Por un reloj la Corte llamó a indagatoria a Uribe

¡Increíble!

Por Natalia Martinez

El pasado 16 de febrero, la Sala de Instrución de la Corte Suprema de Justicia decidió no abrir investigación en contra del senador del Polo Democrático Iván Cepeda, por la denuncia del expresidente Álvaro Uribe Vélez, en la que lo sindicaba de manipulación de testigos en contra suya y en contra de su hermano Santiago Uribe Vélez, que actualmente afronta un juicio por supuestos nexos con grupos paramilitares y quien se declara inocente de los delitos de concierto para delinquir y homicidio agravado.

Ese día, a Uribe, quien denunciaba manipulación de testigos en su contra, se le volteó la situación y resultó investigado por lo mismo por lo que acusaba a Cepeda: manipulación de testigos.

Seís días más tarde, el 22 de febrero, el abogado de Cepeda, decidió hacer llegar a la Corte unas pruebas reina, en las que demostraba que contactos de Uribe y el que sería el también llamado a indagatoria, el representante por Huila, Álvaro Hernán Prada, habrían presionado al testigo estrella del caso contra el expresidente, el paramilitar Juan Guillermo Monsalve, para que grabara un video “para que se retractara de sus testimonios y culpara a Cepeda de haberle ofrecido prebendas para rendir declaraciones”, como dijo el abogado del político del Polo, Reinaldo Villalba al alto tribunal.

La información anterior, es la radicada en la providencia 52240 del 24 de julio de 2018 de la Corte Suprema de Justicia, un documento de 12 páginas, en el que el alto tribunal explica las razones y procesos que lo llevaron a llamar a indagatoria a los dos congresistas del Centro Democrático.

La Corte Suprema, con cerca de 100 horas de audios, estableció que hubo presiones al testigo Juan Guillermo Monsalve para que grabara un video que incriminara al senador Cepeda y que sirviera como prueba en el recurso de reposición contra la decisión que archivaba la investigación contra el congresista del Polo y que debía ser interpuesto antes del 23 de febrero.

Las pruebas y los testimonios de Monsalve, apuntan  a varios nombres, como el del abogado Diego Cadena, que se identifica como defensor del expresidente y que intentó hablar con el testigo el 21 de febrero, pero no lo consiguió, logrando una cita para el 22 de febrero, por medio del recluso compañero de celda de Monsalve, Enrique Pardo Hasche.

En esa reunión Cadena Ramírez “le manifestó a Monsalve actuar en nombre del doctor Álvaro Uribe Vélez, y le pidió firmar un documento previamente elaborado con el fin de presentarlo con el recurso de reposición”, señala la providencia del alto tribunal.

Lo más grave viene con lo que serían las contraprestaciones que ofrece Cadena, que habrían radicado en revisar su caso sin cobrarle un solo peso, “gestionar, a su favor, mejores condiciones de reclusión y le sugirió solicitar  públicamente seguridad para él y su familia, que él lo apoyaría”, pero Monsalve se negó a pesar de las presiones del recluso Pardo Hasche, por miedo a incrementar su condena por falso testimonio.

Los audios y videos habrían sido grabados por Monsalve, contrario a lo que asegura Álvaro Uribe, obedecen a pruebas que él mismo grabó con un reloj de pulso, ingresado de manera ilegal al centro penitenciario, con el que habría registrado los encuentros con los abogados de Uribe y sus mandaderos.

Según la Revista Semana, así luce el reloj:

Reloj, semana

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo