¿Qué hago si tengo que volver al trabajo y mi hijo no al estudio?

Durante más de tres meses la educación en casa se ha convertido en una rutina para los estudiantes, pero poco a poco se acerca la hora tanto para ellos, como para sus padres, de retornar a las actividades habituales. ¿Qué se debe tener en cuenta? Consultamos a un experto

Por Publimetro

El regreso a clases de niños y jóvenes ha sido un tema de discusión tanto para padres de familia, como para las instituciones educativas. El Ministerio de Educación dio a conocer una serie de lineamientos para el retorno a las actividades escolares mediante un modelo alternativo bajo estrictos protocolos de bioseguridad y, aun así, las opiniones están divididas.

Mientras la Confederación Colombiana Nacional de Rectores y Colegios Privados (Andercop) anunció que prefería terminar el año escolar a través de la educación virtual, la Asociación Colombiana de Educación Privada (Asocoldep) y otras organizaciones como la Unión de Colegios Internacionales (Uncoli) y la Unión de Colegios Bilingües (UBC), aseguraron que apoyan el modelo planteado por el Gobierno Nacional y, dependiendo de la evolución de la pandemia, tendrán un retorno de clases presenciales en agosto.

Algunos padres consideran que es demasiado pronto para retornar a las actividades escolares de manera presencial. La Andercop realizó una encuesta a padres de familia y el 89,3 % manifestó el deseo de que sus hijos terminen el año escolar en casa. Sin embargo, existen casos donde son los adultos quienes deben volver al trabajo y dejar a sus hijos bajo el cuidado de un familiar o de una persona cercana.

Sea cual sea el panorama no se puede escapar de lo que comúnmente llamamos “normalidad”, pero lo que sí se puede hacer es prepararse para que el regreso a la vida cotidiana no se convierta en un ejercicio acompañado de angustia e incertidumbre constante. Paola Aguinaga, docente de la Especialización en Psicología Clínica y Desarrollo Infantil, de la Universidad El Bosque, explicó a PUBLIMETRO cuáles son las dinámicas más recomendadas tanto para los niños y jóvenes que planean regresar a las clases presenciales, así como para los padres de familia que deben salir a trabajar y dejar sus pequeños bajo el cuidado de otras personas.

Dejar transitar el miedo

La angustia por un posible contagio y lo que pueda pasar con sus hijos en un entorno fuera de casa, pueden ser aspectos que preocupan a los padres de familia. El miedo, al contrario de lo que muchos creen, ayuda a ser más precavido en cómo nos cuidamos.

“El miedo es una respuesta absolutamente natural, porque es cómo debe enfrentar mi hijo e incluso, cómo me debo enfrentar en el entorno de lo que llamaríamos la “vida normal”. Es poder filtrar pensamientos alrededor de la situación para que no se conviertan en pensamientos catastróficos con un impacto en la emoción. El miedo, además, nos moviliza y nos permite crear conciencia para ser más juiciosos en las estrategias de precaución”, aseguró Aguinaga.

Es importante hacer un proceso de sensibilización con los niños y prepararlos para lo que van a vivir afuera. Uno de los temores más constantes de los padres es cómo sus hijos van a tener conciencia frente al cuidado en caso de encontrarse en un entorno distinto. Por esta razón la recomendación es dar ejemplo del autocuidado en casa, pues una de las mejores estrategias de aprendizaje para los niños es copiar el comportamiento de las personas mayores que los rodean.

¿Y si los padres regresan al trabajo?

Uno de los escenarios más complejos para los adultos en época de pandemia es dejar a sus hijos en casa, mientras retoman actividades laborales. Es importante pasar por un proceso de sensibilización hacia los más pequeños, donde se les cuente cómo van a cambiar las dinámicas y así, minimizar la angustia que puede causarles saber que sus padres ya no estarán con ellos 24/7.

Este ejercicio también se convierte en una buena estrategia para irlos preparando para el momento en que se deban reincorporar. Si sus padres les cuentan que estuvieron fuera de casa, se lavaron las manos, usaron el tapabocas y guardaron una distancia de dos metros con los demás, los niños entenderán que en algún momento se van a encontrar con un escenario similar y tendrán que poner en práctica el autocuidado.

Crear una red de apoyo con la familia o personas cercanas de confianza también es fundamental en esta etapa, pues la gran pregunta es quién va a cuidar a los niños mientras sus padres están en el trabajo. Es importante que esta persona que se queda en casa con el menor pueda hacer un acompañamiento tanto a nivel emocional como con el manejo del tiempo; hacer prevención frente a algunas cosas como el uso de la tecnología, especialmente en un periodo donde los chicos entren a vacaciones.

Entre padres de familia e hijos debe existir una comunicación permanente y veraz, bien sea porque van a volver al colegio o se quedan en casa acompañados de un familiar. “Es recomendable permitirles involucrarlos dentro de esta decisión de reincorporarse al colegio, preguntarles cómo se sienten al respecto, darles a entender qué va a pasar cuando vuelvan, cuáles son las nuevas dinámicas y aproximarlos de manera sucesiva al hecho de regresar bajo medidas de autocuidado”, concluyó la docente.

Loading...
Revisa el siguiente artículo