Los páramos están en riesgo, esto es lo que podemos hacer para cuidarlos

Que la ciudadanía entienda cuáles son los beneficios de los páramos es vital para propender por la conservación del ecosistema.

Por María Paula Suárez Navas

Colombia que tiene el 50 por ciento todos los páramos andinos del mundo, que están repartidos en cinco países: Bolivia, Ecuador, Colombia y Venezuela. La mitad, que son cerca de 3 millones de hectáreas, están en nuestro país, y ocupan el 3% del territorio nacional. Los páramos están en riesgo, esto es lo que podemos hacer para cuidarlos.

Se suele escuchar que los páramos son una fábrica de agua, pero son mucho más que eso. Son fábricas de vida insustituibles que generan múltiples beneficios eco sistémicos.

En términos de biodiversidad tienen más de 3.000 especies vegetales, más de 150 especies de aves y cerca de 100 especies de reptiles.

También está demostrada la eficiencia de los páramos en torno a la captura de CO2 para enfrentar el calentamiento global, que llega a ser hasta tres veces superior a la que tiene un bosque. En la practica, son sumideros de carbono gigantescos.

Los páramos son almacenes naturales de agua. Desde la parte alta de la montaña sueltan fluido lentamente cuando no hay lluvia, por eso es que, aunque hay fenómenos de sequía, los ríos y quebradas todavía llevan algo de este preciado líquido.

“Un páramo es como tener un tanque lleno de agua en el techo de la casa”, explica Diego Arévalo, director de Mi Páramo, una iniciativa para conocer y cuidar todos los páramos de Colombia.

“Pero el páramo, por sí mismo, no es capaz de proveer el beneficio que necesitamos de el, es apenas una parte de un sistema. Para tener agua en el grifo hay que tener un sistema de tuberías que son como los ríos. Así que es necesario no solo cuidar los páramos sino el ecosistema alto andino que involucra los bosques, es un sistema que no se puede segmentar”, explica Arévalo, quien es especialista en gestión integral del agua.

En entrevista con PUBLIMETRO, el experto explicó cual es la situación de los páramos en Colombia.

Los páramos están en riesgo, esto es lo que podemos hacer para cuidarlos

¿Cuáles son las principales problemáticas que tienen los páramos en Colombia?

Están clasificadas en tres. La principal, que abarca a los 7 complejos de páramos de Colombia, es el cambio climático. Es una realidad científicamente irrefutable. En la segunda mitad de este siglo los glaciares se van a extinguir y es un efecto del cambio climático que ya no podemos manejar. Los ecosistemas que están debajo de los glaciares son los páramos y se van a ver afectados. Teniendo esto en cuenta, ¿es válido que haya más amenazas por cuenta del comportamiento humano?

Las actividades de alto impacto y gran escala, como la mega minería mecanizada de alta montaña, son la segunda problemática, y tenemos un foco central en Santurbán, con Minesa.

El tercer nivel de amenaza son actividades de alto impacto a baja escala, como la minería artesanal, agricultura, ganadería. Esas actividades en general tienen relación directa con la comunidad.

¿Cuáles son las principales afectaciones del proyecto de Minesa en Saturbán?

Bucaramanga se ve afectado por el proyecto, que está justo por fuera de la delimitación que actualmente está en proceso de revisión.

Esa pretensión de explotar la riqueza minera de Santurbán es vieja, pero nunca se ha permitido. En este momento tenemos identificadas muchas falencias del proyecto, no es posible sostenerlo desde un punto de vista técnico. Primero porque afecta el agua de un millón de personas, segundo porque es un estudio lleno se supuestos, que reconoce que va a generar un impacto en varias quebradas de la zona de alta montaña, y tenemos los antecedentes que demuestran que proyectos similares en el pasado han secado quebradas completas generando un impacto ambiental de largo plazo que es irrecuperable.

Además, el proyecto propone en uno de sus apartados la construcción de una presa de relaves que genera un impacto adicional a la explotación minera. Propone que hay que sacrificar unos 20 mil árboles nativos, cerca de 20 hectáreas, que son irrecuperables, porque ese tipo de roble no se puede propagar.

Es un tema de biodiversidad, de agua y de riesgo, y finalmente es un tema de vida para la sexta área metropolitana más poblada del país.

Ellos tienen un estudio que dice que no hay conexión entre el agua del páramo y la zona de la mina, pero nosotros hicimos un estudio exactamente igual hace un año donde demostramos que esa relación no solamente existe, sino que está científicamente probada y es inequívoca. El estudio también da cuenta de la afectación gigantesca que se va a generar por esa explotación que es “un atropello al sentido común”.

El argumento jurídico de que la boca de la mina está fuera de la zona de delimitación (que tiene Minesa) es poner la puerta de la mina exactamente donde la ley dice que está afuera, pero se mete por debajo de la tierra y afecta el páramo.

La Autoridad Ambiental Regional, La CDMB en Bucaramanga, sacó un informe en el que niega cinco de los permisos que solicitó y argumenta técnicamente el motivo por el cual se deben negar estos permisos porque el impacto es gigantesco. Es un proyecto que se plantea a 25 años de explotación y 40 para el abandono de mina.

¿Cómo ve el proceso de delimitación de páramos que se tiene que llevar a cabo?

Creo que la delimitación tiene un propósito noble por parte del Ministerio del Medio ambiente y creo que está bien intencionada, lo que pienso es que se queda corta, principalmente en la interpretación jurídica de lo que significa, porque no es la delimitación de un ecosistema per se, sino que es una delimitación por lo que el ecosistema produce. Puede que la delimitación permita proteger un pedazo del ecosistema, pero afecta el propósito superior de la conservación (que es garantizar los servicios eco-sistémicos), así que definitivamente la delimitación se queda corta.

¿Qué hace falta establecer para que las comunidades que viven de minería y otras actividades no se vean afectadas por la delimitación?

 Hay varias actividades de alto impacto y de baja escala que están asociadas a los páramos. Está también el carbón, la agricultura y la ganadería. El gran reto es cómo demostrar a las comunidades, a quienes se les va a acompañar en un proceso de reconversión productiva, cómo pueden mantenerse en el páramo generando actividades de baja escala con el mas bajo impacto, dando alternativas para que la conservación del ecosistema genere también ingresos.

Tenemos que adquirir un rol activo en cuanto a nuestra ciudadanía política y entender que, en este momento, próximos a elecciones, tenemos la posibilidad de elegir bien sobre algo que va más allá de 4 años. Hay que entender que los temas ambientales son de largo aliento, y perder una hectárea de bosque o una reserva no solo cuesta muchísimo dinero, sino mucho tiempo. Recuperar una hectárea de bosque puede costar unos 20 millones de pesos, pero el bosque no te va a ofrecer sus beneficios sino hasta dentro de 20 años.

Los páramos están en riesgo, esto es lo que podemos hacer para cuidarlos

También le puede interesar:

Ríos Vivos Colombia, el movimiento detrás de la defensa del río Cauca

La vida de los ríos en Colombia está en riesgo por múltiples factores; la construcción de represas e hidroeléctricas están dentro de las principales. Le contamos lo que viven las comunidades rivereñas por cuenta de estos proyectos.

Los riesgos potenciales del ‘fracking’ que generarían un problema de salud pública

En unos posos el problema potencial puede ser la contaminación del aire, y en otros, la contaminación de acuíferos, pero lo cierto es que hay estudios que comprueban que el ‘fracking’ genera riesgos para la salud.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo