El sueño de un joven que confía en mejorar el país a través de las TIC

Luis Eduardo Otálora ha sido dos veces ganador de categoría Computación en la Nube de la Competencia de Talento TIC Huawei y espera representar a Latinoamérica en el mundial de esta competencia en China.

Por María Paula Suárez Navas

Otálora tiene 20 años de edad y es estudiante de séptimo semestre de Ingeniería de Sistemas en la Universidad Nacional de Bogotá, y de quinto semestre de Ingeniería Industrial en la EAN. Trabaja como asesor tecnológico en la universidad y como desarrollador de manera independiente. El sueño de un joven que confía en mejorar el país a través de las TIC.

Es un apasionado por la rama de arquitectura de software y entró a la Competencia de Talento TIC Huawei para mejorar sus conocimientos de cloud, rama enfocada en ofrecer servicios de computación a través de una red, que usualmente es Internet. “Aquí se dan herramientas muy importantes para poder publicar aplicaciones rápido y de forma efectiva. Aplicaciones web y servicios cloud”, comenta el joven.

Otálora solo es el retrato de cientos de jóvenes sedientos por este tipo de conocimientos cuyo gusto no es tan fácil de adquirir en Colombia, pero que, para este joven, son la clave para un mejor futuro.

Se enteró de la convocatoria en 2019 a través de un anuncio de Facebook del Ministerio de las TIC. Tras quedar calificado para participar en el programa presentó una prueba de dos horas en la que se respondían 60 preguntas sobre la categoría a la que aplicó, que en su caso era cloud.

“Es muy emocionante clasificar porque eso significa que uno está entre los 10 mejores de todo el país, además que es una de las cosas que más me gusta hacer, y esto me ratifica que estoy en el lugar correcto”, dice Luis Eduardo.

Y es que Otálora también fue ganador de esta competencia el año pasado, pero no pudo ir. Quedó en tercer lugar y se había ganado el viaje a México para la final regional, pero un serio problema de salud le impidió hacer su primer viaje fuera del país.

“Me hicieron un cambio de válvula en el corazón y era por esas fechas, pero era algo de emergencia. A nivel médico no puede alargar esa operación por más tiempo, hasta ahí llegó mi proceso. El año pasado fue mi tercera cirugía. Tengo un problema de nacimiento en la válvula aortica, un tejido que va tapando un ventrículo”, cuenta el joven que ha tenidos dos operaciones más cuando tenía 8 y 13 años de edad.

El sueño de un joven que confía en mejorar el país a través de las TIC

Sin embargo, todo esto solo le significó las ganas de dar una milla extra y participar este año para volver a clasificar.

“La tecnología es una formación y la Ingeniería de sistemas son el futuro del mundo. Ninguna otra ingeniería te ofrece esas herramientas capaces de transformar el mundo desde tu habitación. Tu puedes crear aplicativos, servicios, plataformas que revolucionan la forma de hacer las cosas, y ese poder es impresionante y hay que utilizarlo para mejorar procesos y mejorar la vida de las personas”, dice el feliz ganador.

“El día a día me confirma que elegí la carrera correcta. Cosas como estas (la cuarentena por coronavirus) reafirman la importancia de tener herramientas tecnológicas que nos permitan estar sin estar físicamente y generar trabajo colaborativo y procesos de comunicación más eficientes. Es como ir de un lugar a otro con solo un ‘clic’”.

Para este joven este campo tecnológico tiene la clave del cambio, pues considera que la forma de mejorar el país y la sociedad es a través de estas tecnologías.

“A pesar de que este campo es muy rentable, y que es una de las carreras que más dinero va a mover en los últimos años, hay muy pocos profesionales. No sé por qué las personas optan por otro tipo de disciplinas. Este tipo de convocatorias son muy llamativas para ese público joven que quiere incursionar en estas ramas de la tecnología, la información y las comunicaciones.  No solo dejan ver que hay mucho campo de acción, sino que hay muchas personas metiéndole la ficha para generar cambios”, dice Otálora.

Luis Eduardo cree que para que más jóvenes estudien este tipo de carreras, en las escuelas debe haber materias y proyectos de programación. “En ese aspecto países como Estados Unidos o en Europa nos llevan un gran trecho. Desde pequeños los niños ven programación y eso les ayuda a ver cómo estas herramientas solucionan problemas mediante la robótica, las aplicaciones o Internet”, comenta.

“Aquí los niños piensan que Internet es solo para ver YouTube, así que es importante cambiar ese chip y decirles que hay una puerta mucho más allá de eso”.

La final regional de la competencia se disputará este año en Panamá. Si la emergencia por coronavirus lo permite, Luis Eduardo buscará ganar en agosto el primer puesto para clasificar por la región en la final mundial, en China.

También le puede interesar:

Colombia necesita una política pública para el emprendimiento social

Existen alrededor de 3.000 emprendimientos en todos los departamentos del país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo