Un puente pasado por agua deja riesgos de inundaciones en Bogotá y emergencias

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Alerta naranja. El Idiger y el Ideam advirtieron los riesgos de inundaciones en Bogotá en los próximos días, como consecuencia de los coletazos del huracán Iota.

No solo una advertencia. Las lluvias ya afectaron a varias familias del sur de Bogotá, con tristes resultados, que podrían agravarse en próximos días.

La temporada invernal por la que atraviesa el país también ha tenido fuertes efectos sobre la sabana de Bogotá. Los coletazos de Iota, su paso de tormenta tropical a huracán y la destrucción que dejó en San Andrés también afectaron el territorio continental. La Sabana de Bogotá recibió una cantidad considerable de lluvia luego de cuatro días casi continuos de precipitaciones.

La alerta que han lanzado el Ideam y el Idiger sobre la Sabana es muy complicada. Los embalses como Tominé, Sisga, Neusa y La Regadera están conteniendo en la medida de lo posible el flujo de agua. Además, las compuertas de Alicachín, en Soacha, fueron abiertas para permitir el flujo del río Bogotá sobre el Salto del Tequendama. Aún así, otras quebradas y ríos de la Sabana están mostrando riesgos de desbordamiento.

Ante las lluvias se han visto marcados incrementos en los niveles de los ríos Bogotá, Tunjuelo, Teusacá y Serrezuela. Esto ha hecho que el Ideam lance una advertencia por inundación en las zonas bajas de las cuencas de los ríos. Los mayores riesgos se encuentran en Chía, Cota, Funza y la localidad de Suba, pero otros puntos de la Sabana también amenazan inundaciones en Bogotá.

Según el Ideam, "las ondas de crecientes actualmente están transitando por la cuenca alta-media, con valores de los niveles en el rango de altos para la época, pero sin causar afectaciones". Esto podría poner en peligro sectores como los aledaños a la vía Suba-Cota. También hay alertas de deslizamientos en las zonas de montaña.

El puente pasado por agua

Tras las intensas lluvias del último fin de semana, el director del Idiger, Guillermo Escobar, aseguró que se atendieron 32 emergencias entre el jueves y el lunes festivo. 16 de estos llamados fueron de consideración, contando un grave deslizamiento registrado en la vereda Curubital, zona rural de Usme, este domingo.

"Particularmente en la vereda Curubital de Usme y por el desbordamiento de la quebrada Piedras Gordas, tuvimos que atender a once familias. Requirieron ayudas humanitarias, pero gracias a Dios no tuvimos ninguna afectación en las personas", detalló Escobar. A pesar de esto, las viviendas de estas familias fueron seriamente afectadas, y sus cultivos, destruidos.

El Idiger mantiene una vigilancia especial sobre la quebrada Piedras Gordas, donde también se registró un deslizamiento de tierra que está siendo retirado. En otras zonas de las localidades de Usaquén, San Cristóbal, Usme y Ciudad Bolívar se registraron también deslizamientos durante el puente.

Las lluvias seguirán cayendo durante todo el mes de noviembre, según el Ideam. Aunque la intensidad de este último fin de semana fue mediada por los efectos destructivos de Iota, la Alcaldía trabaja intensamente para evitar que se generen inundaciones en Bogotá. Para esto, la Uaesp realizó operativos de recolección de basuras en los alcantarillados del centro de la ciudad.

"Cada año la atención de estos puntos críticos le cuesta a los bogotanos unos $30 mil millones", según la entidad. El llamado a la ciudadanía es a no tirar basura en las calles y usar la línea 110 para programar la recolección de escombros u otros materiales que pueden taponar las alcantarillas.

La frase

"Todo este mes de noviembre vamos a tener lluvias. Hay que salir bien abrigados, cargar paraguas, cargas chaqueta, no sacar basuras en horarios inadecuados cuando no los estén recogiendo los operadores".

Claudia López, alcaldesa de Bogotá

Vea más noticias de Bogotá, Colombia y el mundo aquí

Siga a Publimetro en Google News

Loading...
Revisa el siguiente artículo