logo
Noticias
/ Captura redes sociales @viajepatrimonio / Captura redes sociales @viajepatrimonio
Noticias 08/09/2021

Se robaron valiosa estatua en Huila y apareció después de 20 años en Dinamarca

El monumento tenía un valor especial y recibió el nombre de “El Cacique”.

La estatua fue robada y en Colombia duraron buscándola más de 20 años, pero estaba en donde menos se esperaban. Se robaron valiosa estatua en Huila y apareció después de 20 años en Dinamarca.

El 12 de diciembre de 1988 la estatua 155 de San Agustín fue robada. Ocurrió en el sitio arqueológico Cascajal, en la vereda Eucaliptos, del corregimiento La Pradera.

Esta estatua es conocida cono El Cacique y tiene un valor especial. Este se encuentra en que sus rasgos son más de humano que de animal, por esto se consideraba la figura de un jefe.

Estas estatuas pesan más de 100 kilos y por esta razón nunca nadie pensó que alguien se las fuera a robar.

Adicionalmente, estas son bastante frágiles, por lo que cualquier movimiento en vano podría deteriorarlas.

Pues la estatua volvió hace unos años a Colombia luego de un trajín grandísimo por internar recuperarla.

Por 10 años siguientes al robo, la estatua estuvo totalmente perdida, no pudieron seguirle el rastro. Incluso, pese al aviso a la Interpol en ese entonces, no hubo señales de que la estatua estuviera en algún lugar del planeta.

Se robaron valiosa estatua en Huila y apareció después de 20 años en Dinamarca

Luego de esto, en 1998 el Icanh recibió una copia de un catálogo de subasta en Dinamarca, allí estaba la estatua.

Lo único que se pudo lograr en ese entonces fue que no subastaran la pieza y fue devuelta a su dueño en Dinamarca.

Al intentar emprender las acciones legales, hubo un gran limbo en medio del cuál el gobierno dinamarqués no cobijó el proceso. Es decir, en ese entonces no habían leyes que pudieran aplicar para impedir que la estatua fuera devuelta a Colombia.

Además, el Gobierno de Dinamarca insistía en que esa estatua no era la colombiana, pues no medía lo mismo que les decían.

En 2003 ese país firmó la convención de la Unesco y al tratar de volver a recuperarla, se encontraron nuevamente con la dificultad de que las leyes dinamarquesas los respaldaran.

Luego, después de negociar durante un buen tiempo, el coleccionista Jan Erik Pelle accedió a entregar gran parte de la colección si retiraban los cargos. Cuentan, en ese entonces, que como el proceso no avanzaba, terminaron por hacer el acuerdo.

“Esto fue hasta agosto del 2011, cuando se logran recibir las piezas. Para lograr eso hubo diferentes viajes de expertos que iban allá a inventariar las piezas, a dar el concepto técnico de que sí eran las piezas”, explicó el antropólogo del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh), Víctor González Fernández.

Finalmente, la estatua fue devuelta a su lugar, en San Agustín, a donde pertenece y de donde nunca debió ser hurtada.