la Policía, tan solo cuatro han tenido fallo sancionatorio.

Igualmente, asegura que a la fecha tan solo se han formulado imputaciones de cargos a tres miembros de la Policía Nacional por homicidio simple; lo más grave es que estas personas no han sido separadas de sus cargos.

Igualmente, aseguró que las víctimas no entienden las razones que llevaron a la Fiscalía General de la Nación a que no hubiera solicitado la imposición de ninguna medida restrictiva de la libertad, ni de ningún otro derecho. 

Más adelante, y tras asistir a una misa en homenaje a las víctimas de hace un año, la alcaldesa reclamó con profunda indignación que la Policía Nacional no haya retirado del servicio a los uniformados que ya fueron objeto de imputación de cargos, y al presidente de la República, que no se haya adelantado una reforma estructural a la Institución. “Por favor, señor presidente, de esas instrucciones, usted es el jefe de la Policía Nacional. Le ruego, le exijo, que se suspenda del servicio a esas personas. Es la mínima garantía que se les puede dar a las víctimas para que se honre su memoria, pero, además, usted todavía tiene tiempo para llevar a cabo una reforma estructural a la Policía Nacional”, dijo.

Las cifras que no cuadran

Ni un minuto de silencio: 9Sin Olvido, es un informe de los hechos ocurridos el 9 y 10 de septiembre en Bogotá construido por Temblores ONG en conjunto con la Mesa de diálogo de Verbenal.

Dicho informe entrega un contraste de las cifras de la plataforma GRITA de Temblores ONG con las de las instituciones del Estado. Inicialmente, expone que entre el 9 y 10 de septiembre GRITA registró 177 hechos de violencia policial, que dejaron consigo 271 víctimas. De estas, 139 sufrieron algún tipo de violencia física por la Policía y al menos 30 resultaron heridas por disparo de arma de fuego.

A partir de la revisión de otras fuentes del Estado y de organizaciones sociales, Ni un minuto de silencio: 9Sin Olvido da cuenta que el 9 y 10 de septiembre de 2020 fueron días en los que se incrementó y se intensificó la violencia física. Según el texto, a pesar de no especificar si el presunto victimario hace parte de la Policía, de acuerdo con la

Secretaría de Seguridad, el miércoles 9 se reportaron 118 casos, mientras que el número promedio de casos reportados para los otros miércoles del mes fue de 47. Es decir, tan solo el 9 de septiembre se registraron 151,06% más casos frente al promedio de los otros miércoles del mes.

Por otra parte- añade la información- para todo septiembre, la Secretaría de Gobierno registró 113 casos de violencia física en los que el presunto agresor es miembro de la Policía y únicamente para el 9 y el 10, reportó 74 casos. En otras palabras, sólo estos dos días concentran el 62,83% de los casos registrados para todo el mes.

La información también advierte sobre la forma en la que desde el Estado se están registrando los hechos de violencia policial; pero lo más grave de todo- dice la denuncia- sería la intención de ocultar las cifras.

Por lo anterior, el informe resalta que la Veeduría Distrital registró 305 personas víctimas de violencia física entre el 9 y 10 de septiembre, de las cuales 75 fueron afectadas por arma de fuego. Estas cifras son alarmantes, sin embargo, estos reportes no coinciden con los datos reportados por Medicina Legal. Para todo el mes de septiembre, Medicina Legal registró tan sólo 16 casos de lesión con arma de fuego.  

Frente a los casos de violencia homicida, los autores del estudio hallaron lo que se trataría de un subregistro. Según la advertencia, para todo 2020 Medicina Legal reportó solo seis homicidios en Bogotá en los que el presunto victimario es un miembro de la Policía y, para el mes de septiembre, únicamente reportó uno, correspondiente a Javier Ordóñez. En Soacha no se reportó ninguno. Por su parte, la Secretaría de Gobierno reportó ocho casos en septiembre, de los cuales siete tuvieron lugar el miércoles 9 y el jueves 10. En sus respectivos informes, la Veeduría Distrital reportó nueve y la Personería de Bogotá 11 casos. En contraste, de acuerdo con registros de prensa y GRITA, al menos 13 personas fueron asesinadas por heridas de arma de fuego durante los días de protesta por el asesinato de Javier Ordóñez, diez en Bogotá y tres en Soacha. Concretamente, en Bogotá se registraron 11 casos, contando el de Javier Ordóñez.