¿Por qué es importante explorar la Luna 50 años después?

Uno de los propósitos de Año Nuevo para este 2019 es regresar a la Luna. Así lo demuestran algunos de los proyectos más esperados

Por Miguel Velázquez

El próximo 20 de julio se cumplen 50 años desde que el Hombre llegó a la Luna con la misión Apollo 11. Y a cinco décadas del acontecimiento histórico, tres de los cinco proyectos más esperados tienen programado estudiar el satélite natural de la Tierra.

Mucho ha cambiado el panorama en este periodo. En la actualidad conquistar la Luna es objetivo de la iniciativa privada y son varios los esfuerzos para lograr la reconquista lunar. Un ejemplo de ello surge desde Israel, cuya empresa SpaceIL lanzará este año la nave “Beresheet” (“Génesis”, en hebreo), que esperar generar un “efecto Apollo”, e inspirar a los jóvenes del país a estudiar ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM).

“SpaceIL es una organización sin fines de lucro establecida en 2011 con el objetivo de aterrizar la primera nave espacial israelí en la Luna. La organización fue fundada por tres jóvenes ingenieros, Yariv Bash, Kfir Damari y Yonatan Winetraub, quienes respondieron al desafío internacional presentado por Google Lunar XPRIZE: construir, lanzar y aterrizar una nave no tripulada en la Luna”, explica a Metro un vocero de la compañía, quien solicitó permanecer en el anonimato.

La competencia terminó oficialmente sin ganadores el 31 de marzo de 2018, después de que Google terminó su patrocinio; sin embargo, Space IL se comprometió a completar su misión: “inspirar a las próximas generaciones en todo el mundo a elegir estudiar ciencias STEM”.

En la actualidad, este proyecto está financiado con fondos privados, principalmente provenientes de Morris Kahn, la Fundación Adelson Family y la Fundación Schusterman; entre otros.

¿Cuál es el objetivo de Israel al llegar a la Luna?

Para Space IL, demostrar que Israel puede aterrizar en la Luna es una muestra del desarrollo tecnológico que tiene el país. “Podemos lograr lo que hasta ahora solo tres superpotencias, con presupuestos y recursos mucho mayores han podido”, explica el grupo. Además, consideran vital este proyecto para “establecer una nueva industria espacial privada”.

Específicamente, en el caso de la nave no tripulada Beresheet, se realizarán experimentos científicos compartidos por SpaceIL y el Instituto Weizmann, para medir el campo magnético en la cara visible de la luna.

Además, en la nave Beresheet habrá una cápsula del tiempo, que contendrá, entre otras cosas: la Biblia, diccionarios en 27 idiomas y enciclopedias, además de distintos objetos relacionados con Israel.

De la Luna a Marte

Pero, ¿para qué ir a la Luna? Uno de los objetivos para que los seres humanos regresen es establecer una base en su superficie que permita explorar otros planetas. El principal objetivo es Marte, aunque la duda aún está en el aire: ¿podrá el ser humano pisar el Planeta Rojo?

“Lograr que los humanos lleguen a Marte de manera segura será mucho más difícil de lo que mucha gente cree”, afirma Adrian Michael Cruise, presidente de la Royal Astronomical Society y Profesor emérito de la Universidad de Birmingham, en entrevista con Metro.

Cruise explica que las dosis de radiación que recibirán los astronautas serían de diez a cien veces más altas que los límites de seguridad impuestos en la Tierra. “Incluso la provisión de alimentos y agua para un viaje de aproximadamente 18 meses sería increíblemente desafiante. Aparte de estas dificultades, surge la pregunta de si llevar a los humanos a Marte es buena idea”.

“Actualmente pensamos que Marte es un planeta que pudo haber tenido condiciones adecuadas para la vida. El envío de sondas e instrumentos es una forma de estudiar si se desarrollaron allí formas de vida alternativas”, asegura el investigador, quien advierte: “Tan pronto como el primer ser humano llegue a Marte existe el peligro de que contaminemos el planeta con nuestros virus y bacterias, destruyéndolo como laboratorio que puede enseñarnos cómo la vida se desarrolló en el Sistema Solar”.

Q&A

P: ¿Por qué viajar a la luna? ¿Qué podemos descubrir ahora?

– Varias naciones quieren enviar sondas y astronautas a la Luna. En la década de 1960, cuando la exploración lunar era muy activa, las misiones de la NASA solo visitaban regiones más bien restringidas, por lo que aún queda mucho por aprender sobre la geología lunar.

Los estudios en áreas diferentes a las visitadas por el programa Apollo aumentarán nuestro conocimiento de cómo la luna ha cambiado a lo largo de su historia. Otra razón para enviar misiones a la Luna es que será un punto de partida necesario si queremos viajar más lejos en el Sistema Solar.

P: ¿Cuáles son los principales desafíos para la exploración espacial en 2019?

– La exploración espacial ahora es parte de nuestro conjunto de herramientas para estudiar lo que sucede a nuestro alrededor y muchos de nuestros desafíos involucrarán actividades en el espacio.

Adrian Michael Cruise, presidente de la Royal Astronomical Society, profesor emérito de la Universidad de Birmingham Adrian Michael Cruise, presidente de la Royal Astronomical Society, profesor emérito de la Universidad de Birmingham / Foto: Cortesía

Algunos de los próximos desafíos nos implicarán visitar directamente otros planetas como Mercurio y Júpiter para estudiar sus superficies y atmósferas. Necesitamos este conocimiento para aprender cómo los planetas evolucionan con el tiempo y esto nos ayudará a comprender lo que está sucediendo en el Planeta Tierra.

P: ¿Qué significa que existe tanta diversidad en los proyectos que quieren ir a la Luna?

– El monitoreo de nuevos programas espaciales a medida que las diferentes naciones planifican misiones a la Luna nos da una idea clara de a qué etapa del desarrollo tecnológico han llegado las nuevas naciones espaciales.

P: ¿Cuáles son las similitudes y diferencias de la carrera espacial actual con las de los años 60 y 70?

– Vivimos en una era muy diferente, científica y políticamente, de los años 60 y 70. Nuestras sondas espaciales son mucho más sofisticadas en cuanto a lo que pueden medir y adónde pueden ir, por lo que ahora estamos más limitados por la falta de ideas que por las deficiencias de la tecnología.

Muchos de los problemas que se están estudiando desde el espacio ahora ni siquiera se conocían hace unos cincuenta años. Ahora queremos estudiar el cambio climático, comprender la materia oscura y la energía oscura y buscar exoplanetas que puedan mantener alguna forma de vida.

QUOTE

“El espacio es de todos en la Tierra y debemos usarlo con cuidado para el beneficio de todos en el futuro”

– Adrian Michael Cruise, profesor emérito de Exploración Espacial en la Universidad de Birmingham.

5 eventos planetarios y misiones espaciales para observar en 2019, según la NASA

  1. 1 de enero: Sonda New Horizons llega al objeto 2014 MU69, ubicado en el Cinturón de Kuiper. El objeto 2014 MU69 fue elegido en agosto de 2015 como objeto de estudio por la sonda New Horizons. Se estima que tiene un diámetro de aproximadamente 45 kilómetros.
  2. 30 de enero: Lanzamiento del orbitador lunar, lander y rover “Chandrayaan-2”, de la Agencia India de Investigación Espacial. El Chandrayaan-2 recopilará información científica sobre topografía lunar, mineralogía, abundancia elemental, exosfera lunar y firmas de hidroxilo y agua helada.
  3. Febrero: Lanzamiento de Beresheet, la primer misión espacial de Israel. Beresheet llevará una cápsula del tiempo, además de contribuir a la exploración de la cara visible de la Luna.
  4. Septiembre: OSIRIS-Rex recolecta muestras del asteroide Bennu. La OSIRIS-REx es una sonda espacial de la NASA cuyo objetivo es alcanzar el asteroide Bennu, recoger una muestra del material de su superficie y volver a la Tierra para que esta muestra sea analizada. La sonda emprenderá el camino de vuelta a la Tierra en marzo de 2021 y llegará a nuestro planeta en septiembre de 2023, separando la cápsula de retorno de muestras para que aterrice mediante el accionamiento del paracaídas.
  5. A finales de 2019: Lanzamiento de la misión de retorno de la muestra lunar china Chang'e 5. Chang'e 5 es una misión de la Administración Nacional Espacial China (CNSA). Su objetivo es aterrizar en la región Mons Rumker de Oceanus Procellarum, recoger una muestra de 2 kg de regolito lunar y enviarlo a la Tierra.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo