Renuncia de Uribe al Senado, ¿su jugada para esquivar a la Corte Suprema?

Análisis: todo lo que viene tras el llamado a indagatoria del expresidente

Por Natalia Martínez

Como una bomba cayó la noticia del llamado de la Corte Suprema de Justicia a indagatoria al expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, por la investigación que se adelanta en su contra por soborno y fraude procesal, en el caso de presunta manipulación de testigos contra el senador Iván Cepeda.

“En desarrollo de una rigurosa indagación previa, realizada en los últimos meses por la Sala de Instrucción II, la Corte recaudó pruebas que ameritan abrir investigación formal contra los congresistas Álvaro Uribe Vélez y Álvaro Prada, para que respondan por los delitos de soborno y fraude procesal. Los congresistas serán involucrados al proceso, mediante indagatoria”, señaló el magistrado Luis Antonio Hernández Barbosa, presidente de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia.

En un comunicado, el alto tribunal aseguró que “los hechos que investiga la Corte en este expediente son posteriores al pasado 16 de febrero. Ese día, la Sala de Casación Penal se abstuvo de abrir instrucción al senador Iván Cepeda y compulsó copias contra el denunciante Álvaro Uribe.

Como reacción a esa providencia judicial y al parecer con su consentimiento, personas allegadas al expresidente Uribe habrían emprendido nuevos actos de manipulación de testigos. En la indagación preliminar, ordenada el pasado 22 de febrero para corroborar estos últimos hechos, la Corte halló elementos de juicio para iniciar este proceso en el que los senadores Uribe y Prada deberán responder por los mencionados delitos”.

Los elementos de juicio a los que se refiere la Corte Suprema son los videos de las visitas que personas cercanas a Uribe Vélez le habrían hecho a Juan Guillermo Monsalve en la cárcel para que cambiara su versión en el caso del senador.

La Corte también llamó a indagatoria al representante a la Cámara por el departamento del Huila, Álvaro Hernán Prada, que aseguró que nunca ha cometido un delito: “Me he enterado por los medios de comunicación de la decisión que ha tomado la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia de vincularnos a una investigación al expresidente Álvaro Uribe Vélez y a mí. Con extrañeza veo que nos van a notificar de una citación a indagatoria sin habernos escuchado en versión libre”, señaló el representante a diferentes medios de comunicación.

¿La ‘jugada’ de Uribe?

La explosión mediática del llamado a indagatoria llegó de la mano del mismo senador y líder del Centro Democrático, que en Twitter presentó la renuncia a su curul en el Senado: “La Corte Suprema me llama a indagatoria, no me oyeron previamente, me siento moralmente impedido para ser senador, enviaré mi carta de renuncia para que mi defensa no interfiera con las tareas del Senado”.

En un mar de confusión, las primeras conclusiones de abogados y expertos en derecho constitucional señalaron que la competencia judicial de la Corte terminaría si uribe pierde su fuero como senador y el caso pasaría directamente a la Fiscalía General de la Nación.

El profesor titular de la Universidad del Rosario, David Barbosa, señaló que “desde el momento en que el Congreso le acepte la renuncia, se genera automáticamente un cambio de competencia de quién es el juez natural para juzgarlo y eventualmente sancionarlo”.

Para Guillermo Rodríguez, abogado que trabajó en la defensa de Uribe en el pasado, “hay un terreno gris, porque la Corte emitió jurisprudencia en 2007, luego de que el escándalo de la parapolítica hiciera que congresistas renunciaran y sus casos pasaran a la Fiscalía. La Corte afirmó que así los congresistas renuncien, no pierden su fuero si los delitos por los que los investigan fueron conexos a sus cargos como senadores o representantes y en los tiempos de función como parlamentarios”.

La providencia a la que se refiere Rodríguez es el auto interlocutorio número AP1653-2016, de la Sala de Casación Penal, en el que se aclara cuál sería la competencia de la Corte: “El vínculo del delito con la ocupación oficial se verifica cuando aquel se realiza por causa del servicio, con ocasión del mismo o en ejercicio de funciones inherentes al cargo; esto es, que el comportamiento tenga origen en la actividad congresual, o sea su necesaria consecuencia, o que el discurrir del cometido oficial se constituya en medio y oportunidad propicia para la ejecución del punible, o que represente un desviado o abusivo ejercicio de funciones. O, en aquellos eventos en los que el comportamiento resulta eficaz para acceder a la posición de poder y, por ende, para comprometer la ocupación pública”.

Este punto es el que respalda a Barbosa, que señala que “como los actos por los que investigan al senador no tuvieron que ver con su curul, la Corte pierde la competencia como juez natural”. Así lo afirmaría el alto tribunal en el mismo auto interlocutorio: “La Sala en innumerables oportunidades ha reiterado que el fuero constitucional de los congresistas surge de dos posibilidades: que el imputado o sindicado de una infracción a la ley penal se desempeñe en el cargo, lo que exige la actualidad de la investidura (arista personal), o que después de haber cesado por cualquier razón, en el ejercicio del cargo, la conducta que se le imputa tenga relación con las funciones desempeñadas (arista funcional)”.

La respuesta de Uribe

El expresidente manifestó que se dedicará a preparar su defensa y aseguró que la renuncia es lo más saludable para este momento, no sin antes afirmar que la Corte no lo quiso escuchar previamente.

“El comunicado de la Corte ya es un prejuzgamiento: hice el anuncio de que continuaría desmontando falsos testimonios, he procedido de acuerdo con la ley y mis derechos, la Corte sin escucharme califica mi accionar como manipulación de testigos”, señaló el exmandatario en su cuenta de Twitter.

El maremoto político
Luego de la reunión de la bancada del Centro Democrático, en una declaración escueta, en medio del ‘sacudón’ a su partido, el presidente electo Iván Duque habló y aseguró que apoya y conoce a Uribe y que cree en su rectitud. Para el politólogo y docente asociado de la Universidad de la Sabana, Iván Garzón, “el ambiente vuelve a quedar enrarecido y es totalmente negativa la renuncia, pues se intensifican las divisiones políticas y terminamos por estar más polarizados en días en donde los ánimos se estaban bajando”.

Para el analista político, esta decisión golpea tajantemente al electo presidente, “porque Uribe no solo es el senador más votado de la historia, es el líder del uribismo” que Duque representa.

La decisión sobre la renuncia se daría hoy en plenaria del Senado de la República. El reemplazo de Uribe sería la exdiputada de Cundinamarca, Yenny Rozo Zambrano.

Reacciones:

Iván Duque, presidente electo

“Somos respetuosos de la Constitución y sus instituciones. El expresidente Uribe y todos los colombianos deben contar con todas las garantías para ejercer plenamente su derecho a la defensa, gozando de su presunción de inocencia en el marco del debido proceso”.

Gustavo Petro, senador

“La renuncia de Álvaro Uribe al Senado es para evadir investigación. El hijo del mayordomo de la hacienda Guacharacas, Juan Monsalve, lo acusa de asesinato y, tratando de variar la declaración, Uribe manipuló criminalmente testigos”.

Francisco Santos, exvicepresidente

“Confío en Álvaro Uribe Vélez. Lo conozco y he sido testigo de cómo han usado todos los medios de lucha para sacarlo del camino. Estaré a su lado como siempre seguro de su inocencia. Y sé que al final se sabrá toda la historia de este complot”.

Iván Cepeda, senador involucrado en las investigaciones sobre manipulación de testigos

“Se acabaron las dilaciones, se acabaron los esguinces, se acabaron las presiones contra el poder judicial. Es hora de que Uribe le dé la cara a la justicia”.

Ernesto Macías, presidente del Senado

“La honorabilidad del presidente Álvaro Uribe Vélez ha sido puesta a toda prueba y su vida esculcada durante décadas. Siempre ha atendido los llamados de la justicia y en todos ha salido incólume”.

Angélica Lozano, senadora

“Si el senador Álvaro Uribe considera que los casos que debe afrontar merecen su renuncia, respetable. Gran reto afronta la Corte Suprema de Justicia frente a este caso y frente a la oportunidad que tiene para actuar con justicia y firmeza”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo