Julia Barnes, la joven detrás de ‘Sea Of Life’

Hablamos con la creadora del documental, ganador de diez premios internacionales, que alienta a unirse para preservar nuestros océanos a escala mundial.

Por María Paula Suárez Navas

Julia Barnes es una joven cadiense de 20 años de edad, que a sus 16 se dio a la tarea de grabar el documental ‘Sea of Life’ porque no vio una mejor manera de alertar al mundo sobre la la aberrante situación que está ocurriendo en los océanos por cuenta de la intervención humana. Julia Barnes, la joven detrás de ‘Sea Of Life’.

Inspirada en ‘La revolución’ (2013), un documental de Rob Stewart, la joven cineasta se embarcó en un viaje épico alrededor del mundo para salvar los ecosistemas de los que dependemos para sobrevivir, a medida que nos acercamos a causar una extinción masiva en los océanos.

‘Sea Of Life’ (Mar de vida) será proyectado en Bogotá en el marco del Festival Internacional de Cine Ambiental Planet On, que se llevará a cabo de 12 al 14 de septiembre, donde los asistentes podrán ver 12 películas internacionales, cuatro nacionales, dos series para televisión y una selección de cortometrajes producidos entre 2016 y 2019. También habrá charlas y paneles con expertos internacionales, en los que se abordarán temáticas ambientales con perspectivas de Colombia y el mundo.

PUBLIMETRO habló con Julia Barnes, la joven activista y creadora del documental acerca de su visión sobre cómo cambiar la situción de los oceanos.

Julia Barnes, la joven detrás de ‘Sea Of Life’

Basado en lo que vio grabando el documental, ¿Cuáles considera que son los problemas más graves que tiene el océano?

Los problemas están altamente interconectados y son sinérgicos cuando se suman. No creo que podamos verlos individualmente sin abordar la coincidencia entre todos ellos. Cada problema es un síntoma de un gran problema, que es la forma en que nuestra cultura interactúa con el mundo natural.

La acidificación del océano es causada por la emisión de CO2 este absorbe. En un ambiente más ácido, los animales que construyen conchas y esqueletos no pueden formarse. La acidificación del océano ocupa el cuarto lugar en las cinco extinciones masivas en la historia de la Tierra. En este momento, los océanos se están volviendo ácidos más rápido que en cualquiera de esas extinciones.

La pesca industrial ha eliminado alrededor del 90% del pescado. Los peces retienen carbono en sus cuerpos y excretan cosas llamadas "rocas intestinales" que hacen que el océano sea menos ácido. El hecho de que las poblaciones de peces hayan sido diezmadas es un gran problema en sí mismo, y también exacerba la acidificación del océano porque esos peces no están allí para desempeñar su papel en el equilibrio de la acidez del océano.

La escorrentía de la agricultura también ha creado zonas muertas, áreas desprovistas de oxígeno donde casi nada puede vivir. Hay más de 500 zonas muertas en los océanos de todo el mundo.

El calentamiento del océano está causando que los arrecifes de coral se blanqueen y mueran a tasas sin precedentes. Los arrecifes de coral albergan el 30% de todas las especies en el océano. Se predice que serán eliminados a mediados de siglo si el calentamiento del océano y la acidificación continúan.

Todos estos problemas no están separados. Provienen del mismo sistema de civilización industrial que está despojando al planeta a escala global.

¿Cuál cree que es la major acción que se podría ejecutar para cuidar el océano?

Una moratoria en toda la pesca industrial sería una buena manera para comenzar. La pesca industrial es funcionalmente insostenible. Si podemos detenerla antes de que elimine todo, entonces podríamos ver que la vida regresa al océano y capturar una gran cantidad de carbono que a su vez evitaría los peores efectos de la acidificación del océano.

Mientras hacía el documental pude visitar Cabo Pulmo, un antiguo pueblo de pescadores que se convirtió en una reserva marina. Las pesquerías habían eliminado casi todo. Entonces, la comunidad local prohibió la pesca y en 10 años la biomasa en el océano aumentó en más del 450%. Hoy, es un próspero mundo submarino lleno de vida. Es el hogar de algunas de las mayores escuelas de peces que he visto.

¿Cómo hizo para superar las atrocidades que vio y reenfocar el sentimiento para que el documental saliera adelante?

Haciendo horas de entrevistas tratando de entender cómo y por qué estamos en esta situación. Gran parte de la realización de esta película fue explorar el ámbito social, económico y político.

La destrucción de nuestro mundo no es una crisis, es una guerra emprendida por la civilización industrial contra la vida en la tierra. No es un error, no está sucediendo porque las personas están tomando malas decisiones. De hecho, tenemos un sistema que recompensa e incentiva el comportamiento destructivo. La civilización está establecida para proporcionar beneficios materiales a unas pocas personas por un corto período de tiempo a expensas de otras especies y generaciones futuras.

El sistema económico objetiva el mundo vivo y lo convierte en mercancías muertas. Los subsidios sostienen industrias destructivas que de otro modo no serían viables. Por ejemplo, las pesquerías mundiales reciben más subsidios que el valor de sus capturas.

Tenemos una economía que exige un crecimiento infinito en un planeta finito. Nos inculcan creer que esto es normal. En realidad, es una anomalía en la historia humana. Es incompatible con la vida en el planeta. Puede y debe ser cambiado.

Hablar de reducir el CO2 o proteger algunas áreas es una respuesta a nivel de superficie. Para llegar a la raíz del problema, es necesario desmantelar los sistemas que conducen al problema.

Usted tenía 16 años cuando empezó a grabar  ‘Sea Of Life’, ¿Qué concejo le da a los jóvenes para que se apersonen del cuidado del medio ambiente?

Los jóvenes tienen mucho en juego. Se predice que la mayor parte del mundo natural se borrará durante nuestras vidas. Nacimos en este momento único cuando tenemos una oportunidad sin precedentes para influir en el futuro de toda la vida en la Tierra. Para mí es emocionante y me siento honrada de ser parte de esto. Creo que tenemos la responsabilidad de usar nuestro poder para bien, de contribuir con las habilidades que tengamos para pelear esta batalla.

Mi consejo es que no esperen hasta que sean grandes para cambiar el mundo. Para entonces será demasiado tarde para muchas especies. Nunca eres demasiado joven para ser activista. Lucha por lo que amas, porque todo lo que amas está en peligro.

 ¿Qué se necesita para cambiar el mundo?

Necesitamos un análisis honesto de la situación en la que nos encontramos. Necesitamos eliminar la falsa esperanza. Tenemos que dejar de esperar una transformación mágica que no va a venir. Necesitamos formar comunidades y trabajar juntos. Necesitamos mil actos de resistencia en mil lugares diferentes. Necesitamos privar a aquellos que destruirían la vida de su capacidad para hacerlo. Necesitamos luchar como si nuestras vidas dependieran de ello, porque es así.

Sea of Life from Julia Barnes on Vimeo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo