Esta es la nueva propuesta para despenalizar el aborto

¿Qué opina de esta propuesta en donde también decidiría el hombre?

Por Publimetro Colombia

Luego de que la Corte Constitucional en Sala Plena, a través de la sentencia SU-096/18, ratificó la despenalización del aborto sin limitación de semanas para su práctica, en las tres causales establecidas en la sentencia C-355 de 2006, la discusión sobre su despenalización total volvió a ponerse sobre la mesa.

Hasta el momento, en Colombia solo se han contemplado las opciones de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en caso de existir peligro para la vida o salud física o mental de la mujer, grave malformación del feto que haga inviable su vida y producto de violación o incesto. Pero incluso en estos tres casos se vuelve una lucha legal para que la mujer pueda acceder a esta opción.

Por eso, David Murillo y Luz Ángela Gómez, profesores  investigadores de la Facultad de Derecho de la Universidad Libre, lanzaron una propuesta que busca legalizar integralmente la IVE en Colombia.

“La IVE representa la lucha histórica de las mujeres por garantizar el respeto y la protección de su integridad física, de su libre desarrollo de la personalidad y de su vida”, afirmó.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, se estima que en Colombia se realizan hasta 400.000 abortos al año, de los cuales 99% se hacen en la clandestinidad, lo que en la práctica pone en grave riesgo la salud y la vida de las mujeres.

Murillo, a partir del estudio del derecho y la jurisprudencia comparada, viene trabajando en esta propuesta desde hace por lo menos seis meses, y para garantizar su viabilidad jurídica, la puso en consideración de expertos constitucionalistas que, pese a que algunos no comparten su postura, confirmaron que está dentro del marco jurídico.

“Mi interés es aportar a este necesario debate con argumentos académicos, dejando de lado las ideas personales y las convicciones religiosas”, aclaró.

La idea del proyecto es que el aborto sea tomado como sucede en países en donde se habla de donantes, en los procesos parentales. La propuesta contempla la inclusión del hombre en la decisión de si quiere o no ser padre, lo que le otorgaría derechos o deberes. En forma de proyecto de ley llegaría la propuesta al Congreso, que tomará una decisión sobre la regulación de la IVE en los próximos meses.


Abecé: del proyecto en su totalidad

Esta propuesta contempla dos asuntos primordiales: primero, la decisión libre de la mujer de practicarse el aborto; y segundo, las responsabilidades parentales que como madre o padre pueden surgir al momento de tomar la decisión de interrumpir voluntariamente el embarazo. Le explicamos:

• Cuando la mujer está de acuerdo y el hombre no, el deseo de ella prevalecerá, porque es la única que decide sobre su propio cuerpo. “Esto en la medida en que el libre desarrollo de la personalidad de la mujer a no ser madre prima sobre el libre desarrollo de la personalidad del hombre a ser padre, pues él podrá ser papá de otra forma y en otro momento, mientras que ella no podrá borrarse las marcas físicas y psicológicas de un embarazo no deseado”, explicó Murillo.

• Cuando la mujer no está de acuerdo con el aborto y el hombre sí, primará la decisión de ser madre de la mujer, no obstante, deben ponderarse en materia de responsabilidades parentales los proyectos de vida de la mujer y del hombre para, por un lado, respetar la decisión de ella de ser madre y por el otro, no afectar el proyecto de vida de él de ser padre. En este caso, si él no quiere ser padre, se aplicarían las reglas de la donación de esperma con donante no definido, liberándolo de toda obligación e impidiendo que tenga obligaciones de alimento y de cuidado, pero también, que a futuro no pueda tener relación alguna de paternidad con el menor nacido, incluso para heredar.

• Cuando la mujer aun no teniendo el propósito de ser madre, pero el hombre sí, y ella no decide practicarse la IVE, se aplicarán las reglas de donante de óvulo no definido respecto a las responsabilidades parentales de la mujer, liberándola de toda obligación parental, para que el padre sea quien asuma exclusivamente las obligaciones frente al menor nacido, dado que ser padre hace parte de su proyecto de vida. Así, la mujer no tendría obligaciones de alimento, cuidado y crianza, tampoco relación de maternidad, inclusive para exigir a futuro derechos de herenciales.

• “De esta forma, se lograría en Colombia una regulación integral en materia de la interrupción voluntaria del embarazo, siendo respetuosos de la voluntad libre de la mujer de no soportar un embarazo no deseado, y respetuosos del libre desarrollo de la personalidad de quienes intervienen en el acto sexual, cuando este ha sido consentido, de ser madre y de ser padre, con el fin de garantizar y proteger su proyecto de vida”, reiteró Murillo.

• Esta propuesta de regulación normativa integral también parte de la base de que el ejercicio de la maternidad y la paternidad son un acto responsable, en el que la voluntad de las personas es determinante. “Solo de este ejercicio libre y voluntario se conseguirá que los niños en Colombia, al ser deseados, cuenten con una familia que garantice el pleno respeto de sus derechos de cuidado, educación y alimento”, comentó. En otras palabras, solo cuando un menor es deseado podrá tener un desarrollo integral y contar con una vida digna.


Luz Ángela Gómez: Profesora e investigadora del Centro de Investigación Sociojurídico de Derecho de la Universidad Libre

En un país en donde más del 50% de los hogares están encabezados por madres solteras, ¿esta no es una propuesta arriesgada?

Esta es un posibilidad que hemos contemplado. La realidad es que es lo que sucede en el país, y se podría explicar fácilmente como que no hay voluntad de ser padres de los hombres. Con la propuesta lo que se buscaría es que la relación sexual esté mediada por un consentimiento que aborde el tema de si queremos ser padres. Es incluir al hombre no para que tome una decisión por la mujer, sino para que sea responsable de su propia sexualidad.


¿Qué ha encontrado en el mundo feminista?, ¿qué opinan de la propuesta?

Hay varias miradas. No he buscado mucha retroalimentación, pero es evidente que hay un sector que de entrada asegura que es una medida machista porque es este feminismo que segrega. Hay otras que quizás acepten la medida de mejor manera porque termina promoviendo una concientización de la vida sexual, promueve educación y esto debería convocarnos a todas y todos como sociedad.

¿Por qué en el proyecto no se habla de las tres causales de aborto permitidas?

El proyecto no aborda las causales legales que tiene contempladas la Corte, porque básicamente busca legalizarlo ante cualquier caso. Si la mujer fue violada, si el feto tiene malformaciones, si la mamá o el bebé están en riesgo, si no quiere ser madre… Cualquiera nos parece una opción válida  para que una mujer decida no tener un bebé. En Perú nos encontramos con el caso de una niña de 13 años que fue violada, quiso abortar, se lanzó de una terraza, no perdió al feto, y su vida corría peligro y un médico terminó decidiendo que no practicaba el aborto. El feto murió, la niña quedó cuadrapléjica. Aunque era legal. Por eso es que queremos que sea completo, que nadie decida sobre una causal u otra.

¿Promovería esta legalización completa al incremento del aborto?

¡Claro que no! La Organización Mundial de la Salud ha demostrado que en los países en donde se ha legalizado el aborto, este ha disminuido. No se trata de volver el aborto un método anticonceptivo, se trata de que hombres y mujeres puedan decidir sobre su proyecto de vida.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo