Colombiano sobrevivió a una caída en parapente y durante 12 horas esperó ayuda

Esta es la increíble historia de un hombre que cayó 600 metros hasta una peña.

Por Publimetro Colombia

Hoy cuenta su historia y no se explica cómo fue que vivió para contarla. Colombiano sobrevivió a una caída en parapente y durante 12 horas esperó ayuda.

Hace dos años un viaje con unos amigos terminó muy mal. Sin embargo, celebra que ese hecho no hubiera terminado en tragedia.

El odontólogo Julio Benítez, de 40 años, decidió volar parapente, una práctica de la que hace seis años atrás se había enamorado. Pasó de tenerle miedo a los aviones a volar por los cielos.

Colombiano sobrevivió a una caída en parapente

El 20 de julio de 2018 él decidió volver a volar. Para ese momento ya se sentía confiado y tenía la suficiente experiencia para subirse a un parapente.

“Llega un momento en el que todo está bien y te arriesgas un poco más. Entonces, 8 días antes estaba estrenando parapente y era un poco más avanzado que el que tenía antes. Fue mi primer vuelo desde Jericó a La Pintada. Nos fue muy bien, y como venía el 20 de julio, quisimos regresar a Jericó”, contó a El Tiempo.

Ese día, en un primer intento, no pudo volar bien por las corrientes de aire frío. Entonces regresó a Jericó y lo volvió a intentar. En su cuarto intento pudo despegar y elevarse.

El choque

Tras un par de minutos de un buen vuelo todo se empezó a complicar.

“Cuando me acerqué (a la peña) empecé a sentir que subía, pero muy poco. Cuando seguí derecho empecé a caer otra vez y pensé en devolverme. Eso fue un error, cuando lo hice tenía el viento empujándome. Entonces iba más rápido, me encontré el sol de frente y me encandelillé. No vi la saliente de roca que había ahí, me tocó el parapente y caí desde unos 600 metros de altura, creo”.

Durante su caída se chocó con dos árboles que lo ayudaron a que el golpeo fuera tan directo. Solo se fracturó el hombro.

“Ese es el peor sentimiento que uno puede tener, ‘me maté de la forma más huevona’, dije”.

Pasaron 12 horas para que pudieran ubicarlo. Hacia las 11 de la noche vio las luces a lo lejos, que avanzaban hacia su dirección. Él gritó lo más fuerte que pudo para que lo escucharan.

"Eso era un matorral, veía tres luces al frente y ya. Eran como las 11 de la noche. Entonces gritaba, volvía a prender el radio y así nos la pasamos hasta que por fin me escucharon. Qué alegría", agregó al medio.

Pero ese no fue el final de su aventura. Tuvieron que esperar la llegada de los bomberos, quienes usaron una cuerda de 500 metros para su rescate.

Solo hasta las 3:30 a. m. se pudo realizar el descenso y hacia las 5 de la mañana se sintió seguro cuando descubrió que estaba en la cima de la peña.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

Además, siga nuestras noticias en Google News

También le puede interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo