Una ludoteca para hacer soñar a los niños del barrio Pescaíto

Los samarios dicen que por su puerto entró el Carnaval y después se fue a Barranquilla. De la misma manera llegó el fútbol a sus vidas.

Por María Paula Suárez Navas

En la comuna de Pescaíto, ubicada al norte de Santa Marta, se podría decir que todos son amantes del fútbol. El barrio ha sido la cuna de importantes jugadores como El Pibe Valderrama, David Ferreira, Didi Valderrama y Maximiliano ‘Chimilongo’ Róbles, este último, arquero figura del Unión Magdalena en los años 70. Una ludoteca para hacer soñar a los niños del barrio Pescaíto.

Actualmente ‘Chimilongo’ vive en Pescaíto, en una humilde casa que le regaló el cantante Carlos Vives en agradecimiento por salvarle la vida una vez que casi se ahoga en la ciudad de Cúcuta, donde fue a disputar un partido, en sus épocas de futbolista. Pero dicho regalo también se lo dio por el trabajo del jugador, quien, a pesar de estar anciano, le sigue demostrado a generaciones de niños que el deporte es mejor opción que caer en la delincuencia.

“Todo pasa en Pescaíto”, dice ‘Chimilongo’ con lágrimas de felicidad al ver que cosas buenas están pasando en la comuna, como la construcción de una ludoteca hecha a gracias a la gestión de la Fundación Tras la Perla, creada por Carlos Vives y su esposa Claudia Elena Vásquez, y el empeño, dinero y voluntariado aportado por DirectTV a través de su programa de Responsabilidad Social.

“Lo que más deseo es que siga surgiendo la juventud. Aquí hay una cantera de jugadores que usted si levanta una piedra sale un jugador. En Pescaíto vivimos del fútbol. Cualquier día usted puede ver en La Castellana (cancha construída por El Pibe Valderrama) a muchos niños jugando. Muchos dicen -lástima que Carlos Vives no fue jugador sino cantante-, pero eso no importa, es que temos muchos más”, dice ‘Chimilongo’.

Pescaíto es como cualquier otro barrio olvidado de Colombia que necesita un empujón para que sus habitantes cumplan sus sueños. La construcción del puerto fue el motivo del nacimiento de esta comuna, que ya no ve de frente el mar sino un muro de cemento, que además de cortar con las dinámicas económicas del lugar y frenar el crecimiento de la población, ha generado un problema de salubridad, según manifiestan sus pobladores.

Cada vez que llueve, las alcantarillas se rebosan y el barrio se inunda. “Lo que ocurre es que el muro es muy alto y aquí estamos en la parte baja de la ciudad y todas las aguas lluvias terminan aquí y se empozan”, dice Ever Cantillo, líder del barrio y coordinador local de Fundación Tras la Perla. “Ha habido trabajos que han ayudado a mitigar, pero hace falta hacer inversión para que cuando en Pescaíto llueva al menos no le pase a uno el agua de los tobillos”.

 

Una ludoteca para todos los niños de Pescaíto

 La ludoteca Pescaítos, que está recién inaugurada, fue construida en un lugar estratégico del barrio y la comunidad estuvo involucrada de lleno en este proyecto. De hecho, el predio era la casa de Ever Catillo, donde él y su familia vivieron desde el momento en que su abuelo la compró, hacia 1911, cuando se vio en la necesidad de establecerse allí al ser empleado del ferrocarril.

El lugar siempre fue el sitio de encuentro para la familia. Allí se reunían para celebrar las fechas decembrinas, las fiestas de carnaval y los cumpleaños. “Hacíamos tremendas parrandas en la esquina de la casa porque Pescaíto siempre ha sido un barrio alegre, y éramos vecinos muy fiesteros, y nos alegra que esta casa vaya a ser siguiendo querida por la gente”, cuenta Cantillo.

“Mi mamá y mi tía no estarían tan contentas si la casa hubiese sido adquirida para montar un billar, un estadero o un estanco, que es lo que usualmente sucede. Este lugar está destinado para una causa social y estamos felices de no dejarle un mal vecino a la gente del barrio”, agrega el líder juvenil.

La ludoteca se construyó con el objetivo de dar ejemplo de educación, renovación e innovación para el barrio. El proyecto también ase fijó en la necesidad de mejorar las condiciones de este sector emblemático de Santa Marta para transformarlo y así demostrar un profundo respeto por el patrimonio material e inmaterial del lugar y proyectarlo hacia el futuro. En este espacio se espera que los niños aprendan habilidades para la vida, autoconocimiento, empatía y comunicación afectiva o asertiva. También que aprendan a toma decisiones, solucionar problemas, pensar de manera creativa y manejar el estrés.

 

Carlos Vives, siempre presente en Pescaíto

El cariño de los pescaiteños por el cantante samario es difícil de ocultar. Carlos Vives estuvo presente en la inauguración de la ludoteca y le dejó al barrio y al país importantes reflexiones para avanzar en medio de la adversidad.

 

  • “Hemos creído que lo que podamos hacer en Pescaíto puede generar un efecto dominó en muchos barrios que tienen la misma importancia en nuestra ciudad como focos de cultura, deporte y de historia. Es una motivación para la ciudad y para Colombia. Creo que podemos crecer si tenemos clara nuestra identidad, sin ella seremos comunes”.
  • “Tenemos que superar eso de que los pobres están cansados de los ricos y los ricos cansados de los pobres. Mientras eso siga ocurriendo no vamos a llegar a ningún lado”.
  • “Queremos trabajar aquí porque pasan muchas cosas. Hay problemas de violencia, delincuencia y microtráfico, por lo que Pescaíto ha ido perdiendo la calle, y si pierde la calle pierde su esencia. Entonces cada casa que podamos controlar y cada familia que podamos sacar adelante va a cuidar su calle y su anden. Y si sumamos y sumamos vamos a crear un ejército que hará de Pescaíto un lugar de paz”.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo