logo
Noticias
 /
Noticias 25/07/2020

El castigo que recibió un profesor por abusar sexualmente de tres niñas de primaria

Con esta estrategia intimidaba a las menores para cometer sus aberraciones.

El docente Juan Gabriel Peña Gutiérrez, de la Institución Educativa San Antonio de Inzá (Cauca), fue destituido de su cargo e inhabilitado por 15 años luego de resultar culpable en tres casos de abuso sexual de menores de 14 años.

Así lo informó la Procuraduría General de la Nación, entidad que detalló cómo ocurrieron los hechos en el año 2014. Según las inffestigaciones, Peña Gutiérrez aprovechaba su lugar de poder como docente.

“En repetidas ocasiones cometió actos sexuales abusivos contra las tres estudiantes de la institución, a quienes con la excusa de calificar tareas les pedía acercarse a su escritorio, las sentaba en sus piernas para levantarles la falda y someterlas a manoseos, tocamientos en sus partes íntimas y otros vejámenes”, dijo la Procuraduría en un boletín de prensa.

Esta aberrante conducta hizo que las tres estudiantes, que tenían entre seis y siete años y cursaban la primaria, sintieran temor e intimidación para ir al colegio. También resultó afectado el desarrollo de sus personalidades.

De acuerdo con el ente de control, lo que hizo el profesor es una falta gravísima, a título de dolo, por desconocer el derecho a la protección de las menores contra el maltrato infantil. También atentó contra la libertad, integridad y formación sexual de las niñas, con base en el Código de Infancia y Adolescencia.

“Peña Gutiérrez no soo violentó los principios, valores, deberes y prohibiciones que se encuentran plasmados en el Estatuto de Profesionalización Docente, sino que vulneró el artículo 44 de la Constitución, que establece que los niños y las niñas gozan de especial protección”, añadió la Procuraduría.

Así ocurre el abuso sexual infantil

Con frecuencia, el abusador sexual se encarga de preparar al niño para que su agresión permanezca en secreto. Las acciones pueden ir desde la entrega de regalos hasta la formulación de amenazas, que logran sembrar terror o anticipar una culpabilidad en la pequeña víctima.

“Le dice que la familia se va a diluir si cuenta la verdad, o que su madre y sus hermanitos serán agredidos. Todo abusador tiene problemas de control de impulsos y seguramente ejerce violencia intrafamiliar. Ese es uno de los motivos para que el niño no reporte lo que está sucediendo, pues quiere proteger al resto de sus seres queridos”, explica la doctora Mónica Vejarano, quien dirige la Asociación Creemos en Ti.

En un niño, señales como la dificultad para comunicarse, el ensimismamiento, los síntomas depresivos, la decisión de no compartir con sus amigos, las alteraciones de sueño o de alimentación y todo lo que represente cambios significativos en su comportamiento habitual puede indicar que está siendo víctima de abuso sexual.

Líneas de apoyo y denuncia del abuso sexual infantil:

  • 141 – Instituto Colombiano de Bienestar Familiar
  • 106 – ONG Corpolatin
  • 123 – Policía Nacional

Más noticias de Colombia, aquí.