logo
Noticias
/ EFE / EFE
Noticias 16/07/2021

Jóvenes: los que le pusieron y le siguen poniendo el alma a las protestas

El paro nacional que inicialmente convocaron los gremios sindicalistas del país terminó siendo una expresión ciudadana en la que miles de jóvenes demostraron al Gobierno su inconformismo. Pero rápidamente lo que empezó como una protesta se convirtió en un estallido social en el que los ‘pelaos’ pasaron de ser los protagonistas a las víctimas.

Solo el 28 de abril, día en el que inició el paro, se registraron siete asesinatos, según cifras de Indepaz. Y la mayoría de estos casos son menores de 30 años.

Los jóvenes se volcaron a las calles masivamente no solo para pedirle al Gobierno que tumbara una serie de reformas, como la tributaria y de la salud, ya que a estas peticiones se sumó una fuerte indignación por el abuso policial y el uso excesivo de la Fuerza Pública en ciudades como Cali.

Los más de dos meses de protestas continuas, casi que a diario, terminaron con unos 74 fallecidos según organizaciones como Temblores, de los cuales unos 20 fueron causados por disparos de la Policía, mientras que la Fiscalía solo le atribuye a las movilizaciones unas 20 muertes.

A la fecha, según Indepaz y Temblores, son 79 los casos reportados de muertes en el marco del paro nacional. De estas, 43 habrían sido con presunta autoría de la Fuerza Pública.

Lo más indignante es que, de ese total, 32 víctimas tenían entre 18 y 25 años, y unos seis eran menores de edad.

Encuesta

Pero pese a toda la violencia desatada en el país en los últimos días, los jóvenes siguieron saliendo a las calles y esto obligó al Gobierno a crear mesas de diálogos en las regiones con estos grupos de manifestantes.

Durante mayo, en pleno caos por las protestas y por el creciente contagio por coronavirus, una encuesta reveló que los jóvenes respaldaban el paro nacional.

La encuesta la realizó el Centro Nacional de Consultoría para CM& y demostró que el 81 % de la juventud colombiana estaba de acuerdo con lo que sucedía en el país. Además, a los encuestados también se les preguntó sobre cuál era su sentimiento frente al paro, a lo que el 45% manifestó tener “miedo por la violencia que ha desatado”.

A dónde vamos con la protesta social

Este 20 de julio nuevamente se presentarán manifestaciones en el país y los miembros de movimientos llamados ‘primera línea’, conformados por jóvenes en diferentes partes del país, anunciaron que se movilizarán hasta Bogotá. Por eso el Gobierno se comprometió a garantizar la protesta social, al tiempo que anunció que no tolerará el vandalismo.

“Quien quiera salir a manifestarse pacíficamente puede hacerlo (…) pero no habrá tolerancia con el vandalismo ni a los bloqueos, los cuales no son un derecho dentro de la constitución colombiana”, dijo el ministro del Interior, Daniel Palacios.

Y aunque muchos creen que el paro ya murió, otros se preparan para revivirlo en medio de la celebración del Día de la Independencia del país.

Casos más recordados

Marcelo Agredo: Este joven de 17 años fue asesinado por un uniformado que le disparó al recibir una patada del menor de edad. El hecho quedó registrado en un video captado por una cámara de seguridad en Cali, el día que iniciaron las protestas.

Santiago Murillo: Este joven de 19 años murió de un disparo en el tórax que le lanzó un policía cuando iba camino a su casa. Ocurrió el 1 de mayo en Ibagué, cuando el mayor Jorge Mario Molano atacaba a los manifestantes en esta ciudad.

Alison Meléndez: Ella tenía 17 años cuando decidió quitarse la vida. Según sus familiares, habría sido víctima de abuso sexual en Popayán una noche antes, cuando quedó detenida por participar en las protestas.

Leidy Cadena: La joven de 22 años perdió su ojo derecho tras el ataque del Esmad en las manifestaciones que se presentaron en Bogotá el 28 de abril, en inmediaciones del Museo Nacional.

Duván Felipe Barros: A sus 17 años se convirtió en la cara de los desaparecidos del paro nacional. Un mes después de la denuncia de su desaparición en el Portal Américas de Bogotá, encontraron su cuerpo. Desde el 6 de junio estuvo en Medicina Legal, pero por una confusión permaneció ahí como un NN.