Noticias

Donación de órganos, la lotería de volver a nacer

Actualmente 3.038 personas se encuentran el lista de espera en Colombia, pero no hay suficientes donantes. La situación se ha agravado con la emergencia por el COVID-19.

Un paciente en lista de espera dura en promedio 17 meses aferrándose a las ganas de vivir y a la esperanza de que esa llamada ganadora ocurra. Muchos fallecen en el camino, como le sucede al 28% de los pacientes de la lista, que llevan más de dos años de espera, pero otros cuentan con la dicha de volver a nacer. Donación de órganos en Colombia, la lotería de volver a nacer.

PUBLICIDAD

Triatleta trasplantada en Colombia

Eso le pasó a Tatiana Narváez, la primera mujer triatleta trasplantada en Colombia. Un cáncer de hígado la llevó a estar cerca de la muerte, pero el 10 de febrero de 2014 fue trasplantada, y hoy hace todo para que su vida vuelva a valer la pena.

“Es algo indescriptible, es como cuando uno se gana la lotería. Estar en lista de espera no es fácil, es una suerte y una bendición. Uno no lo cree. Dan nervios e igual no se sabe si ese órgano va a servir, por muchos temas de compatibilidad, pero es la esperanza de saber que esa puede ser esa nueva oportunidad”, cuenta Narváez sobre esa llamada ganadora.

Esta joven de 33 años de edad se siente muy orgullosa de todo lo que ha logrado, pues antes de enfermar, jamás se le cruzó por la mente hacer ejercicio. Fue al tomar conciencia del cuidado de su cuerpo que comenzó a hacer deporte. Hoy le ha dado al país cuatro medallas de oro en competencias nacionales e internacionales de triatlón.

“Cuando estoy corriendo y me siento cansada y me duelen los pies pienso en un momento en el que para mí fue muy difícil caminar, no podía hacer mucho porque mi tumor era muy grande. El solo hecho de saber que hoy estoy viva y llena de salud es mi mayor motivación. Mientras que yo me sienta bien, entreno, madrugo y hago todo lo que puedo porque hubo un momento en que no podía hacer muchas cosas y lo único que deseaba era poder hacer”, cuenta la triatleta.

“La donación es el mayor acto de amor y de generosidad que cualquiera puede tener. La mayoría de las personas piensan en cómo trascender y cómo ayudar a otras y la mejor forma de hacerlo es a través de la donación. Cuando decidimos donar con nuestra decisión, mejoramos o salvamos la vida de 55 personas”.

Antes de la pandemia, Tatiana se estaba preparando para correr la media triatlón Ironman 70.3, en Puerto Rico, un reto en el que se nadan 1.900 metros, se montan 90 kilómetros en bicicleta y se corre media maratón (21K).

PUBLICIDAD

“Mi objetivo en este momento es hacer ese reto porque es una forma de dar visibilidad a los pacientes que están en lista de espera en Colombia. Es como llevo el mensaje de la donación y demuestro que somos personas sanas, que no somos una carga para la sociedad”, dice Tatiana Narváez.

Donación de órganos en Colombia, la lotería de volver a nacer

Salvando las vidas en el quirófano

Jefe de la Unidad de Trasplantes del la Clínica Cardioinfantil (2020).

El doctor Gilberto Mejía es el jefe de la Unidad de Trasplantes del la Fundación Cardioinfantil, una de las intituciones más experientadas del país en estos procedimientos. Hace 18 años se dedica al trasplante hepático y en ese tiempo ha realizado poco más de 500 operaciones.

El doctor menciona que la cultura del trasplante de órganos en el país no es la mejor (por mitos y/o creencias religiosas). En Colombia hay ocho donantes por cada millón de habitantes, mientras que en países como España la cifra es de 55 donantes por cada millón. Pero, además, la situación se ha agravado en estos meses por la emergencia del COVID-19, una situación que lo llena de frustración.

“En esta época tan difícil es muy frustrante ver cómo se ha volcado todo el servicio de la salud en la atención de la pandemia y se ha dejado de lado el tema de los pacientes trasplantados. En nuestra institución y en el resto del país hay más de 3.000 pacientes en lista de espera. Solo esperan que una persona solidaria les done sus órganos. Con esta situación esa opción se ha ido al piso y ver cómo se mueren mes a mes pacientes en lista de espera, que es nuestro objetivo sacarlos adelante, nos deja un gran sentimiento de frustración en la medida en que no puedes cambiar esa historia”, dice el cirujano.

El doctor hace énfasis en que cualquier persona puede ser donante, desde los niños hasta los mayores de 50 años de edad. “Después de los 70 años los órganos principales se deterioran, pero igual hay otros como el hígado, los huesos, córneas y tendones que igual pueden servir”, explica el doctor. Y es que una sola persona que sea donante puede llegar a salvar hasta 55 vidas (cuando se trata de donante cadavérico, con muerte encefálica).

“También se puede hacer una donación con donante vivo con órganos que son pares, o de hígado, que tiene la capacidad de regenerarse. Esa donación si es entre los 18 y 50 años porque se necesita que las personas estén completamente sanas para que se puedan recuperar”, explica Mejía.

“El año pasado hicimos 193 trasplantes en todo el año, de esos, 70 fueron con donante vivo y 12 con donante cadavérico. Pudimos tener una opción de 10 trasplantes al mes con donante cadavérico, pero eso muy variable. Hay otras regionales, en ciudades en las que hay menos gente, y paradójicamente salen más donantes que en Bogotá, donde hay más habitantes”, cuenta el doctor.

Para Mejía los casos más reconfortantes que ha tenido han sido de niños que llegan desnutridos y con retrasos o de personas que casi mueren en el quirófano, y que días después ve recuperadas, caminando, tratando de “recuperando su realidad”. “Yo pienso que son milagros y es una satisfacción muy grande cómo médico y como persona trabajar en área de trasplantes”, dice.

El mensaje del doctor es que se le manifieste a los familiares en vida que uno quiere ser donante de órganos, porque, explica, cuando las personas mueren la familia está ofuscada y envuelta en el dolor y se niegan a esta posibilidad que debe ser respetada, aunque por ley en Colombia cualquier persona es donante de órganos.

La campaña de la ‘Pobre Viejecita’

Teniendo en cuenta la realidad sobre la donación de órganos en el país, la Fundación Cardioinfantil está llevando a cabo una campaña que consiste en tomar uno de los 55 versos de la historia de ‘La pobre viejecita’, de Rafael Pombo, y escribir cualquier cuento, poema o escrito, que posteriormente será consignado en un libro. Cualquier persona puede participar a través de https://www.cardioinfantil.org/dona55historias/, porque una historia da vida a 55 más.

 

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags

Lo que debe saber


Lo Último