Llena de amor, así fue la vida de la pareja que murió en acciente aéreo en Ubaté

Mayerly y Fabio estaban acostumbrados a volar juntos, pues hacía parte de su historia de amor.

Por María Paula Suárez Navas

Mayerly Díaz  y Fabio Grandas, junto a la niñera Nuris Maza, fueron las víctimas fatales del accidente de avioneta que ocurrió el pasado martes en Ubaté, en el que solo sobrevivió el bebé de la pareja. LLena de amor, así fue la vida de la pareja que murió en acciente aéreo en Ubaté.

Mayerly era abogada, experta en telecomunicaciones, brilló como directora de Vigilancia y Control del Ministerio TIC, institución en la que además recibió el Premio Evaluamos a la Innovación TIC 2013.

Después del 2016 se desempeñó como gerente corporativa de planeamiento y control de la Empresa de Alcantarillado y Acueducto de Bogotá, e igualmente como directora de la Agencia Nacional Digital, organización para la cual lideró el proceso de creación.

Fue en un evento de tecnología que las miradas que ella y Fabio se cruzaron por primera vez. El era médico cirujano, pero se había convertido en piloto de la patrulla Aérea Colombiana.

Según El Tiempo, la primera cita de ambos ocurrió sobrevolando las montañas, luego de que Fabio le cayera de sorpresa a Mayerly en Bucaramanga (ella era oriunda de Barrancabermeja).

Formalizaron su relación en 2017 y fruto de su amor nació el bebé que sobrevivió al accidente, aunque Mayerly dejó a otros dos hijos que sacó sola adelante.

LLena de amor, así fue la vida de la pareja que murió en acciente aéreo en Ubaté

Además de ser una profesional ejemplar, Mayerly es recordada por familiares de Fabio como una mujer dedicada a su familia y a su pareja.

“Maye se ganó el cariño de toda nuestra familia porque era una mujer admirable. Como profesional se entregaba mucho a todo lo que se proponía y fue encantador que Fabio decidiera formar una familia con ella. Había educado a sus dos hijos mayores siendo madre soltera y daba un ejemplo inspirador. Luego nació Martín y la alegría se hizo más grande entre todos”, cuentó María Judith Grandas, prima de Fabio, al citado medio.

Acompañar a Fabio en misiones médicas por lugares recónditos del país era una constante. De hecho, a varios de sus viajes los acompañó Piper, un perro labrador que se hizo importante en el hogar.

El epílogo de su vida llegó tras dejar la ciudad de Santa Marta, a donde habían viajado para divertirse después de tantos meses de cuarentena. Aún se desconocen las causas que ocasionaron el accidente de la avioneta en la zona de Novilleros, en Ubaté.

Se cree que Fabio, muy cuidadoso de los protocoloes de seguridad, le indicó hábilmente a Mayerly cómo acomodarse para protger al niño, y ella hizo todo para que así fuera.

El pequeño sobreviviente fue atendido en la Clínica Santa Fé, donde está fuera de peligro.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo