logo
Noticias
Noticias 18/04/2021

Suprimir un puesto de trabajo no es justa causa para despedir a un empleado

La Corte Suprema de Justicia le dio la razón a un hombre que fue despedido de la compañía en la que trabajaba con la supuesta justa causa de que su cargo había sido suprimido. Suprimir un puesto de trabajo no es justa causa para despedir a un empleado.

En el 2017, la empresa dijo que, tras sufrir pérdidas económicas debían terminar su contrato, justificando una causa legal la supresión de su puesto de trabajo. Sin embargo, ahora deben indemnizarlo.

Según Blu Radio, La Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia confirmó la decisión del Tribunal Superior de Cali que estableció que el trabajador fue despedido sin justa causa y que debían indemnizarlo.

El alto tribunal dijo que la empresa había ido en contravía de la estabilidad y los derechos de los empleados.

Otra parte de los argumentos indicaba que las funciones que este cumplía en la compañía se siguieron desarrollando por parte de otros empleados por lo cual el objeto de su trabajo no había concluido con la supresión de su cargo.

Lo anterior dictamina que lo anterior dictamina que la eliminación de un cargo no es justa causa para finalizar un contrato individual de trabajo. Por esta razón, así el despido se presente porque la empresa no necesite más tener dicho puesto, debe pagar la correspondiente indemnización por despido injustificado.

Muchos considerarían que la eliminación del cargo por decisión de la empresa, da lugar al no pago de indemnización por despido injustificado al trabajador, toda vez que en el contrato se pactó la realización de tareas en determinado cargo, con funciones determinadas.

Sin embargo, recordemos que toda causal de terminación del contrato que no sea imputable al trabajador obliga al empleador a asumir el pago de una indemnización por finalizar la relación laboral.

Es decir que en el caso planteado el mensajero no tiene por qué asumir las consecuencias de las decisiones de la empresa, más aún cuando ha cumplido con lo pactado en el contrato y con sus funciones.

Suprimir un puesto de trabajo no es justa causa para despedir a un empleado