logo
Noticias
/ Cortesía
Noticias 16/02/2021

Seat Ateca: en búsqueda de la distinción con motor de la familia

Adiós al diésel. La renovación de la Seat Ateca le cambió el motor diésel por el motor de la familia VAG, uno de sus mayores distintivos.

Hola a la modernidad. Varias asistencias se destacan en un vehículo que no tuvo que cambiar mucho.

Hay rediseños que son poco más que un “lavado de cara” para algunos vehículos que están en la mitad de su vida útil. Un ajuste en unas luces, en las defensas o un poco más de cromo y esa es la renovación de un modelo, en particular si es exitoso. Otros, como el que presenta la Seat Ateca desde noviembre de 2020, han sido cambios más profundos de tecnología y, sobre todo, de mecánica.

En el caso de la SUV compacta de la marca española, no había necesidad de muchos cambios estéticos. Su diseño siempre ha sido muy bien recibido, combinando las líneas cuadradas de la casa matriz Volkswagen con toques estilísticos muy apropiados. Tiene la figura de la VW Tiguan y su hermana mayor, la Seat Tarraco, pero con una parrilla muy esculpida para mejorar su penetración aerodinámica y su presencia al conducir.

En ese punto está el principal cambio: el frente, que además de esta parrilla cambia en el capó y en las luces. Ahora con elementos LED, la iluminación conserva la línea ya conocida en productos como el Ibiza y la Arona. Pero la imagen es renovada efectivamente, dejando la estructura interna intacta, algo de aplaudir por el buen espacio interior que ofrece.

En el costado solo se notan esos leves cambios frontales y traseros, con la línea acentuada en las puertas. Atrás, los cambios más notorios están en los stops, que también pasan a ser LED, y el nombre del modelo: el anterior tenía letras mayúsculas en la misma tipografía del logo de Seat, mientras que el facelift trajo consigo el nombre en letra cursiva, menos formal. Este elemento ya había sido visto en la Tarraco que probó PUBLIMETRO, que puede ser su hermana mayor.

Por dentro, el cambio es un poco más evidente, con una pantalla más amplia pero el mismo tablero con relojes analógicos. El espacio es suficiente, pero hay un elemento negativo: mientras adelante los ocupantes van en cómodas sillas de cuero y alcántara, las traseras son más rústicas, como dando a entender que hay dos “clases” de ocupante.

Motor en casa

La Seat Ateca trae su cambio más importante bajo el capó. Adiós al motor diésel de 2.0 litros que antes traía y que era un elemento diferenciador en la gama. Ahora viene con el ampliamente conocido motor 1.4 turbocargado de 150 caballos, de gasolina, que ocupa gran cantidad de productos tan disímiles como el VW Jetta y la Audi Q3. Esto puede ser una ayuda para quienes tienen aprensión por el costo de los repuestos de la marca española, pero quita ese distintivo.

La potencia es transmitida al suelo por una excelente transmisión automática de 8 velocidades, que en parte suple la pérdida del torque del motor diésel al hacer un uso más preciso de la gama de revoluciones. La respuesta es destacada, pero sobre todo en carretera: la reacción para hacer sobrepasos es muy rápida y el consumo no se resiente tanto al pisar el pedal derecho. Eso sí, requiere gasolina extra, como con todo motor turbocargado moderno.

A destacar también está la suspensión, que absorbe con facilidad obstáculos y caminos destapados pero da firmeza y confianza en maniobras a alta velocidad. Los frenos también tienen una brillante reacción, muestra del ADN de un vehículo desarrollado al tiempo para las autobahnen alemanas y las tortuosas vías secundarias españolas.

¿Ni muy muy ni tan tan?

La Seat Ateca, como corresponde a un vehículo fabricado para llegar a cinco estrellas en las exigentes pruebas EuroNCAP, cubre un gran número de demandas en elementos de seguridad como airbags (siete), pero no tanto en asistencias de manejo. No hay sensor de tráfico cruzado, punto ciego ni de colisión frontal, y en el parqueo solo hay cámara de reversa con sensores traseros. Además tiene un control de crucero básico, que en ciudades como Bogotá se ha vuelto imperativo para no caer en las fotomultas.

Otro punto curioso es el infoentretenimiento. Cuenta con uno de los mejores sistemas del mercado, muy intuitivo y sencillo de manejar, con vinculación rápida a MirrorLink, Android Auto y Apple CarPlay, pero solo trae dos puertos USB Tipo C. Es decir, hay que comprar adaptadores para conectar su celular, ya sea para tener su música, Waze o simplemente para cargarlo.

Todo esto deja una SUV muy bien parada en el segmento más complejo del mercado. Sus rivales van desde vehículos como las Chevrolet Equinox y Captiva hasta la Nissan Qashqai o Kia Sportage. Pero tal vez los objetivos más grandes son las Mazda CX-30 y CX-5, los grandes rivales en el segmento de vehículos familiares medianos.

A $119’900.000, la Seat Ateca está en el centro de ese segmento. Aún con tantos rivales, la marca española había logrado abrirse campo con el motor diésel, de alto torque y bajo consumo. Con la llegada del motor a gasolina, la idea es generar opciones más convencionales, decisión que han tomado otras marcas como Peugeot que también se han desprendido del motor diésel tras los problemas de contaminación en el mundo. Otra crítica es la mala calidad del combustible colombiano, trabajo que ha tenido que enfrentar Ecopetrol.

A pesar de eso, no podemos dejar de lamentar que desaparezcan estas alternativas en el mercado. Hay una convergencia hacia un futuro eléctrico y autónomo, hacia el que apuntan cada vez más marcas. La tecnología avanza y el motor de diésel puede pasar al lado que pasaron las locomotoras de vapor, el de dos tiempos y el Wankel rotatorio, al menos en los vehículos particulares. Y al que podría pasar el motor de gasolina de ciclo Otto en un futuro más cercano de lo que parece.

El carro en un minuto

Modelo: Seat Ateca Style Sport 2021

Motor: cuatro cilindros, 1.4 litros TSI turbocargado. 150 caballos de potencia, 250 Nm de torque.

Transmisión: Automática de ocho velocidades con levas en el timón.

Tracción: Delantera con tres modos de manejo.

Pro: Espacio, comodidad y una excelente respuesta en carretera.

Contra: Pocas asistencias, materiales de categoría diferente entre sillas delanteras y trasera.

Precio: $119’900.000.

Novedades de la industria

Revive el Renault 5, ¿y el 4 también?

Una de las marcas que más ha avanzado en el mundo con la movilidad eléctrica es Renault. Su producto más vendido con propulsión eléctrica, el Zoé, fue lanzado esta semana en su segunda versión para el mercado colombiano. Pero el futuro de la marca del rombo parece mirar bastante más al pasado.

La marca presentó en enero un prototipo de supermini eléctrico, con las líneas angulares del Renault 5. Este vehículo no fue vendido en Colombia, pero en Europa fue uno de los mayores éxitos de su historia, con más de 6 millones de unidades. La nueva versión será lanzada con la plataforma eléctrica del Zoé, para 2025.

Entre los 14 vehículos de propulsión eléctrica que existen, podría haber además un nuevo Renault 4. El “amigo fiel” sería ahora a batería, según estos rumores, y estaría llegando a tiempo con el 5.

Cabe resaltar que esta idea de revivir modelos exitosos del pasado ha sido impulsada por otras marcas con fuerte impulso en la electricidad. Volkswagen alista para 2022 el lanzamiento de una minivan inspirada en el clásico Microbús, y Honda lanzó su modelo e con una clara inspiración en el Civic de los 70.