Uno de cada cinco bogotanos no se pondría la vacuna contra el coronavirus

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Encuesta. La Veeduría Distrital encontró que un gran número de la población de la ciudad tiene temor ante la vacuna contra el coronavirus.

¿A qué le tememos? Los bogotanos encuestados reflejaron que hay una gran desconfianza tanto en la vacuna, como en las instituciones que la aplicarían.

La carrera para conseguir una vacuna contra el coronavirus ha avanzado de una manera acelerada. Esta semana, la farmacéutica estadounidense Pfizer y el equipo ruso que coordina la vacuna Sputnik V anunciaron independientemente hallazgos que encienden la esperanza. Ambos proyectos habrían demostrado en pruebas preliminares una eficacia cercana al 90%, lo que permitiría inmunizar a un gran número de personas ante la COVID-19.

A pesar de estos hallazgos, una cosa son los planteamientos médicos y otra muy diferente la recepción en ciudades como Bogotá. La capital ha llegado, según las cifras del Instituto Nacional de Salud y el sistema Saludata, a 338.196 casos confirmados de contagio. Uno de cada tres casos de COVID-19 en el país se han registrado en la ciudad, y preocupa el riesgo de un nuevo pico que llegaría en diciembre.

Por esto, la Veeduría Distrital lanzó una advertencia ante la política pública que se espera se empiece a ejecutar en los primeros meses del 2021, cuando una versión de la vacuna contra el coronavirus esté disponible y pueda empezar a distribuirse. Mediante una encuesta realizada a 671 bogotanos del 15 al 25 de octubre, la entidad encontró hallazgos que serán de suma importancia en la ejecución de esta política.

Uno de los primeros es la disposición de los bogotanos a aplicarse la vacuna. Aunque el 79% se mostró dispuesto, el 21% restante dijo que no se vacunaría. La encuesta de Pulso Social realizada por el Dane en septiembre encontró que el 28% de los colombianos no aceptaría vacunarse, por lo que los resultados son similares.

El rechazo a la vacuna

Uno de los elementos más importantes para que la población se niegue a inmunizarse es los riesgos que esto conlleva. Según los encuestados, las mayores preocupaciones son la incertidumbre por la efectividad de las vacunas, así como el riesgo de posibles efectos secundarios y la desconfianza en las instituciones encargadas de repartir una hipotética vacuna.

"La mayor parte manifiestan temor ante posibles efectos secundarios en el organismo que pudieran ser incluso más graves que la exposición al virus, especialmente entre quienes no se encuentran en grupos de mayor vulnerabilidad. De otra parte, los ciudadanos manifiestan su escepticismo sobre la rigurosidad científica del desarrollo de la vacuna, al ser este atípicamente acelerado", afirmó el veedor distrital Guillermo Rivera.

Este último elemento también es destacable al ver la posible distribución de vacunación. Entre los encuestados, el 72% consideró que cada persona debería ser responsable de decidir si vacunarse o no, mientras que el 28% restante dijo que esta decisión corresponde al Estado. Cabe destacar que en los encuestados de más de 65 años, este porcentaje aumentó a la mitad.

Una preocupación adicional está en los efectos negativos que pueda tener la vacuna. El 45% de los encuestados manifestó no estar seguro de este tipo de efectos, y el 15% indicó que están presentes constantemente.

¿A quién vacunamos?

Ante los anuncios internacionales de la falta de producción suficiente de una vacuna contra el coronavirus, hay que decidir quiénes serán los receptores. En esto, los encuestados también han indicado diferencias marcadas. El 37% de la población considera que la vacuna debe ser suministrada primero al personal médico y asistencial.

El 21% asegura que, en cambio, los primeros en recibir la vacuna deben ser quienes sufren de condiciones como hipertensión, diabetes o problemas pulmonares que pueden agravar la enfermedad. Un 21% adicional cree que todos deberían recibirla sin distingo, y el 3% asegura que nadie debe vacunarse.

Para lograr la inmunidad de rebaño con una eventual vacuna, la entidad recomendó que la estrategia de comunicación de las autoridades sanitarias responda al temor y la desconfianza de la ciudadanía. La mitad de los encuestados cree que la información recibida por fuentes públicas, tanto del Distrito como de la Nación, no es clara.

“El objetivo de consultar la voz de los ciudadanos, sobre un asunto de salud pública tan determinante, es brindar a tiempo las recomendaciones para que la administración Distrital adopte las medidas necesarias para implementar un proceso de vacunación que genere confianza en la ciudadanía, cuando tengamos acceso a la misma”, remató Rivera.


La cifra

45%

de los encuestados por la Veeduría Distrital dice no estar seguro de que una vacuna contra el coronavirus tenga efectos negativos.

Vea más noticias de Bogotá, Colombia y el mundo aquí

Siga a Publimetro en Google News

Loading...
Revisa el siguiente artículo