Invasión de lejano oriente: los chinos se toman el Salón del Automóvil con SUVs

Gran número de marcas chinas llegan al Salón del Automóvil de Bogotá con opciones muy interesantes en camionetas. Varias marcas también cambian de representación.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

La industria automotriz china parece estar llegando a su madurez. Los diseños ultraeconómicos y de mala vejez que se tomaron el país en los años 2000 han cambiado. Aunque todavía la confiabilidad y la originalidad del diseño son puntos débiles, los automóviles chinos están para quedarse. O mejor, las SUV chinas.

El primer piso del pabellón 3 de Corferias, así como varias áreas libres, han sido lugar para la exhibición de estos vehículos. Marcas de reconocimiento nacional como Chery, JAC y MG mandan la parada. También lo hacen algunas que han cambiado de representación. Eso sí, todas coinciden en un elemento fundamental: el enfoque en los crossovers. El automóvil chino se ve cada vez menos.

Chery: el regreso de los pioneros chinos

A principios de la década, uno de los primeros chinos que llegó a Colombia fue el Chery QQ. El reconocido y pequeño hatchback era una copia tan descarada del Daewoo Matiz – Chevrolet Spark, que sus puertas eran intercambiables. Pero esta situación ha cambiado radicalmente. La representación de Cinascar se perdió en medio de los pleitos judiciales de Carlos Mattos.

Ahora, su importador es el grupo ecuatoriano Maresa. A Colombia llega con tres SUV: las Tiggo 2, 3 y 4. La más conocida por los colombianos es la Tiggo 3, que equivale a la vista en servicio público y especial. Pero las dos opciones restantes ofrecen novedades importantes en motor, plataforma y diseño.

Todas cuentan con motores de 1.5 litros de capacidad, aunque sus potencias oscilan entre 115 y 165 caballos. Algunas versiones tienen turbocargador, otras son atmosféricas. En próximas semanas veremos con más detalle los cambios de estos vehículos, así como la estrategia de Maresa para recuperar la primacía en el mercado chino.

JAC se consolida e innova

La marca JAC se ha hecho muy conocida en Colombia gracias a sus vehículos comerciales, pero Autocom le ha dado un énfasis mayor a las SUV. Con la imagen comercial de la actriz Lina Tejeiro, la compañía se consolidó y busca ofrecer opciones más lujosas. Su principal lanzamiento en este Salón del Automóvil es la gran camioneta S7.

Con un motor 2 litros de 188 caballos, este vehículo llega a Colombia con un énfasis familiar marcado. Trae siete asientos, seis airbags, cámara de reversa y pantalla de 10 pulgadas desde la versión de entrada. La versión más equipada viene con cámara de 360 grados, frenado automático de emergencia y calefacción en los asientos delanteros. Tal vez lo más impresionante sea el precio, que arranca en 96 millones de pesos.

JAC también llega con un citycar eléctrico, el E1. Con una batería de 29 kWh, promete una autonomía de 250 kilómetros. Planea espacio para cuatro personas y 67 caballos de potencia. Y un precio arrollador: 63 millones de pesos, mucho más económico que otras opciones serias.

Ambacar: planes ambiciosos para viejos conocidos

Otro grupo ecuatoriano que se presenta en el Salón es Ambacar, con las marcas Soueast, Haval y Great Wall. Luego de un desempeño exitoso en el vecino país, que incluso le ha permitido ensamblar vehículos en su fábrica de Ambato, el grupo entra con planes de gran calado.

La marca Soueast vendrá con SUV pequeñas, mientras que Haval tendrá algunos productos ya conocidos en Colombia. La gran novedad es la H6, una camioneta mediana con espacio interior cómodo, sistema start-stop y un motor 2.0 turbo de 199 caballos. La seguridad se marca con cámaras de 360 grados, asistente en pendiente y detector de punto ciego. Todo esto, a 99 millones de pesos.

Por su parte, Great Wall abandona la representación de Derco para pasar a Ambacar, por pedido de la fábrica china. La marca continuará con sus pickups económicas y vehículos comerciales. Los vehículos de pasajeros se concentrarán en Haval y Soueast.

Lejano Oriente de más lujo

Una de las muestras principales de la mayor tecnología y calidad de manufactura chinas se da en las opciones de algunas marcas. Mientras siguen los vehículos y microvans de carga, las mismas importadoras ofrecen versiones mucho más equipadas. Es el caso de China Automotriz, que presenta la camioneta Changhe Q35.

Esta camioneta llega con un diseño evidentemente inspirado en la Ssangyong Tivoli, motor 1.5 de 114 caballos de potencia y un equipo abrumador. Sensores de lluvia, luces automáticas, sunroof y un sistema de sonido con Mirror Link confirman la potencia del equipo. El precio inicia en 50 millones de pesos.

Finalmente, cabe destacar la marca Changan, que llega con la SUV CS55. Su diseño, más que inspirado, es copiado del de vehículos de Jaguar Land Rover como la Discovery. Esta camioneta cuenta con un motor 1.5 turbo de 154 caballos de potencia, una andanada de tecnología y un precio cercano a los 65 millones.

Como se ha podido ver, los vehículos chinos son cada vez un actor más importante en el mercado colombiano. Las marcas tradicionales han concentrado su atención en el mercado de Lejano Oriente, lo que ha obligado a sus automotrices locales a mejorar sus respaldos y calidad, sacrificando ligeramente sus ventajas de precio.

Todo el cubrimiento del Salón Internacional del Automóvil de Bogotá aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo