logo
Noticias
 /
Noticias 06/04/2021

Una casa estudio y una obra en memoria al maestro Alfredo Correa de Andreis

Barranquilla no olvida el legado que dejó este hombre de paz.

Fue inaugurada en la Universidad del Norte en Barranquilla la Casa Estudio Alfredo Correa de Andreis dedicada a este sociólogo Caribe, quien fue asesinado cuando adelantaba dos investigaciones acerca del desplazamiento forzado en los departamentos de Bolívar y Atlántico en 2004.  Por este crimen de lesa humanidad el Estado colombiano tuvo que a través del DAS pedir perdón a su familia. Una casa estudio y una obra en memoria al maestro Alfredo Correa de Andreis.

Dentro del campus de la universidad  fue construido este edificio y en el tercer piso está ubicado un mural que le rinde un homenaje simbólico y que contiene ocho piezas en óleo, que recrean episodios de la vida de este maestro. Esta obra reposará en este recinto diseñado especialmente por estudiantes para estudiantes.

La casa ofrece a los usuarios puestos de estudio individual, un puesto con equipo para usuarios con discapacidad visual,  préstamo de portátiles, préstamo de kindles  de uso interno y asesoría para realizar consultas a los recursos bibliográficos digitales.

“Este proyecto diseñado por la academia desea rendir un homenaje a este eminente rector, profesor y sociólogo que fue asesinado por el Estado colombiano y es por ello que este campus ha construido esta casa dedicada al estudio, la educación, al conocimiento y a la sabiduría”, dijo el artista plástico Cristo Hoyos, creador del mural a PUBLIMETRO.

El rector de la Universidad del Norte Adolfo Meisel Roca destacó con este legado la memoria del profesor Correa y la importancia de la libertad de expresión, la transparencia y la tolerancia en los procesos formativos de esta alma mater.

“Cuando pienso en Alfredo Correa pienso en tres cosas: alegría, verdad y transparencia; él representaba muy bien el sello de esta Universidad. Era absolutamente pacífico. Era un bacán”, expresó el rector.

Desde Boston, Estados Unidos, el acto de apertura del edificio fue acompañado por Melisa Correa Glen, hija de Alfredo Correa y egresada del programa de Comunicación Social y Periodismo.

“Estamos orgullosos porque la memoria de mi papá seguirá vigente, a través de esta Casa de Estudio”, expresó Melissa, quien resaltó “un detalle que me encantó de la obra del maestro Cristo Hoyos fue la mochila que siempre cargaba mi papá, auténtica, tejida por indígenas; ese era él”.

Estas ocho piezas cuadradas recogen momentos de la vida de Correa de Andreis y de la región y población que estudió a profundidad en su amado Caribe.

 “Este mural homenaje fue un reto que me obligó a estudiar al profesor Correa de Andreis junto al profesor Jair Vega; Alba, su señora y Melissa, su hija, para conocer su parte humana, como padre, compañero, esposo y hombre de personalidad extraordinaria. Son ocho paneles para quien fue esa víctima, que no es la única, pero que representa esas miles de víctimas de nuestro país”, detalló Hoyos.

Familia del maestro Alfredo Correa de Andreis en la apertura de la Casa Estudio.

De arriba hacia abajo se aprecia: el último mensaje de profesor Correa, “Hey, loco, no dispares”, atravesado por una cometa; un crucifijo propio de una iglesia en un pueblo del Caribe, un momento lectura del profesor Correa, una cabeza de ganado superpuesta sobre calados de cemento, libros y documentos amarrados con cintas, una intervención oral de Correa de Andreis, un par de botas militares y unas baldosas, con mosaicos republicanos, manchados de sangre.

Una casa sostenible en cifras:

La Casa de Estudio Alfredo Correa De Andreis está formada con un área de construcción de 1873 m2 frente a la carrera 51B y capacidad total de 450 personas, su diseño ha sido liderado por la Escuela de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de Uninorte.  Cuenta con 24 cubículos individuales y 18 grupales.

El edificio tendrá una fachada que responde a los requerimientos de la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), sello norteamericano de sostenibilidad. Contará con 82 módulos solares que generarán cerca de un 13% de la energía total requerida para el horario diurno. Tendrá iluminación automática, sistema de aire acondicionado con tecnología de agua fría, programable y automatizado, y reutilización de agua de condensación.

Una casa estudio y una obra en memoria al maestro Alfredo Correa de Andreis.