logo
Noticias
 /
Noticias 24/06/2021

Encapuchados lanzaron piedras y bombas molotov una iglesia cristiana en Neiva

Causaron daños materiales.

Este caso activó las alarmas en esta comunidad. Encapuchados lanzaron piedras y bombas molotov una iglesia cristiana en Neiva.

Nuevos hechos de violencia se registraron en esta capital.

Por tanto un grupo vándalos atacaron con bombas molotov las instalaciones de la congregación Filadelfia en esa capital.

De igual forma tras el ataque generaron un incendio en las estructuras del establecimiento religioso.

También impidieran la entrada del personal administrativo de la Universidad Surcolombiana.

Este hecho ocurrió este miércoles, encapuchados lanzaron artefactos explosivos contra la iglesia cristiana ubicada en inmediaciones del aeropuerto de Neiva.

Según el reporte de los Bomberos Oficiales de Neiva, organismo que atendió la emergencia, no hubo personas lesionadas y los daños solo fueron materiales.

De igual manera, un grupo de encapuchados se instaló en la Universidad Surcolombiana impidiendo la entrada del personal administrativo del establecimiento educativo.

Encapuchados lanzaron piedras y bombas molotov una iglesia cristiana en Neiva

Luego de estas situaciones, fue necesaria la llegada del Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAD

Por estos hechos hay preocupación y zozobra entre habitantes y líderes comunales por los constantes disturbios que se presentan en la zona y que alteran la tranquilidad de la comunidad.

Sin embargo esta vez el grupo de encapuchados y el ESMAD no se tomaron la carrera primera, arteria vial que divide al barrio Cándido Leguizamo y Santa Inés.

Pero preocupación entre habitantes de la zona que manifestaron por las constantes protestas que se vienen presentando desde hace más de un mes.

Encapuchados lanzaron piedras y bombas molotov una iglesia cristiana en Neiva

“Nosotros como comunidad, exigimos a las autoridades y a estos jóvenes para que dialoguen lo más rápido posible, porque aparte de que se generan afectaciones en las viviendas, también perjudican la salud de los niños y de todos los que vivimos acá en este sector. Ya estamos aburridos de que cada ocho días sea lo mismo, ya no podemos vivir tranquilos”, aseguró un habitante del barrio Cándido Leguizamo al Diario del Huila.