logo
Noticias
 /
Noticias 02/04/2021

Voraz incendio arrasó con vida silvestre en bosque protegido

25 hectáreas de reserva natural en el corregimiento de Zapatí, en el municipio de Chimichagua, en Cesar resultaron afectadas.

Las imágenes son desoladoras en esta zona del país. Voraz incendio arrasó con vida silvestre en bosque protegido.

Un incendio forestal convirtió en cenizas al menos 25 hectáreas de un bosque protegido en el corregimiento de Zapatí, jurisdicción del municipio de Chimichagua, a orillas de la ciénaga de la Zapatosa, en Cesar.

Entre las posibles causas del incendio ocurrido entre el lunes y el martes de esta semana se encuentra la caza ilegal de tortugas, captación de miel de abeja y quemas de terrenos en fincas cercanas.

Habitantes de esta región contaron al diario El Pilón que las llamas se extendieron a gran velocidad por las fuertes brisas que azotan la zona y fue hasta que llegó a orillas de la ciénaga cuando se apagó, arrasando a su paso con fauna y flora nativas.

En fotos quedaron registradas las docenas de especies que quedaron calcinadas por el fuego y la vegetación que fue destruída.

La directora encargada de la Corporación Autónoma Regional del Cesar, Yolanda Martínez, indicó que una comisión de la entidad se trasladó hasta la zona afectada, a fin de hacer una evaluación de la afectación y adoptar medidas.

“Biólogos del Centro de Valoración y Fauna Silvestre de Corpocesar, fueron al lugar para hacer una valoración de los daños y ver hasta qué punto se puede rescatar el área y algunos animales que estén heridos. Participan además la Secretaría de Ambiente departamental y la Alcaldía de Chimichagua”, indicó la funcionaria.

Explicó que “lamentablemente este tipo de situaciones se presentan porque son costumbres arraigadas la caza ilegal en el área, de hecho, algunas personas generan los incendios forestales aprovechando el tapón en el complejo cenagoso, para la captura de galápagos y realizar algunas siembras de maíz”.

Zapatí es una pequeña población de al menos 500 habitantes, quienes en su mayoría son pescadores, mientras que otros viven de pequeños cultivos de pancoger y ganadería.

“Se necesita que el alcalde, con su pie de fuerza, intervenga el lugar porque nadie se atreve a hablar, hay temor en la misma comunidad para hacer la denuncia. Corpocesar sancionará y por ello se inició un proceso interno hacia personas indeterminadas por el daño causado”, concluyó la funcionaria.

Voraz incendio arrasó con vida silvestre en bosque protegido.