"Ni si le ponen cien años me van a quitar este dolor": Madre de menor asesinada en Fundación

Contó los últimos momentos que vivió con su hija.

Por Publimetro Colombia

Con un dolor desgarrador que hoy la enluta habló la madre de Génesis Rúa, la niña de Fundación que fue ahorcada e incinerada.

El caso ha causado repudió no solo en el municipio, sino en todo el país, pues se trata de un hecho aberrante en el que aparentemente sin una causa justificada su homicida, Adolfo Arrieta García acabó, con una niña de forma cruel y despiadada.

Yeimy Vizcaíno, madre de la pequeña víctima, manifestó al portal Seguimiento.co que “la cárcel no es el castigo para él, ni si le ponen cien años se me va a quitar este dolor”.

En medio del llanto la madre, además, dijo que nunca se imaginó que Arrieta García fuera capaz de hacer algo así. “No tenía problemas con él, incluso ni la voz se la conocía muy bien”, resaltó.

La mujer sacó fuerzas para contarle un poco al mundo de cómo recuerda a su amada hija, la menor de la casa. "Su gran sueño era ser una futbolista, siempre le pedía a su padre que la llevara a la cancha a jugar y él la complacía, era muy buena jugando y reconocida por su carisma y talento”, expresó.

Génesis a su corta edad era una niña independiente a la que le gustaba hacer sus cosas, sin ayuda de nadie “ella me decía ya estoy grande me puedo peinar sola. Yo la dejaba que se bañara solita, era una niña excelente en todo en sus estudios, no tenía que decirle nada nada ella hacía todas sus cosas con alegría, en el barrio era querida por todos”, detalló en medio lágrimas.

En su relato, Yeimy, le reclama a Dios una explicación por la dolorosa situación que enfrenta, y asegura que ni 100 años de cárcel serán una condena suficiente para que se haga justicia con el culpable de su dolor.

“Mi hija no merecía tanta crueldad, era una niña alegre, extrovertida y servicial. Yo aún pienso que esto es mentira, que ella no murió, sino que está desaparecida y en cualquier momento va a regresar a casa”, anotó.

La última vez que Vizcaíno vio a su hija con vida fue el pasado viernes a las 2:30 de la tarde, cuando la mandó a comprar un hielo para el jugo del almuerzo. “Me trajo la cubeta le serví su comida y se fue a donde la tía, de ahí no supe más”, concluyó.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo