¿Tiene Bogotá la seguridad alimentaria para superar la pandemia?

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Comida en la ciudad. La seguridad alimentaria en Bogotá estaría garantizada, según la Veeduría Distrital, si se mide mediante la producción e ingreso de alimentos.

Falta dinero. El ente de vigilancia encontró que las ayudas en la ciudad serían insuficientes para evitar que los bogotanos mueran de hambre.

La pandemia del coronavirus ha revelado graves problemas para la economía y la sociedad de Bogotá y Colombia. Uno de ellos está en la difícil situación que miles de personas afrontan a diario para llevar alimentos a su casa. Las peticiones de ayuda de los habitantes de Bogotá se han basado en ese postulado: evitar el hambre en sus hogares.

Según un informe de la Veeduría Distrital obtenido por PUBLIMETRO, Bogotá no tendría por qué pasar hambre. La ciudad tiene la capacidad de cubrir las necesidades alimentarias de sus habitantes, pero hay una gran falla económica. La seguridad alimentaria, que es definida como el acceso físico y económico de una población a alimentos suficientes, se cumple en el primer aspecto. La grave falla está en el segundo.

La entidad destacó que, al contrario de lo que aparentaba el inicio de la cuarentena, la capacidad de recibir alimentos en Bogotá se ha mantenido de manera estable. Incluso, han llegado más alimentos como tubérculos, granos y verduras a la ciudad. Esta recibió 187.510 toneladas de alimento en el mes de marzo, un aumento del 4% respecto a febrero de 2020 y que equivale burdamente a un kilo diario por habitante.

Además, más allá de los casos puntuales de especulación registrados en algunos almacenes, los precios se han mantenido estables. Artículos como coliflores, arveja verde y naranja tangelo tuvieron caídas en su precio acordes con el ciclo productivo. Los controles de precio y la vigilancia del Dane a través del sistema Sipsa de información de precios han permitido evitar la especulación, al menos, en las centrales de abasto.

Sin dinero con qué comprar

Esta llegada de alimentos a las centrales de abasto y grandes superficies no funciona si los clientes no tienen dinero. El veedor distrital, Guillermo Rivera, asegura que la vulnerabilidad de un amplio porcentaje de la población pone en riesgo la seguridad alimentaria de la ciudad. Cerca de un millón de hogares están en este riesgo.

"En el 2.018, Bogotá contaba con aproximadamente 2.699.825 hogares urbanos y rurales de los cuales el 12,4% presentaban pobreza monetaria. Además, para este año el 41,7% obtienen ingresos de la informalidad y el 11,8% se encuentran desempleados, situación que aumenta su estado de vulnerabilidad a causa del confinamiento", afirma Rivera.

Estas cifras resaltan la importancia de las ayudas otorgadas por el programa Bogotá Solidaria en Casa, que no ha llegado a toda la población afectada. Más de 577.000 hogares han recibido transferencias de este programa, sea con recursos del Gobierno nacional o del Distrito. Otras 75.500 familias han recibido recursos mediante donaciones recibidas por más de 12.000 millones de pesos a corte del 18 de mayo. "Esto da cuenta de lo indispensable que resulta el sostenimiento de programas como Bogotá Solidaria en casa", asegura Rivera.

¿Y si cierra Corabastos?

Aún así, los focos de la enfermedad en las plazas de mercado, y sobre todo en Corabastos, podrían poner en un peligro aún mayor la seguridad alimentaria de Bogotá. Este martes, la Secretaría de Salud confirmó nueve positivos de la COVID-19 en la plaza de Paloquemao, en la localidad de Los Mártires.

Además, Corabastos está operando con una capacidad reducida para tratar de evitar contagios que se han registrado en municipios de Cundinamarca y Bogotá, asociados con el transporte de alimentos a Bogotá. Todo esto pone una mayor presión al sistema de abastecimiento de la ciudad.

La responsabilidad para evitar una catástrofe que deje a Bogotá sin comida es repartida, según Rivera. Por una parte, los actores del sistema deben cumplir las reglas de bioseguridad en la central. Aún así, estas medidas deben evitar que se discrimine a la población vulnerable que depende de este trabajo. Todo esto busca evitar que 9.000 toneladas de alimentos diarias que entran a Corabastos no puedan llegar a las mesas de los bogotanos.

Las cifras

9.000

Toneladas de alimentos entran a Bogotá diariamente a través de Corabastos.

 

77.000

millones de pesos ha entregado la Alcaldía de Bogotá como parte del programa Bogotá Solidaria en Casa.

Loading...
Revisa el siguiente artículo