logo
Noticias
Desarticulan banda 'Tercera Generación'. / en CaliDesarticulan banda 'Tercera Generación'. / en Cali
Noticias 03/07/2021

Banda “Tercera Generación” utilizaba niños para cometer delitos

Desarticulada banda criminal “Tercera Generación” que se dedicaban a la extorsión, tráfico de estupefacientes, homicidios y desplazamientos.

Banda “Tercera Generación” utilizaba niños para cometer delitos, así lo informaron las autoridades tras su desarticulación.

Lo anterior, de acuerdo a un anuncio del director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas. El uniformado informó que en varias ciudades se adelantarían las capturas de al menos 244 personas de diferentes bandas dedicadas a la extorsión.

Por tanto, entre los capturados están integrantes de una organización quienes operaban bajo la modalidad de falso servicio. Estos sujetos tenían atemorizados a los habitantes del Valle del Cauca.

En Cali, las autoridades desarticularon la banda “Tercera Generación”, estos sujetos centraban sus acciones criminales en el barrio Terrón Colorado. Debido a esto, los investigadores determinaron que alias ‘el Negro Duván’, cabecilla de la estructura, era el encargado de coordinar el cobro de las extorsiones y homicidios. Todo lo hacía desde su celda en la cárcel de Cómbita, en Boyacá.

Esta banda realizaba extorsiones, mantenía control sobre el tráfico de estupefacientes, ejecutaba homicidios, desplazamientos forzados. También, utilizaba niños para cometer varios de estos delitos.

Policía desarticula otra banda

El general Vargas informó que el principal golpe de esta operación denominada por las autoridades como ‘Tsunami’, se adelantó en Cartago, Valle. Allí capturaron a alias ‘El Gordo’ y ‘La Gorda’, quienes serían los principales integrantes de la banda ‘Los Pantaneros’.

Este grupo delincuencial contactaba a sus víctimas para que le prestarán un servicio funerario, médico o veterinario, entre otros. Lo anterior, implicaba el desplazamiento de los prestadores de servicio desde Cali hacia zonas rurales de Cartago, Sevilla y Caicedonia.

Cuando las víctimas llegaban al punto acordado, recibían llamadas extorsivas donde un supuesto comandante guerrillero los intimidaba. En la llamada les preguntaban datos personales y que dieran información sobre su familia y trabajo amenazándolos con un francotirador que les apuntaba desde cerca.

Luego de obtener dicha información, llamaba a familiares, compañeros y amigos para exigir grandes sumas de dinero a cambio de la supuesta liberación. Según el material probatorio recopilado por las autoridades, varias personas habrían sido víctimas de la banda criminal bajo el mismo modus operandi.

Las personas, cuando eran capturadas, sufrían de torturas y amenazas de muerte si sus seres queridos no entregaban el dinero solicitado. Las autoridades informaron que bajo esta modalidad, la banda criminal tenía una renta mensual de 20 millones de pesos que recogían desde hace año y medio.