Transformación digital en las aulas de clase, una apuesta por la educación

Aunque muchos maestros entienden que la inclusión de la tecnología es importante, no saben cómo hacer uso de esta.

Por María Paula Suárez Navas

Involucrar la tecnología en las aulas de clase parecería ser hoy el deber ser de las instituciones educativas, pero hacer uso de esta va más allá de modernizar las aulas, tiene que ver con implementación de nuevas metodologías de enseñanza para formar a los ciudadanos del siglo XXI. Transformación digital en las aulas de clase, una apuesta por la educación .

A pesar de que la conversación está puesta sobre la mesa, para muchos maestros en el país es un reto hacer uso de la tecnología en las aulas, no solo por la vasta ruralidad de Colombia, sino porque no están capacitados para cambiar sus métodos de enseñanza. Muchos de ellos aún ven la tecnología como un enemigo que quiere desplazarlos.

De estas y otras importantes cuestiones trató el III Congreso Escuela Plus, organizado por DIRECTV, que convocó en Medellín a 120 expertos nacionales e internacionales, que abrieron una conversación sobre varios puntos que se deben replantear para mejorar la educación y los métodos de enseñanza en el país, más allá de implementar per se la tecnología.

Hallar el propósito de la tecnología en el aula

Varios expertos coincidieron en que es importante la capacitación de los docentes en cómo debe ser entendida la transformación digital en el aula.

Eugenio Severín, cofundador y Ceo de ‘Tu Clase, tu país’ en Chile y consultor internacional en educación, explica que el mundo está cambiando, los estudiantes están cambiando y que la escuela también tiene la obligación de hacerlo.

“No tiene sentido que la tecnología no haga parte del ecosistema de la escuela misma, ya que es necesaria para que el estudiante aprenda a vivir en el mundo real en el que se va a tener que desenvolver”, explicó.

Para empezar a cambiar esto el experto afirmó que el primer paso es tomar conciencia de que tenemos un problema y de que “la educación del profesor dictando materias y un estudiante pasivo y tomando nota no funciona más. Ni los estudiantes aprenden no los docentes disfrutan”.

Hacer más y mejores mediaciones

 El doctor en ciencias de la información y maestro español, Joan Ferrés i Prats, se ha dedicado los últimos 20 años a entender los nuevos hallazgos de la neurociencia. En medio de su investgación se ha dado cuenta de varios aspectos que hay que replantear en el modo como es entendido el proceso de adquirir conocimiento.

“El sistema deliverativo (sistema racional) es un personaje secundario que se cree protagonista. Y eso es completamente rompedor. Y no es que no sea importante, es imprescindible la razón, pero lo que hoy sabemos es que nos mueven las emociones, pero hay que aprender a gestionaras para que nos muevan lo que es conveniente que nos muevan”, explicó.

En ese sentido es clave que en los procesos educativos no solo prime la razón, sino también las emociones.  “Eso obliga a los maestros a saber gestionar emociones y conocernos a nosotros mismos (…) Hay que conocer qué es lo que mueve a los estudiantes y de allí escalar el conocimiento a un nivel superior”, dice.

Además plantea que la tecnología es mú útil para “abrir el mundo de la concreción” y usar la abtracción como un punto de llegada y no de partida.

Transformación digital en las aulas de clase, una apuesta por la educación

 Aprender a educar en el mundo del espectáculo

 No cabe duda de que todos los contenidos comunicativos de un modo u otro terminan educándonos, seamos chicos, jóvenes o adultos. La cuestión está en saber despertar el sentido crítico frente a todos estos estímulos.

Así mismo se puede aprovechar el gusto de los jóvenes por algunos contenidos para atraerlos al conocimiento.

Por ejemplo, Disney le está apostando a crear contenidos educativos a través de sus personajes y nunca ha dejado de lado la responsabilidad que tienen con los mensajes que dan a través de sus películas y series.

“Hay una gran oportunidad de aprovechar los medios y las tecnologías y Disney está ofreciendo recursos que se puedan usar. Queremos desarrollar herramientas educativas explotando nuestros personajes ya que las historias son tan atractivas y cercanas para los niños. La idea es que estos también sean gratuitos y fáciles de utilizar”, explicó Belén Urbaneja, directora de Corporate Citizenship & Brand Management para The Walt Disney Company Latin America, hablando de su nuevo proyecto piloto Tinker Lab, enfocado en la alfabetización digital para niños que ya ha sido probado en varios colegios de América Latina.

Creación de políticas públicas en un momento de construcción de paz

Para varios de los expertos es claro que en América Latina hay un grupo creciente de organizaciones e instutuciones que están promoviendo una mirada transformadora de la educación, sin embargo, hay un resago en los ministerios públicos.

“A las instituciones les ha costado el ejercicio de moverse a cambios más de fondo. Hay muchas personas del sector educativo tratando de impulsar cambios dentro de un marco normativo que lo impide. Es imortante que desde las políticas públicas se genere espacio para que esta innovación crezca. Es evidente que hay incertidumbre, pero estamos viviendo un momento de cambio y toda a sociedad debe abrazarlo”, dice Eugenio Severín.

Además, para la colombiana Andrea Escobar, directora de Fundación Empresarios por la Educación, el papel de las escuelas es clave en este momento de resignificación para Colombia.

“Se pensó en un momento que todo tenía que ver con el territorio, en intervenir el ejercicio de la ruralidad, pero realmente en el aula tu tienes a los que van a ser la siguiente generación, de los que van a salir a trabajar el campo y los que van a ser los próximos empresarios. Al final el sistema educativo debería estar propendiendo por aportar a la construcción de la resiliencia”, explicó.

Por otro lado, Escobar habló de la importancia de dignificar la labor del docente:

“En la ruralidad de nuestro país el docente es el todo, es el que media, el que ayuda, el que acompaña. Entonces, si no se fortalece la escuela como entidad y ese punto de encuentro que permite un entorno seguro, no hay nada. La educación va más allá de la cátedra de paz”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo