Desechos plásticos: de la problemática a una oportunidad de negocio

El experto en economía circular, Petar Ostojic, explica cómo se puede fusionar la ciencia, la tecnología e innovación para aprovechar los que la mayoría llama “basura”.

Por María Paula Suárez Navas
capturadepantall-b3ee29eb5d8834833b575707ea064c69.jpg

Con 25 premios de innovación, Petar Ostojic es un chileno reconocido por el Foro Económico Mundial como el “primer promotor de la economía circular en América Latina”. Desechos plásticos: de la problemática a una oportunidad de negocio.

Es CEO de Neptuno Pumps, director ejecutivo del Centro de Innovación y Economía Circular (CIEC), y consultor de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial. Además es emprendedor de la Red de Alto Impacto Endeavor, en proyecto que ayuda a fortalecer las competencias de emprendedores sociales.

El conferencista internacional habló con PUBLIMETRO sobre las oportunidades para promover una transformación activa y positiva del plástico hacia un entorno más sostenible, en el marco de un evento promovido por Dow Colombia, compañía líder en la industria química, planteado para promover el cuidado del medio ambiente en nuestro país.

 

 

 

Desechos plásticos: de la problemática a una oportunidad de negocio

¿Qué ventajas tienen los países latinoamericanos para implementar el modelo de economía circular?

Somos una región muy rica en recursos naturales y eso nos permite plantear una economía circular desde la abundancia. Segundo, podemos rescatar todo el conocimiento y las lecciones aprendidas del modelo de reciclaje de Europa en economía circular. Podemos pasar de inmediatamente de la economía lineal a la economía circular.

 ¿Cuál sería el reto de dar el salto de un modelo a otro?

No olvidar nunca que no podemos hablar de economía circular si no hablamos de cuarta revolución industrial, si no hablamos de industria 4.0 y tecnología. Son dos caras de una misma moneda. Por lo tanto, cuando diseñemos modelos de economía circular tenemos que incorporar tecnologías y las empresas en América Latina tienen que hacer esta transición, esto no solo va a permitir generar nuevos negocios sino generar empleos de calidad y combatir el cambio climático.

¿Cómo se puede transformar la problemática del plástico en una oportunidad para generar emprendimientos sociales y cuidar el medio ambiente?

Analizando la data. Del 26% del plástico que se utiliza para el packaging solamente el 2% circula, y el 98% se pierde. Por lo tanto, tenemos una oportunidad del 98% de hacer cosas con eso que se va directamente a la basura. Y eso va a necesitar mucha innovación, mucha tecnología y mucha ciencia, y eso a su vez va a generar más empleo y crecimiento. Lo veo como una oportunidad, es un cambio de mindset. En economía circular hay una frase “que es para el bronce” que es “en la economía circular no existen los desechos, solamente materia prima que puede ser recirculada. Entonces hay que usar ese material que se va a la basura como nuevas oportunidades para hacer nuevos productos y materiales.

Según el Foro Económico Mundial usted es el primer latinoamericano en hablar de economía circular… ¿Cómo ampliar el rango para que este modelo sea puesto en práctica?

El Chile se ha demostrado que es un modelo exitoso partiendo del ecosistema emprendedor y del empresariado. Necesitamos urgentemente casos de éxito. En Chile, en Uruguay y en México lo hemos visto y posteriormente los gobiernos y las organizaciones se suben al carro y empiezan a institucionalizar estos modelos. Los casos de éxito son los que hacen que haya un cambio de switch en el resto de los emprendedores.

¿Cuál es la principal complejidad de transformar la industria del plástico para que existan piezas más amigables con el medio ambiente?

Eso tiene que ves mucho con la cultura que hemos desarrollado en los consumidores. Tenemos que recordar que gran porcentaje de consumo masivo utilizan estos plásticos por un tema de marketing. Si cambiamos la cultura del consumidor y este empieza a pensar menos en cómo luce el producto, sino que este sea de calidad y llegue en buenas condiciones las cosas podrían ser diferentes. El consumidor es el que está empujando este tren completamente.

 ¿Qué hace falta para fortalecer las políticas públicas basadas en economía circular?

Fundamentarse en los casos de éxito. No hay que reinventar el hilo negro ni la rueda. Hay mucha data interesante de países europeos que ya llevan más de una década con esto. Segundo, ver casos de éxito reales aplicados en américa latina que demuestran la realidad de nuestra región. Eso empieza a aterrizar mejor lo que los gobiernos hacen. Si el gobierno comienza a realizar políticas de economía circular muchas veces no van a hablar con la realidad de las industrias, por lo tanto, estas deben empezar a mostrar casos de éxito y el gobierno lar organizaciones adaptarse a eso, además de revisar los casos de éxito del exterior.

¿Cuál es la responsabilidad de los nuevos emprendedores en estas áreas?

 El mundo está yendo hacia un modelo de economía circular, por lo tanto, hay una oportunidad de negocio tremenda que puede ayudar a desarrollar tecnologías de manera local. Pero tienen que ser conscientes de que va a haber una trazabilidad, por lo tanto, tienen que ser muy responsables en sus procesos, no pueden usar la economía circular como una estrategia de marketing, sino como una oportunidad real. Si yo digo que soy circular tengo que ser capaz de mostrar que por un lado entran desechos y por otro lado salen productos nuevos.

¿Qué puede hacer un ciudadano común para apoyar la economía circular?

 Ellos tienen el mayor poder porque pueden decidir a quien compran y a quien no. A quien benefician y a quien no. El 93% de los consumidores en América Latina prefieren productos que son sostenibles y pueden pagar hasta un 10% más por un producto que sea sostenible. Por lo tanto, esta es una motivación tremenda para que las empresas generen nuevos productos circulares.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.

También le puede interesar:

Economía circular, un modelo que beneficia a las empresas y al medio ambiente

Migrar hacia un modelo inspirado en los ciclos de la naturaleza ayuda a generar más ganancias en el sector económico y al mismo tiempo mitigar el impacto contra el planeta.

Un ejemplo palpable de encadenamiento productivo para lograr la sostenibilidad

Ser eficiente es uno de los principales objetivos de cualquier industria, pero esto no riñe con el ideal de la sostenibilidad. Este es el caso de Belcorp, empresa que ha logrado cerrar ciclos productivos en su industria.

 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo