Noticias

Así son los jóvenes del asentamiento colombo-venezolano de Villa del Sur en Riohacha

Es una de las comunidades más diversas de la costa Caribe, al concentrar población venezolana, colombiana, wayuu y afro que a través del trabajo colectivo logran crear tejido social.

Jairo Cassiani

En las afueras de Riohacha, en la vía que conduce a Valledupar, una valla en la que se ha plasmado un colibrí le da la bienvenida a las docenas de motos que entran y salen constantemente del terreno de Villa del Sur. Ser joven en el asentamiento colombo-venezolano de Villa del Sur en Riohacha.

Un suelo de arcilla ocre, que con las lluvias se convierte en barro y en verano en una fina arena, dibuja el paisaje en el que cientos de casitas, y uno que otro árbol de trupillo, se pierden en el horizonte desértico de La Guajira.  En estas viviendas que son elaboradas con ingenio e imaginación por las familias que se han asentado desde hace más de cinco años en el lugar, han utilizado desde tejas  de zinc, madera y bahareque para fundar y tener su propio lugar en el mundo.

“Somos un asentamiento constituido, no nos gusta que nos digan que somos una invasión, somos un barrio más de Riohacha y luchamos por organizarnos”, dijo a PUBLIMETRO Elbert Díaz, joven colombo-venezolano residente en este sector.

Estos terrenos que estaban destinados para la construcción de una Villa Olímpica y el patinódromo para Riohacha terminaron en la ruina, pero lo que resultó ser otro ‘elefante blanco’ en esta capital fue aprovechado para que más ochocientas familias, provenientes de la más diversa geografía de este departamento, se asentaran en este barrio, que cumple cuatro años de haberse constituido.

“Es el único lugar de Colombia donde hay población indígena de dos países tanto Colombia como Venezuela, beneficiarias de estas intervenciones para los jóvenes del programa YRA, tanto indígenas wayuu venezolanos como colombianos, niños afro y niños que han sido desplazados del contexto de la violencia de familias campesinas rurales. Este es el contexto más diverso en el que hemos apoyado en Colombia a niños y jóvenes desde 10 hasta 29 años”, contó Leonardo Reales, gerente de equipos regionales del programa de Jóvenes Resilientes Efecto Colectivo de USAID y ACDI/VOCA.

Ser joven en el asentamiento colombo-venezolano de Villa del Sur en Riohacha

El ‘efecto colectivo’ en un asentamiento

El pasado fin de semana cientos de niños y jóvenes celebraron el Día de la Juventud, convocado por la UNESCO en este sector, con una muestra de danza, teatro, música y deporte.

La actividad inició con una jornada de intervención en parte de la infraestructura del barrio, en el que los jóvenes limpiaron, hicieron muralismo y pintaron el patinódromo y la cancha de fútbol. Hubo reflexiones sobre la participación política y comunitaria juvenil, actividades deportivas.

“Acá los jóvenes nos hemos organizado en diversos colectivos para poder trabajar en equipo y así articularnos. Por ello podremos ver presentaciones artísticas de colectivos como la Organización Ocultos, Lápices con pies, y la Asociación Salto Ángel, Talento de Calle, entre otras”, detalló Andrés Boscán, uno de los jóvenes líderes de la Asociación Salto Ángel, presente en esta zona.

Andrés con Salto Ángel ha creado un colectivo de comunicaciones con jóvenes locales, que busca promover derechos, plantear objetivos que transformen la realidad social y permitan el crecimiento de las personas migrantes o en estado de vulnerabilidad y comunidades de acogida.

“Sabemos que solos no podemos construir, por eso se han conformado estos colectivos con los cuáles buscamos apoyo para que los niños y jóvenes se acerquen a las nuevas tecnologías, al video, a la radio, a oportunidades sostenibles, porque vemos que existe mucho analfabetismo digital en La Guajira, por ello siempre aprovechamos todos los diplomados y capacitaciones que podamos lograr para que los jóvenes se conviertan en multiplicadores de este conocimiento. Tenemos las ganas, nos falta la infraestructura para poder seguir construyendo”, resaltó Boscán, quien también lidera procesos con jóvenes en Uribia y otras zonas de La Guajira.

Ser joven en el asentamiento colombo-venezolano de Villa del Sur en Riohacha

En la muestra cultural jóvenes de Villa del Sur presentaron diversas coreografías y alegorías que representan su arraigo por la bandera venezolana, que fue presentada al final del espectáculo, donde la música de Ricardo Montaner se mezclaba con la de ritmos más modernos.  En estas coreografías participan jóvenes afro, de ascendencia wayuu, colombianos y venezolanos en integración. De la misma forma funciona este asentamiento, donde las autoridades wayuu dialogan con los líderes venezolanos y colombianos para llegar a acuerdos locales.

 “Esta es una de las zona microfocalizadas que tenemos en Riohacha y estamos apoyando la semana de la juventud donde podemos ver poblaciones niños, niñas y jóvenes migrantes, afrocolombianos, indígenas wayuu de Venezuela y de Colombia y también madres cabeza de familia y menores de edad en situaciones muy complejas. Estamos aquí para impulsar los componentes del programa en atención y orientación psicosocial, para este grupo poblacional y sus familias, entornos seguros y acciones deportivas y culturales, emprendimiento, desarrollo económico y comunicaciones para la cohesión social, que giran en torno al empoderamiento de la juventud en Villa del Sur”, afirmó Reales, gerente de equipos de Jóvenes Resilientes.

Ser joven en el asentamiento colombo-venezolano de Villa del Sur en Riohacha

Actualmente, el Programa Jóvenes Resilientes, Efecto Colectivo, está activo en 28 municipios del país y espera celebrar el día de la juventud en más de 10 municipios a nivel nacional.

En Riohacha, el Programa previamente realizó el proceso de preinscripción para que los jóvenes de los barrios Villas del Sur y Nazareth tengan acceso a oportunidades, acompañamiento psicosocial continuo, capacitación en incidencia comunitaria, habilidades comunicativas y participación en actividades culturales, sociales, deportivas, entre otras áreas de interés. “La meta es fortalecer los intereses y habilidades de los 250 jóvenes seleccionados durante esta primera fase de la ciudad”, aseguró Ricardo Amaya, el director del Programa Jóvenes Resilientes, Efecto Colectivo.

La organización de esta actividad conmemorativa la hicieron USAID y ACDI/VOCA, y también la Pastoral Social, Alcaldía de Riohacha, la Oficina de la Juventud de la Gobernación, la Dirección Departamental de Cultura, el Instituto Departamental de Deportes, Migración Colombia y la Plataforma de Juventudes.

En cifras

Más de 800 familias viven en el asentamiento de Villa del Sur.

250 jóvenes participaron de estas actividades en Riohacha.

En 10 territorios a nivel nacional se celebró el Día de la Juventud.

Ser joven en el asentamiento colombo-venezolano de Villa del Sur en Riohacha
Tags

Lo Último


Te recomendamos