logo
Noticias
 /
Noticias 16/07/2020

Cómo un taxista contagió de coronavirus a toda su familia

El taxista contagió de coronavirus a su esposa e hijos antes de convertirse en uno de los primeros casos de la enfermedad en una UCI. Esta es su historia.

El pasado 20 de marzo empezó la cuarentena en Bogotá. Esta medida empezó para evitar que el coronavirus se difundiera entre los habitantes de la ciudad con un sistema de salud sin preparación. Pero para Edwin Velandia, un taxista de Bogotá, este fue el primer día de su pesadilla con la COVID-19.

Velandia narró al diario El Tiempo lo ocurrido con su caso. El primer síntoma de la enfermedad lo sintió después de su jornada laboral ese viernes. Aunque salió a las 4 pm de su casa, se sintió muy agotado hacia la medianoche, por lo que regresó a su casa en el barrio Suba Campiña.

Al otro día, el dolor de cabeza y la fiebre se le sumaron al cansancio. Dos días después, salió en el taxi que conducía a una clínica donde lo examinaron. Estuvo cuatro días hospitalizado, hasta que al quinto su prueba salió positiva. Como parecía haberse mantenido estable, fue enviado a su casa a pasar cuarentena, pero de un momento a otro se agravó.

A las pocas horas de volver a casa tuvo que pedir una ambulancia y, al ver que esta no llegaba, volvió en taxi a la clínica. La ambulancia, cuando llegó, recogió a la esposa de Velandia, que se contagió de coronavirus por su esposo. Sus dos hijos también dieron positivo.

“A ella le entró desespero, ansiedad, quería irse para la casa. En algún momento me culpó porque la había contagiado”, dijo este bogotano El Tiempo. Durante varios días Velandia debió permanecer en una UCI por la gravedad de su estado. Afortunadamente, aunque su familia se contagió de coronavirus, su esposa solo tuvo hospitalización y sus hijos resultaron asintomáticos.

Luego de dos meses de recuperación, volvió a su oficio desde hace más de 20 años: conducir taxi. Desde su vehículo, Velandia hace un llamado a los bogotanos. “Un pasajero me dijo que no creía en el virus y que no conocía al primer contagiado. Yo le respondí: ‘Si no cree, acá está viendo al primero. No me morí porque Dios y la Virgen no quisieron y eso no se lo deseo a nadie’”, dijo.