logo
Noticias
/ Shutterstock
Noticias 29/12/2020

Colombia necesita nuevos tipos de finanzas innovadoras que promuevan desarrollo, dicen estudios

Durante este año la Alianza 2030 para el progreso desarrolló varios estudios en el país para entender la penetración de las actividades de las instituciones en el sector rural, las ventajas competitivas en las regiones y las necesidades que tienen las instituciones que trabajan con base en la región. Colombia necesita nuevos tipos de finanzas innovadoras que promuevan desarrollo, dicen estudios.

En el primer estudio se hizo un listado de instituciones que trabajan en pro del desarrollo rural y luego se hizo un sondeo de 96 actores teniendo en cuenta sus capacidades, acceso en regiones y herramientas.

El estudio encontró que 21 de los investigados son incubadoras o aceleradoras de proyectos y que el 72 % de los actores listados son del sector privado. Asím mismo, el 26% son instituciones o iniciativas públicas.

El 65% de las iniciativas ofrece servicios online para los dueños de los proyectos y el 55% de los actores hacen intervenciones directas relacionadas con el desarrollo de nuevos proyectos.

El estudio también denota un rezago del número de actores presentes en otras regiones diferentes a la región Andina, siendo la Orinoquía y la Amazonía las regiones que menor incidencia institucional tienen.

Se identificaron como los aspectos más relevantes para el desarrollo la competitividad industrial, productividad del agro y emprendimientos rentables con ADN de impacto social, por lo cual la alianza decidió crear tres mesas de trabajo, con 10 actores cada una.

El segundo estudio realizado por la Alianza 2030 para el progreso, fue una encuesta realizada a las mejores 23 incubadoras y aceleradoras de proyectos, con el fin de conocer sus necesidades y falencias.

En este estudio encontraron que en la mayoría de los casos las incubadoras y aceleradoras en regiones reciben sus ingresos por convenios y contratos, y muy pocas veces reciben dinero de la estructuración y aceleración de proyectos, que es para lo que fueron creados.

Este hallazgo fue muy importante para la Alianza, dado que se puso como reto el mejoramiento del indicador de ingresos derivados de la estructuración y acompañamiento de proyectos para este sector de la economía .

Colombia necesita nuevos tipos de finanzas innovadoras que promuevan desarrollo, dicen estudios

El tercer estudio que se realizó fue una investigación sobre las ventajas competitivas de las regiones, en donde donde se evidenció que en en el Pacífico hay grandes brechas sociales cercanas al 80%, principalmente por el déficit de ingreso per cápita en la región, lo cual incentiva la necesidad de buscar y fomentar la generación de proyectos sostenibles.

Para la región Caribe se muestra una deficiencia en la tecnificación comparada con otras regiones, generando retrasos en la producción industrial.

Los resultados de los tres estudios en conjunto arrojan la siguientes soluciones:

  • La prioridad para estructuración de proyectos debe ser la ventaja competitiva de cada región.
  • Colombia necesita un desarrollo industrial eficiente y competitivo.
  • Se deben ajustar las intervenciones en regiones a modelos no paternalistas.
  • El desarrollo rural es indispensable para reducir la migración de jóvenes rurales a las ciudades.
  • Se deben usar modelos de finanzas innovadoras para resolver los problemas de acceso a flujos de caja de los proyectos.

Con una tesis robusta , y una apoyo institucional con procesos de economía colaborativa, el fondo de inversión de la Alianza 2030 ya cuenta con toda la documentación y varios inversionistas institucionales nacionales e internacionales han manifestado su interés en aportar fondos a esta iniciativa.

Por último, la Alianza informó que realizará un foro de inversión y medición de impacto al final de enero, el cual pretende dar nuevos conocimientos , herramientas y contacto con las regiones.

El ODS 17 de las Naciones Unidas, el cual promulga la creación de alianzas para el cumplimiento de los demás objetivos, fue la inspiración de la Alianza 2030 para el progreso para poner en fila al sector público, privado y académico, en un movimiento que hoy cuenta con más de 50 miembros activos trabajando en  pro del desarrollo económico y sostenible en el sector rural en Colombia.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.