Indígenas usan sus conocimientos ancestrales para hacerle frente a la pandemia

Por Publimetro Colombia

En el oriente del Cauca hay un proyecto comunitario del que muy poco se conoce en el país. Indígenas usan sus conocimientos ancestrales para enfrentar a la pandemia.

La comunidad indígena Nasa Cxha Cxha decidió poner al servicio de la población sus conocimientos ancestrales para hacerle frente al coronavirus. Hoy es de las comunidades indígenas que no registra casos de COVID-19 debido al cuidado y la disciplina que han tenido, además del apoyo mutuo que se han brindado.

Sonia Hurtado Dicué, la primera mujer en ser representante legal de la Asociación de Cabildos Indígenas Nasa Cxha Cxha, ha sido una de las principales beneficiarias de este proyecto y decidió convertirse en vocera al ver la pasión y empeño por el trabajo que están realizando.

Ella contó a PUBLIMETRO como una pequeña idea se convirtió en un gran emprendimiento que mantiene ocupada a su comunidad, además de proteger al personal de salud, educación y a todos los que están en la primera línea atendiendo la pandemia.

Indígenas usan sus conocimientos ancestrales para enfrentar a la pandemia

Esta lideresa nos contó que con la noticia de la llegada del virus al país empezaron a producir insumos como tapabocas, geles antibacteriales y alcohol con ‘chirrincho’, un líquido que se saca de la caña para producir alcohol. También prepararon aceites esenciales con plantas medicinales, tras descubrir que eran antivirales.

Desde hace un tiempo esta comunidad venía trabajando junto al Fondo Europeo para la Paz en el proyecto Pazadentro, una iniciativa que integraba a las comunidades indígenas, campesinas, afro, urbanas y su institucionalidad para que transitaran en en medio del conflicto hacia la construcción de una paz. Así que aprovecharon la organización y empezaron la producción de tapabocas y aceites de plantas medicinales como el romero.

Muy pronto la Alcaldía Municipal de Páez les pidió colaboración para que entregaran estos productos en los puestos de control de la guardia indígena y de esa manera evitarían que en virus llegara hasta sus comunidades. Y así lo hicieron.

“Allí hemos entregado el alcohol, los jabones, los tapabocas y los desinfectantes. Eso ayudó mucho porque son quienes están en primera línea controlando los carros que ingresaban a las ciudades. Con nuestro alcohol fumigan a los carros y a las personas que acceden a estos puestos de control, así que sirvió mucho entregar estos productos en estos lugares. Todos estos insumos de prevención llegaron a ser muy importantes”, dijo.

Tras esta iniciativa, en los 16 resguardos indígenas no se han presentado casos de coronavirus, lo que los ha hecho pensar que los protocolos que han seguido han sido efectivos.

“Esto se debe a que aquí es muy importante la parte de la espiritualidad con los médicos territoriales y con las plantas tradicionales. Ellos nos han dicho cuáles plantas usar. Pero también nos ha ayudado mucho la disciplina de la gente, todo esto ha contribuido a la prevención”, indicó Sonia Hurtado.

Hasta el momento han entregado 50 mil kits a quienes están en los puestos de control. También a miembros del Consejo, educadores y al personal de Salud, de la Alcaldía y de la Cruz Roja. Pero también se han visto beneficiados la comunidad afro e indígena de la región y las 37.000 personas que tiene Páez.

Ella indicó que “pese a que nos demoramos unas cinco a seis horas para trasladar los materiales que necesitamos para la producción, hemos producido 600 litros de alcohol antiséptico en el marco de la prevención territorial”.

Para ella, “la esencia de una organización, sea la que sea, es ayudar a transformar la sociedad juntos, y en nuestro caso lo hacemos desde nuestras plantas, desde sus bondades para producir nuevos elementos. Esta es nuestra razón de ser: fortalecer lo que ya tenemos desde adentro”.

Y agregó: “Por esto agradecemos el continuo apoyo de la Unión Europea a nuestras comunidades: siempre han estado acá a través de varios programas, acompañando a nuestra comunidad. Tenemos características especiales y nos han entendido y apoyado para buscar la paz desde nuestras propias capacidades”.

Conocimiento ancestral

Cuenta esta lideresa que cuando se enteraron que necesitarían productos que los protegieran del coronavirus no dudaron en llamar a su médico, quien tiene una sabiduría transmitida de generación en generación.

“Tenemos un médico ancestral que se encarga de analizar las plantas y ver cuáles tienen propiedades medicinales y antivirales hasta que se definieron cinco plantas que pueden ayudar a enfrentar los síntomas de resfriado. Los conocimientos ancestrales de nuestros mayores nos han ayudado.

Para esta comunidad, las plantas medicinales son el legado que dejaron sus ancestros y ese conocimiento nunca les han fallado.

Aunque son productos que no están en venta al público, ellos esperan que al superar la pandemia los miembros de su comunidad puedan seguir innovando con plantas y buscando formas de transformar productos. “Así hemos aprendido a identificar nuevas plantas y transformarlas en jabones, aceites y alcohol”, dijo.

Finalmente, aseguró que jamás pensó que una situación como esta dejara tantas cosas positivas en su comunidad: “deja talento humano formado, con capacidad, con poder de transformación. Yo pienso que cuando se deja eso sembrado, hay que ir cultivando esa plantica, esa enseñanza y esa formación que nos dejó este proyecto”.

También agradece que esta situación mundial los ha hecho consientes. “Nos permite irnos ordenando internamente, seguir resistiendo para tomar impulso y salir adelante en el futuro, para seguir reclamando nuestros derechos”, concluyó.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

Además, siga nuestras noticias en Google News

También le puede interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo