La rumba está apagada pero la solidaridad está encendida en Barranquilla

Gremio de bares y del entretenimiento nocturno en la Arenosa se han reunido para apoyarse entre sí en medio de la pandemia del coronavirus.

Por Lina Robles

Barranquilla, la ciudad a la que Joe Arroyo, le cantó “vacílalo rumbero” desde que comenzó la cuarentena todo su frenesí festivo fue silenciado. La rumba está apagada pero la solidaridad está encendida en Barranquilla

La capital del Atlántico acató las medidas dictadas por el gobierno contra propagación del coronavirus, cerrando drásticamente todo tipo de estaderos, restaurantes, discotecas, bares y prohibiendo la aglomeración de personas en los populares bailes y demás toques de picó.

Sin embargo, pese al silencio en los locales vacíos, sus administradores, dueños, djs, meseros y picoteros se han unido para buscar apoyo en comunidad y poderle tender una mano a la población vulnerable de este gremio.

“Nuestra situación es muy difícil porque llevamos casi dos meses sin poder laborar. Sobre todo para los meseros y djs que trabajaban cuatro días a la semana y estamos en el aire como empleados en un sector informal, porque muchos no tienen seguridad social ni estabilidad laboral”, dijo a PUBLIMETRO Deivis Tapias Narváez de 25 años, administrador del Bar Coronitas de la 43 y uno de los líderes de esta iniciativa.

Entre todos crearon una base de datos que contiene los nombres de más 265 personas que laboran en diversos bares al norte de la ciudad en las calles 82 y 84.

Desde hace varias semanas comenzaron una campaña para recoger alimentos no perecederos y así armaron mercados que repartieron entre las personas más afectadas en medio de la crisis.

Muchos de nuestros clientes nos ayudaron e hicimos la entrega con la ayuda de la policía del cuadrante. Solo citamos a una persona por cada bar para evitar las aglomeraciones en la entrega de los mercados. Todo se hizo en forma ordenada con solidaridad para la gente”, describió Tapias.

Promueven el autocuidado

Durante la jornada estuvieron acompañados por el médico especialista Edilson Torrenegra, quien realizó un chequeo médico a los participantes, con el fin de suscitar el autocuidado en esta población. También recibieron una charla de emprendimiento por parte de Alfredo de la Sala y Camilo Serrano de la Asociación de Músicos de Barranquilla.

No obstante aseguran que su panorama no está definido para su gremio en este momento.

“Asobares hizo una propuesta al Ministerio de Salud con las respectivas medidas del caso para una posible reapertura, pero es igual de complicado porque poder recibir a pocas personas en un local tampoco es rentable y a la vez estaríamos poniendo en riesgo la salud de los consumidores y trabajadores”, señaló el administrador.

Con su música a otra parte

El gremio de Djs y picós también han sufrido lo que han llamado “un bajón de nota” al no estar preparados para esta crisis económica que afrontan.

“Nosotros trabajábamos por turnos en bares del norte y del sur de la ciudad, pero en este momento, tanto los bartenders, como los Djs y los meseros estamos bastante lastimados. Nos toca en estos momentos reinventarnos para ver de qué vamos a vivir en estos próximos 18 meses”, resaltó Dj Luiggy, Luis Alberto Camargo de 29 años, Dj residente de Legacy Disco Bar.

Pese a que muchos están afectados por la crisis, existe otra población en el negocio del entretenimiento nocturno, que resulta invisible, tanto en las cifras, como en la cobertura social.

“Duele ver los casos de los compañeros que no son de Colombia, que son venezolanos y que están por fuera de los programas del gobierno. Ellos viven del día a día, tienen que pagar arriendo diario y muchos no tienen qué comer”, lamentó Dj Luiggy.

El gremio pidió ayuda tanto a la Alcaldía de Barranquilla y de Soledad y a la Gobernación del Atlántico para que puedan ser integrados a los programas sociales.

“La Alcaldía de Barranquilla nos pidió que les enviáramos las listas con nuestros datos, le escribimos al alcalde, pero no nos ha respondido. Somos un gremio desprotegido”, subrayó el Dj.

Picotón internacional

Este sábado 9 de mayo, 8 de los más reconocidos picós de Barranquilla, participarán en la segunda picotón virtual, que será transmitida hacia Estados Unidos, en una jornada internacional.

“Hace unos días nosotros organizamos la primera maratón picotera virtual del mundo, en la que participaron más de 20 picós, durante 8 horas continuas de música. Tuvimos miles de reproducciones y el objetivo era recaudar fondos para los trabajadores de este sector y ahora estamos organizando la del fin de semana”, explicó Julio César Lobo, dueño y creador del picó ‘El Gran Lobo’ a este medio.

Este sector también se organizó para repartir más doscientos mercados entre los cargadores, montajistas y demás integrantes de estas organizaciones.

Debido al éxito de esta primera versión los han llamado desde ciudades como Cartagena, Montería y Valledupar donde van a replicar esta actividad social.

“En el mundo picotero los dueños de los equipos por lo menos tienen un activo. Se puede sacar un parlante, una aguja, un amplificador y venderlo. Pero para quienes cargan el picó, muchos en un fin de semana, se podían ganar entre 160 mil o 180 mil pesos. Ellos son los más vulnerables”, detalló Lobo.

Este picotero concluyó, que ahora el gremio debe crear otras formas de ingreso y replantear la profesión, no obstante aseguró que “debe existir un empujón” del Gobierno Nacional para crear nuevas iniciativas de negocios.

Por el momento todos están a la espera de que termine la pandemia y llegue la anhelada vacuna para que el “barranquillero que baila arrebatao” pueda volver a salir a rumbear.

Las cifras

Alrededor de mil personas están inscritas en los gremios de picoteros y de entretenimiento nocturno en Barranquilla.

De acuerdo a cifras de Acodrés solo 10 por ciento de bares y restaturantes en Barranquilla está trabajando a domicilio durante la pandemia.

Más de 300 mercados y auxilios se han entregado a trabajadores vulnerables de estos sectores en Barranquilla.

Loading...
Revisa el siguiente artículo