Un ejemplo palpable de encadenamiento productivo para lograr la sostenibilidad

Ser eficiente es uno de los principales objetivos de cualquier industria, pero esto no riñe con el ideal de la sostenibilidad. Este es el caso de Belcorp, empresa que ha logrado cerrar ciclos productivos en su industria.

Por María Paula Suárez Navas

El ideal de un encadenamiento productivo es que varias empresas trabajen en conjunto, aprovechando residuos y recursos para ser más eficientes, pero también más sostenibles. En la práctica parecería difícil que diferentes empresas con distintos ideales y estándares de calidad pudieran ponerse de acuerdo para conseguir esta ambición, pero no es un imposible. Un ejemplo palpable de encadenamiento productivo para lograr la sostenibilidad.

Sin embargo, si se piensa la industria desde el hecho de que los recursos son limitados, los esfuerzos por ser más eficiente conllevan al camino de la sostenibilidad, y un ejemplo claro de ello es Belcorp, la multinacional que impulsa la belleza para lograr realización personal, cuya planta de producción se encuentra en Tocancipá, Cundinamarca, donde se producen el 85% de los productos de la región Latinoamérica.

Hoy el 80% de los residuos (principalmente cartón y envases plásticos y de vidrio) que producen se van a encadenamientos productivos. Además, han logrado reducir en un 34% por ciento la producción de residuos,  un porcentaje significativo teniendo en cuenta que producen alrededor de 750.000 productos diarios, y que la meda de producción anual es cada vez más alta.

“De todos los residuos que generamos un 80% se va a volver a reincorporar en la economía. Hoy en día eso es súper poderoso porque tiene que ver con eficiencia. Si yo puedo usar un recurso natural varias veces estoy aportando a la sostenibilidad y la eficiencia”, explica Germán Ortiz, jefe de gestión ambiental de Belcorp.

“Nosotros ya venimos trabajando en la estrategia nacional de economía circular desde hace mucho tiempo. Con ese material se hacen nuevas cajas, nuevas bolsas plásticas, producen alcohol o energía. Eso hace que la carga sobre el uso de materias primas vírgenes sea menor, y estamos hablando de cantidades significativas”, comenta Ortíz.

Un ejemplo palpable de encadenamiento productivo para lograr la sostenibilidad

Quizás el encadenamiento más significativo es el del cartón corrugado, pues se aprovechan 1.300 toneladas por año. Una empresa hace un cargue semanal de cartón en mula que es trasladado directamente a molino, donde se utiliza como materia prima para la fabricación de cartón y papel, evitando así el cargue diario durante siete días hacia una bodega de almacenamiento.

Pero lo más importante con ese proceso es que, en equivalencias ambientales, al hacer este trabajo se evita que 22.100 árboles sean talados al año, se dejan de enviar 1.066 toneladas del CO2 al ambiente, se ahorran 7.800 kw de energía, se dejan de usar 1.114 barriles de petróleo y 33.800 metros cúbicos de agua.

Mediante una alianza con una empresa llamada FIQ, los residuos de solventes y alcoholes que resultan de los procesos de fabricación y envasado de fragancias y esmaltes también son dispuestos para su recuperación por destilación. Estos solventes son purificados y empleados como materia prima en la preparación de formulaciones industriales, evitando de esta forma el envío a incineración, disminuyendo costos y emisiones generadas. Se aprovechan en promedio 164 toneladas por año.

“Cuando uno habla de cambiar la forma de hacer las cosas los procesos de transición no son inmediatos. Viéndolo desde una escala global, hace mucho los científicos han dicho que el planeta de calentó, pero la misma inercia de los procesos, de cómo culturalmente pensamos que es el desarrollo, lleva a que aún no haya una transición a energías limpias o a que individualmente estemos comprometidos con el tema. (…) Pero hay que hacer que los problemas globales se resuelvan más rápido. Cuando logras que colectivamente todos se conecten con ese propósito haces que las transiciones sean más rápidas”, dice Ortiz.

El trabajo de encadenamiento productivo de Belcorp hace parte del Programa Red de Empresas Sostenibles, RedES-CAR, implementado por la Facultad de Administración de la Universidad de Los Andes y la Corporación Autónoma Regional (CAR), con incidencia en Cundinamarca y parte de Boyacá. Son considerados una de las principales empresas ancla del proceso.

También le puede interesar:

Economía circular, un modelo que beneficia a las empresas y al medio ambiente

Migrar hacia un modelo inspirado en los ciclos de la naturaleza ayuda a generar más ganancias en el sector económico y al mismo tiempo mitigar el impacto contra el planeta.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo