Un mes después de las protestas, ¿qué ha pasado con las investigaciones por abuso de la Policía?

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Agentes desactivados. La Procuraduría inició 256 investigaciones por abuso de la Policía que reveló la alcaldesa Claudia López; 119 fueron el 9 y 10 de septiembre.

Ayuda desde arriba. La Defensoría del Pueblo brindará apoyo a la Alcaldía ante las denuncias de abusos de los uniformados.

Este viernes se conmemora un mes desde el día en el que Javier Ordóñez recibió una brutal golpiza en medio de un operativo policial. Los golpes, disparos taser, patadas y otras agresiones que le propinaron los patrulleros Harby Damián Rodríguez y Juan Camilo Lloreda provocaron su muerte. Esto, a su vez, causó dos jornadas de protestas violentas, con un saldo de 13 muertos y centenares de denuncias de abuso policial.

Un mes después de la muerte de Ordóñez (ver recuadro), este es el único de los 119 casos denunciados por la alcaldesa Claudia López ocurridos entre el 9 y el 11 de septiembre de 2020 que tiene responsables directos y está en juicio, tanto penal como disciplinario. Las muertes de las otras 12 personas que fallecieron en medio de las protestas no han sido resueltas.

Las otras 118 investigaciones por abuso de la Policía se encuentran en etapa preliminar. El proceso de recolección de evidencia, tras las caóticas jornadas en las que 70 CAI fueron vandalizados o directamente destruidos, ha tomado más tiempo del esperado. También lo ha hecho la presencia de 137 investigaciones adicionales por abusos policiales registrados en los primeros 9 meses del año.

Según la Procuraduría, que adelanta el juicio disciplinario contra los patrulleros Rodríguez y Lloreda, estas investigaciones preliminares dependen de encontrar los responsables de estos hechos. Al menos diez uniformados han sido suspendidos en medio de las investigaciones por haber disparado armas de fuego contra civiles, entre otras actuaciones que indicarían abusos policiales.

Para esto, la entidad ha hecho una vigilancia detallada de los censos de armas, municiones y los casquillos encontrados en las zonas donde los enfrentamientos en medio de las protestas dejaron heridos y muertos. Así mismo, la Procuraduría y la Fiscalía hacen trabajos zonales para delimitar las situaciones de acuerdo a los sectores donde se presentaron las denuncias más fuertes, como el área del CAI Verbenal, donde tres personas murieron.

Defensoría dice presente

Este jueves, la alcaldesa Claudia López se reunió con el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, para garantizar que se lleve a cabo el debido proceso en las investigaciones por abuso de la Policía. En la reunión llevada a cabo en el Palacio Liévano, López pidió a Camargo acompañar estas investigaciones.

“Hemos trazado una agenda conjunta para sacar varios temas adelante, sin duda el principal es el orden público por los acontecimientos que han pasado en la capital de la república el último mes”, recalcó la mandataria. También se tocaron otros temas como el protocolo para marchas o las alertas tempranas, pero el foco está en las protestas.

"Tenemos unas alertas tempranas de la Defensoría que son muy rigurosas, que apreciamos mucho y que nos tomamos muy en serio para mejorar la seguridad, convivencia y garantía de los Derechos Humanos en la ciudad. Vamos a seguir mejorando y hemos tomado la decisión de incorporar el sistema de quejas y de tener una atención más territorializada de recaudo de esos reclamos que se den en el marco de protestas o fuera de ellas", aseguró López.

Una de estas alertas tempranas buscará que haya un mejor protocolo para denunciar los abusos de uniformados. La Defensoría y la Alcaldía se reunirán periódicamente para fortalecer estas líneas de denuncia y facilitar la denuncia a los bogotanos.


Ordóñez murió a golpes

En medio del juicio contra los patrulleros Lloreda y Ramírez, se reveló la causa de la muerte de Javier Ordóñez. El médico forense Francisco José Calle reveló que el estudiante de derecho de 43 años falleció a causa de una hemorragia interna, producida por el estallido de uno de sus riñones.

"Es un trauma cerrado y la sangre se queda adentro. No podría haber salido del cuerpo sangre, debido a estos traumas, ya que no es un trauma perforante que permita comunicación al exterior”, dijo Calle.

Este diagnóstico, según el forense, indicaría que Ordóñez no se produjo el tipo de lesión necesaria para provocar su muerte. "Los traumas fueron profundos y bastante introducidos hacia la cavidad abdominal (…)  No pudieron haber sido autoinfligidos, porque le alcanza a una personas obtener esa alta energía para que se estalle el riñón", aseguró.

Loading...
Revisa el siguiente artículo