logo
Noticias
/ Cortesía
Noticias 19/10/2020

Ford Explorer: más tamaño, más capacidad, ¿más complejo?

Gigante del camino. La nueva Ford Explorer demuestra a las claras el crecimiento de los vehículos norteamericanos, convirtiéndose en un enorme vehículo de 7 pasajeros.

El motor no crece. El reemplazo del motor V8 tradicional en Ford por las plantas motrices Ecoboost no cambia tanto el tipo de vehículo.

La Ford Explorer fue una de las camionetas que inició la oleada de los SUV a nivel mundial. Cuando fue lanzada en Estados Unidos en la década de 1990, revolucionó con su estética basada en las pickups F-150, combinándola con una estética más cómoda que la de su antecesora y “hermana mayor”, la Bronco de dos puertas. El resultado fue un éxito que, a pesar de algunos problemas con la llantera Firestone, ha tenido números consistemente positivos.

Como resultado, la Explorer ha crecido y han aparecido vehículos por debajo de su línea (la Escape, EcoSport, Edge y la nueva Bronco). Hoy en día es la punta de lanza de la marca del óvalo en la gama de SUV grandes, y la sexta generación lanzada en 2019 lo demuestra. PUBLIMETRO pudo probar la versión “básica” de la gama, la XLT, que incorpora grandes novedades.

La más marcada es el aumento de tamaño. Con cinco metros de longitud y casi dos metros de ancho y altura, es enorme. No tanto como una Raptor, pero su masividad es muy evidente en maniobras como el parqueo, que se dificulta por el tamaño y porque en esta versión, no hay sensores de parqueo delanteros. La versión Limited tiene sensores de parqueo y cámara de 360 grados.

De todos modos, la estética es impresionante. Una parrilla sumamente alta, muy en la estética de las pickups norteamericanas, se suma a costados cuadrados que generan una sensación aún mayor de masividad. La altura al piso es notoria, por lo que el acceso no es tan sencillo a un interior sumamente cómodo. Además, toda la ilumnación es en luces LED, y el tablero incluye una pantalla digital de 6.5 pulgadas.

Ofrece espacio para siete ocupantes o un área de almacenamiento cavernosa. No los dos, pero una familia que no supere los cinco ocupantes puede transportar toda la carga que necesite. Eso sí, la tercera fila no es tan cómoda y el acceso no es sencillo, pero la capacidad está. Esto es una ventaja muy importante ante sus hermanas Escape y Edge, que no tienen la posibilidad de la tercera fila.

¿Quién mueve al gigante?

La Ford Explorer XLT llega a Colombia con un motor 2.3 litros Ecoboost de cuatro cilindros, turbocargado que genera 300 caballos de potencia. Transmite a las cuatro ruedas en un sistema inteligente AWD, con la transmisión automática de 10 velocidades ya vista en los F-150, Raptor y Mustang. Es un vehículo optimizado notoriamente para la autopista, donde está en su ambiente.

En una prueba realizada por PUBLIMETRO hasta Boyacá, y a pesar del impacto de la altura, la camioneta se comportó de una manera notable. Circuló a velocidades de crucero cercanas a 100 kilómetros por hora sin problemas, sin ruido y sin sensación de flote. Además, para los ocupantes en las dos primeras filas la comodidad fue notoria.

Eso sí, en destapado la camioneta no es tan apropiada, por su tamaño masivo. Lo mismo ocurre en las calles de Bogotá, donde a pesar de tener un muy buen ángulo de giro, la torpeza en las maniobras es evidente. Aunque el resortado es suficientemente cómodo, y los frenos son muy potentes, el tamaño y la masa de la Ford Explorer son más complejos. El consumo no es tan elevado, bordeando los 40 km/galón en autopista y 30 en ciudad, ayudado por el sistema automático start-stop que apaga el motor en los semáforos.

Básico no es igual a pelado

Aunque la XLT es la versión de entrada de la Ford Explorer, la marca del óvalo tiene muchísima tecnología en su camioneta. Llega con calefacción para las dos primeras filas de asientos, sistema de infoentretenimiento SYNC 3.4 con control de voz, Apple CarPlay y Android Auto, climatización con tres zonas independientes, control de crucero adaptativo y modo de arrastre para remolques.

En seguridad se cuenta además con ocho airbags, asistencia de centrado de carril, control de descenso, asistente de frenado anticolisión, alerta de punto ciego y cámara de reversa con control de tráfico cruzado, por ejemplo, para salir de un parqueadero. Muchas de estas asistencias son difíciles de conseguir en otros vehículos de la misma gama, que por su precio son autos de lujo puro y duro.

En Colombia, la Ford Explorer llega desde 160 millones de pesos. Es un extremo elevado del mercado, en el que sus competidores pueden ser SUVs de concepción familiar norteamericana (como la Chevrolet Traverse, la Nissan Pathfinder o la Subaru Evoltis), pero además, por precio, empiezan a aparecer ofertas de marcas premium como la Audi Q5 y la Toyota Fortuner. Una de las grandes ventajas de la Explorer es el nombre y la suite tecnológica. Para siete personas, hay pocas opciones con tanta modernidad y capacidad.

Aún así, esto depende en gran medida de la necesidad de una tercera fila o del remolque. Para cinco personas, tal vez, sea un desperdicio y otras opciones, incluso en la misma marca, sean más interesantes. En especial, la Escape híbrida, con el interés de las exenciones del pico y placa en las principales ciudades del país, puede ser más interesante para quien no necesite llevar a más de cinco personas.


El carro en un minuto

Modelo: Ford Explorer XLT 2020

Motor: 4 cilindros Ecoboost, 2,3 litros turbocargado, 300 caballos de potencia, 420 Nm de torque.

Transmisión: Automática de 10 velocidades con levas en el timón

Tracción: A las cuatro ruedas AWD, con cinco modos de manejo

Pro: Pocas camionetas van a ser más cómodas en autopista

Contra: Es demasiado grande y estorbosa en ciudad, ¿de verdad necesita todo ese espacio?

Precio: desde $159’990.000

Vea más noticias aquí

Siga a Publimetro en Google News