¿Podría el vidrio reemplazar a los plásticos de un solo uso?

El una vez material rey del embalaje podría hacer un regreso a los mercados mundiales. Metro examina si ayudará a combatir el cambio climático.

Por Miguel Velázquez

Aunque el vidrio puede ser totalmente reciclado, sólo unos pocos países están realmente dedicados a hacerlo. Ese es el caso de algunos países europeos – como Suecia y Alemania – que reciclan más del 90% de este tipo de residuos.

"Reciclar el vidrio es una de las muchas maneras en que podemos ayudar a reducir la contaminación y los residuos. Cada día tiramos toneladas de basura y el vidrio es una parte significativa de ella", afirma el sitio web del WWF. "En lugar de dejar que los vertederos se amontonen con objetos de vidrio que son una amenaza para la seguridad y el medio ambiente, podemos utilizarlo de nuevo".

Sin embargo, las estadísticas revelan que sólo en Estados Unidos de 10 millones de toneladas de vidrio utilizadas por año, sólo el 33 por ciento está siendo reciclado. En algunas partes de este país, este proceso se ha detenido por completo. Por ejemplo, en el estado de Oklahoma los servicios de limpieza ya no recogen tarros y botellas de vidrio, asegurando que "en este momento, la huella de carbono para recoger, transportar y reciclar vidrio ahora supera el beneficio de reciclarlo".

"Ya no es ambientalmente responsable reciclar vidrio", explicó un orador de la ciudad de Edmond a los medios de comunicación locales.

"El vidrio es relativamente pesado, por lo que se necesita más energía para transportarlo que otros materiales de embalaje", explicó a Metro Daniel Hoornweg, profesor de la Universidad Tecnológica de Ontario (Canadá). "También se necesita energía (y las emisiones de carbono asociadas) con el proceso de reciclaje. Por último, si el mundo se mueve agresivamente hacia el reciclaje de vidrio, hay una buena posibilidad de que aumente el uso general de vidrio y la necesidad de más material nuevo (arena de sílice). La arena es cada vez más escasa en todo el mundo. Gran parte del impacto ambiental está asociado con la extracción de arena (y cuarzo)".

Metro conversó con Hoornweg para saber más.

Por los números:

4 mil
años se necesitan para que una botella de vidrio moderna se descomponga. Tomará aún más tiempo si está en el vertedero.

Preguntas y respuestas…

Daniel Hoornweg,
profesor de la Universidad Tecnológica de Ontario, Canadá

¿Podría volver el vidrio como el principal embalaje para abordar la contaminación del plástico?

– En algunas aplicaciones limitadas puede serlo, sin embargo los beneficios del plástico provienen principalmente de su peso ligero. Así que reemplazarlo por vidrio, que es mucho más pesado, aumentará las emisiones de carbono asociadas con el transporte marítimo. Lo que podría ser más probable que ocurra -aunque la industria suele estar en contra de ello- es una mayor venta de productos en envases reutilizables. Aquí es donde el vidrio sobresale como material de embalaje.

Cuénteme más sobre los pros y los contras del uso del vidrio en el embalaje.

– El vidrio es fácilmente reciclable y, mejor aún, rellenable. El vidrio también se hunde cuando se desecha en el agua, lo que lo hace menos visible. Sin embargo, hay experiencia en países como las Bermudas, donde las botellas de vidrio desechadas atrajeron a los skinks en peligro de extinción, que se atascaron en las botellas (no podían salir). No hay un material de embalaje perfecto, siempre es una compensación. Y nadie quiere escuchar la mejor opción ambiental, "comprar menos".

Daniel Hoornweg, profesor de la Universidad Tecnológica de Ontario, Canadá Daniel Hoornweg, profesor de la Universidad Tecnológica de Ontario, Canadá / Foto: Cortesía

¿Ayuda realmente el reciclaje en la lucha contra el cambio climático?

– Es marginalmente útil. Probablemente, considerando todas las cosas, el cambio del reciclado de plástico al de vidrio no tendría ningún beneficio apreciable para el cambio climático. Cambiar a botellas de vidrio rellenables probablemente sería beneficioso.

¿Por qué no funciona el cambio?

– En 1987 trabajaba como coordinador de reciclaje para la ciudad de Guelph, Canadá. Estaba muy satisfecho conmigo mismo por haber conseguido que se aprobara mi primera Resolución del Consejo, pidiendo a Air Canada que cambiara su política de cambio de las botellas de alcohol de vidrio a bordo a las de plástico. Unas semanas después de que se enviara la carta recibí una llamada de un representante de Air Canada que me explicó la decisión. Sí, les ahorraba algo de dinero, pero su principal razón era que las botellas de plástico eran mucho más livianas y con su flota de aviones ahorrarían anualmente unos 100.000 litros de combustible (y las emisiones de carbono asociadas). Aprendí que los residuos y los embalajes no siempre son simples. Las cosas que sabemos que son mejores, "comprar menos" no son atractivas. Sin embargo, hay mucho que podemos hacer. Por ejemplo, Air Canada (y todas las aerolíneas) se alejó de las botellas de una sola porción.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo