"Mi padre vivió un paseo de la muerte": hijo de fallecido por coronavirus en Santa Marta

Tuvo que ser remitido a Barranquilla. El paciente murió el pasado 7 de abril y hasta el 13 de abril sus familiares recibieron la prueba positiva. Su familia ahora sufre de discriminación en su barrio.

Por Lina Robles

El caso del segundo fallecido reportado por coronavirus en Santa Marta aún después de su muerte sigue generando preguntas por parte de sus familiares a los entes de salud debido a la ruta de atención que reciben estos pacientes en las regiones.

Este fue el caso registrado con el número 1999 por MinSalud, en Magdalena, del líder comunal del barrio Los Laureles, Ciro Martínez López, de 65 años, quien vivió un agónico y lamentable ‘paseo de la muerte’ que ha sido denunciado por sus hijos.

“Mi padre llegó a Salud Total Clínica Los Nogales en Santa Marta el pasado 11 de marzo por una dolencia estomacal y lo enviaron de nuevo a la casa, pero el 15 de marzo volvió nuevamente porque ya no aguantaba el dolor, tenía fiebre y no podía respirar. Creemos que él se infectó con algo en la clínica”, dijo su hijo a PUBLIMETRO.

Su hijo narró que en la clínica en Santa Marta a su padre le tomaron la muestra del coronavirus a partir del 19 de marzo pero salió negativa y lo dejaron hospitalizado en esta fecha.

“Pese a que tenía los síntomas mi padre estuvo expuesto en un área de urgencias de la clínica en Santa Marta donde tuvo contacto con muchas personas y enfermos. No fue aislado”, resaltó su hijo.

En ese entonces Ciro grabó un video, que se hizo viral en redes sociales, en el que denuncia, con todos los pormenores, las presuntas irregularidades y negligencias presentadas en el centro asistencial e hizo un llamado a la alcaldesa Virna Johnson para que se apersonara de su caso.

“Los primeros días fueron un suplicio en una habitación sin baño, sin agua y tenía que caminar más de 10 metros para ir al baño. Había veces que estaba ocupado el baño. Tenía que hacer cola y la doctora grosera pretendía que no saliera de la habitación. Me hicieron los exámenes del coronavirus, pero tenía que ir al baño y debía pasar por un pasillo donde había como 20 camillas, con pacientes y hasta niños y la doctora se molestaba porque tenía que ir al baño”, contó el hombre, visiblemente enfermo, dejando en video el testimonio de su agonía.

En Santa Marta identificaron que el paciente se había infectado con una bacteria llamada serratia en sus pulmones, que padecía de neumonía y que necesitaba tratamiento en UCI, por lo cual, después de varios días de espera, Salud Total autorizó su traslado a la Clínica General del Norte en Barranquilla, el pasado 24 de marzo.

“Sentimos que a mi padre no le prestaron la atención médica inmediata que necesitó en su momento. El 25 de marzo lo aislaron en Barranquilla y mi madre ni yo pudimos verlo de nuevo”, lamentó su hijo.

En Barranquilla el hombre pudo acceder a un ventilador y le tomaron la segunda muestra de Covid-19, pero el paciente falleció lamentablemente el pasado martes 7 de abril.

“No pudimos ni despedirnos. La Funeraria del cementerio Universal se llevó sus restos. Se lo llevaron en una bolsa y fue cremado enseguida. Estamos esperando a que se levante la cuarentena para recuperar sus cenizas en Barranquilla”, explicó su hijo.

La discriminación, el otro calvario de los familiares

Ahora la nueva agonía que padece la familia de Ciro es la discriminación. A partir del conocimiento de la muerte del líder comunal, sus nueve hijos y su esposa han sufrido señalamientos por parte de la comunidad. Hasta el momento han manifestado no tener síntomas y todavía no les han tomado muestras para determinar algún contagio.

“Es muy triste ver cómo la gente te da la espalda, comienzan las preguntas por WhatsApp, nos discriminan, nos estigmatizan y eso es muy doloroso. Nos ha tocado hasta salir a comprar nuestros insumos a otras tiendas y a lugares donde no nos conocen para poder llevar comida a nuestros hogares porque nos niegan la entrada”, denunció el hijo.

Solo hasta el pasado lunes 13 de abril, casi una semana después del fallecimiento de Ciro, las autoridades en Santa Marta le informaron a la familia que había salido positivo para coronavirus en la segunda prueba.

“Nos avisó la Alcaldía en Santa Marta y es la primera llamada que nos hicieron para establecer el nexo epidemiológico y la cadena de contagio con toda la familia, pero hasta el momento no tenemos síntomas. Sentimos que faltó ayuda por parte de los entes de salud”, concluyó el hijo del fallecido.

Cifras

Hasta el cierre de esta edición el departamento del Magdalena cuenta con 66 casos confirmados de coronavirus y 7 fallecidos.

En Santa Marta hay 87 camas habilitadas para UCI, según cifras de la Alcaldía.

Por la contingencia del coronavirus la gobernación del Magdalena habilitó 250 camas, 150 de ellas serán destinadas para UCI en la nueva ‘Clínica de la Vida’ o antigua clínica Saludcoop en Santa Marta.

Loading...
Revisa el siguiente artículo