Con el relajamiento de la cuarentena, los vendedores informales de Bogotá recibirán ayudas

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Saliendo a la calle. Los vendedores informales de Bogotá dejarán de ser perseguidos por la Policía y recibirán implementos de protección.

¿Sin control? En sectores como San Victorino y la Carrera Séptima, los comerciantes formales denuncian la problemática con las ventas callejeras.

El pasado miércoles, Néstor Novoa trataba de ir al sector de San Victorino, en el centro de Bogotá, para dotar su carro de dulces. El vendedor informal fue detenido por varios agentes de Policía que lo agredieron brutalmente. Este escandaloso caso provocó una reacción airada de la comunidad por el abuso policial, pero además, puso en el centro de la discusión la situación de miles de vendedores informales de Bogotá.

Entidades como las secretarías de Gobierno, Desarrollo Económico y el Instituto para la Economía Social (Ipes) han entrado a analizar la protección para estas personas. Muchas de ellas han vuelto a tomarse las calles de la ciudad, en especial en sectores comerciales como San Victorino, Chapinero, la Carrera Séptima y el 20 de Julio.

La salida de cada vez más personas a las calles como parte de la reactivación económica del país ha impulsado estas salidas. Pero el riesgo de contagio de coronavirus sigue patente. Por esto, una de las primeras medidas que determinó la administración distrital, además de no perseguir a los vendedores informales de Bogotá, fue la de entregarles elementos de protección.

Así, este miércoles la alcaldesa Claudia López lideró una campaña de concientización con los vendedores de la Carrera Séptima. A estos les entregó más de 10.000 tapabocas, parte de una donación de 100.000 realizada por el Grupo Éxito de los que la mitad irá para esta población. Los vendedores además recibieron otros artículos de la Alcaldía con el fin de evitar el riesgo de contagio para ellos y sus familias.

¿Vuelven los ambulantes?

El recorrido de la alcaldesa fue acompañado por el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, y altos funcionarios del Distrito. Gómez aseguró en Twitter que casos como el de Néstor Novoa no se repetirán. "En medio de esta crisis, a los vendedores informales no los vamos a perseguir con policía y comparendos. Los vamos a ayudar a organizarse con distancias, material de desinfección y tapabocas", escribió.

La entrega de tapabocas busca, además, lograr acuerdos con los vendedores ambulantes para mantener medidas de protección. "Hemos estado haciendo el llamado a los vendedores informales para adelantar una concertación, con el fin de acordar un uso racional del espacio público", dijo el director del Ipes, Libardo Asprilla.

El alto funcionario pidió que haya las medidas adecuadas para evitar el contagio de la COVID-19. Entre estas estaría el distanciamiento social entre los puntos de venta y un posible acuerdo de horarios. El Ipes ha buscado en los últimos meses concertar con los vendedores informales de Bogotá el último término, pero no se ha logrado un acuerdo definitivo.

Los formales molestos

Las ayudas que anunció la administración distrital para los vendedores informales molestaron al sector formal. En zonas como San Victorino, según denunciaron líderes de los centros comerciales, los locales permanecen cerrados. La Alcaldía no ha permitido que estos locales operen al no cumplir con las normas sanitarias, pero los informales estarían tomándose las calles.

Videos difundidos en redes sociales muestran cómo las calles de San Victorino tienen grandes aglomeraciones. Estas serían de los informales, quienes ofrecen todo tipo de productos que, para los agremiados, deberían ofrecer sus negocios.

Así, este jueves se realizarían manifestaciones en las calles del sector, de los comerciantes afectados por el cierre. Las medidas que tomaría el Gobierno distrital, que podría retornar a alerta naranja si la situación de contagios de coronavirus no mejora, tampoco parecen buscar un término. Aún así, las donaciones a poblaciones vulnerables como la de vendedores informales son necesarias para evitar la crisis en la ciudad.

La cifra

50.000

Tapabocas recibirán los vendedores informales de Bogotá para protegerlos de la COVID-19.

Más noticias de Bogotá y Colombia aquí

Siga a Publimetro en Google News. 

También le puede interesar

Loading...
Revisa el siguiente artículo